Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor España
análisis de hardware

Análisis del OMEN by HP Mindframe Headset

¿La innovación más 'cool' que hemos probado en auriculares hasta la fecha? Sí pero, ¿qué tal el resto de características?

El OMEN by HP Mindframe Headset mantuvo fríos esos hielos. Nah, es broma.

Llevamos puestos los auriculares Mindframe de HP conforme empezamos a escribir esta reseña y al final, tras una semana de pruebas y comparaciones, nos viene a la cabeza que la mejor palabra para describir las sensaciones que nos ha dejado es 'contraste'. Es un producto que incorpora tanto novedades punteras como algunos detalles bastante descuidados. Un accesorio de gaming con la capacidad de sorprendente en varias ocasiones... pero que al mismo tiempo te puede decepcionar en diversos aspectos.

Pero empecemos por su gran novedad, su baza principal y, al mismo tiempo el 'contraste' más literal que encontrarás. El OMEN by HP Mindframe Headset viene equipado con la tecnología FrostCap, pionera en este campo, que evita que las orejas pasen calor. La idea es fantástica porque los jugadores suelen pasar horas incontables delante de la pantalla y debajo de sus auriculares, y también puede complacer a aquellos que juegan en estaciones o lugares cálidos, aunque sea durante un rato (como el que escribe, que lleva una camiseta de manga corta a las 9 de la mañana, con esta primavera recién estrenada que parece verano puro).

Ahí viene la primera sorpresa (positiva): funciona muy bien. La tecnología FrostCap aprovecha unos controladores termoeléctricos ubicados en cada casco, que mantienen frías las chapas de aluminio mientras que expulsan el calor hacia el exterior. El efecto peltier es una gran idea que ahora queremos ver evolucionada e implementada tanto en headsets como en otros dispositivos y gadgets, pues no requiere ventiladores mecánicos ni sistemas complejos de refrigeración líquida, aunque sí que necesita recibir energía. En solo un par de minutos tras conectar los auriculares a un puerto USB, ya puedes notar cómo las rejillas de los altavoces se ponen tan frías como tus llaves en invierno. Como las placas están realmente frías (no es solo que les quite el calor), el interior de los cascos permanece a una temperatura muy agradable incluso durante varias horas, y podemos dar fe de ello.

Si eres un gamer OMEN, el Mindframe irá perfectamente a juego con los otros miembros de la familia de gaming de HP.
El micrófono y la rueda de volumen son los únicos elementos que puedes controlar con las manos.

Pero tenemos un par de problemillas con esto. El primero es el contraste que mencionábamos. El calor debe ir a algún sitio, y aquí los disipadores lo transfieren hacia la carcasa exterior de la unidad, es decir, hacia sus cubiertas de plástico. Y esas sí que se ponen calientes, bastante. Hablamos principalmente de la parte trasera del anillo del auricular (que tocas de vez en cuando para rodar la rueda del volumen), pero también la sección superior e incluso la tapa lateral con el logo de OMEN. La verdad, eso no es tan agradable al tacto, pues se pone como un smartphone de gama baja intentando ejecutar Fortnite.

Tampoco es agradable cuando te reajustas los audífonos (supraaurales) y tu oreja toca fortuita y momentáneamente una de las rejillas, algo que puede ocurrir más o menos dependiendo del tamaño y forma auricular de cada uno. En estos casos choca y molesta como el frescor que no esperabas, e incluso parece humedad. Y no quieres sentir que te van a mojar la oreja a lo "wet willy Mr. Timberlake" cuando estás concentrado en acertar un headshot.

La tecnología, como decíamos, necesita electricidad (lo mismo que las típicas líneas OMEN de LED RGB que lleva en cada casco), y por lo tanto no funciona si lo desenchufas del puerto USB. Dicho esto, nos gusta cuando también nos dan la opción de mini jack stereo de 3,5 mm para un uso más amplio con consolas o reproductores musicales, aunque tengamos que sacrificar ambas funciones, pero este modelo no la ofrece.

Esto nos lleva al OMEN Command Center, porque ambas características se controlan y configuran desde el propio software de gaming de HP. Puedes seleccionar hasta tres niveles de refrigeración con FrostCup (o apagarla), así como las combinaciones infinitas de colores para los LED de los auriculares. Todo correcto, pero también aquí encontramos un par de pegas.

Para lo demás tienes que pasar por el OMEN Command Center, pero solo encontrarás opciones de refrigeración e iluminación.
El tacto de la banda suspendida es muy bueno, y los auriculares vienen con un generoso cable USB, su único método de conexión.

Primero, no deberían ligar la configuración a una app solo para Windows (que, aunque la teníamos instalada, encima requirió un reinicio completo y hasta actualización de la bios). Sobre todo, cuando la característica estrella del dispositivo no tiene controles físicos en la unidad. Segundo, el Command Center viene completamente 'pelado' de opciones; no encontramos por ningún lado opciones de configuración de sonido y/o perfiles personalizados, lo que implica que te quedas con la configuración de envolvente por defecto y lo único que puedes cambiar físicamente es el volumen central.

Nos encantaría poder elegir stereo para la música, poder probar los canales DTS Headphone:X, poder ecualizar y balancear dependiendo del juego o experiencia, poder cambiar el volumen del micro (!), poder apagar el ruido que hace... pero el panel de control no ofrece nada de esto, y estamos hablando de un accesorio que cumple medio año en el mercado.

Ese 'bip' que te dice si el micrófono está encendido o 'muteado' puede resultar útil, pero lo que no está bien es que corte el sonido durante un instante, pues no querrás perderte un disparo o una nota. El micrófono en sí no está mal, registra voces claras para el chat y emite retroalimentación del habla, pero no es nada fuera de lo común, y si haces streaming seguirás necesitando un micrófono de sobremesa en condiciones.

Todas esas opciones de audio que faltan se hacen aún más importantes cuando escuchas los sonidos que produce el OMEN by HP Mindframe, lo que para muchos puede ser lo más importante de todo, quitando confort y tecnología. Y aunque están bien para la mayoría de los juegos (hemos disfrutado su surround 7.1 en varios títulos), y si bien son unos auriculares bastante potentes, esta no es la calidad de sonido que esperamos de un aparato de 200 €. Los auriculares no están a la altura exigible, con bajos un poco borrosos, agudos tímidos y medios y voces que parecen distantes. Si eres un melómano, encontrarás opciones mucho mejores dentro de la misma gama de precios, o incluso por debajo.

Este es el packaging en España del OMEN by HP Mindframe Headset.
El diseño OMEN es muy fino y los cascos son muy flexibles.

Sin embargo, su fino diseño vuelve a contrastar en el buen sentido. El Midframe tiene un aspecto muy bueno, mejor que el del 90% de los headsets para jugar que hay en el mercado, pues mantiene cierta elegancia sin perder el toque cortante y anguloso de OMEN. Incluye con una banda suspendida autoajustable que hace que el pesado artículo de 480 g parezca más ligero, y que también nos gustaría encontrar en los headsets que vengan. Además, más allá del chasis de plástico, los materiales también están bien escogidos, con una apropiada imitación de piel para esa diadema, un cordón de 2 metros en condiciones y una tela transpirable de estilo deportivo para las almohadillas.

Pero hay otro 'pero' con la calidad de la construcción, pues el conjunto 'cruje' cuando mueves la cabeza de arriba abajo y retumba con cada paso que das si lo llevas puesto mientras caminas, lo que una vez más, junto a la interfaz USB exclusiva, imposibilita su uso con dispositivos portátiles.

Así que, contraste. Le damos la bienvenida con los brazos abiertos (y las orejas) a la tecnología FrostCap, pues la hemos agradecido durante largas sesiones de juego, streaming o eSports, pero está claro que le queda por avanzar. El diseño del headset y su diadema autoajustable son también muy buenos y cómodos, pero ni la personalización ni la calidad del sonido están a la misma altura, mientras que la interfaz limitada reduce las aplicaciones potenciales. Entonces, si los quieres solo para jugar (en PC) y el recalentamiento auricular es una de tus mayores molestias, probablemente el OMEN by HP Mindframe Headset es tu opción más 'cool'. Para lo demás, no tanto.

El cable de audio es visto y rojo, y cruza todo el arco.
07 Gamereactor España
7 / 10
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países