Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor España
análisis de hardware

Análisis del Razer Blade Stealth

Nos encantó Razer Blade 15 pero no podemos decir lo mismo de su sucesor, el nuevo 'ultraportátil' para gaming de la firma.

Hace no mucho, pudimos analizar el Razer Blade 15 y nos pareció el mejor ordenador portátil que habíamos probado. Razer ha avanzado mucho en los últimos años y, al lanzar productos tan buenos de forma sucesiva, las expectativas estaban altas. Ahora han actualizado el Razer Blade Stealth, la versión ultrabook del anterior con el mismo diseño y, aunque debería ser otra pasada pero con un menor rendimiento, ha resultado ser una ligera decepción.

En primer lugar, cabe decir que el Razer Blade Stealth es uno de los ultrabooks más bonitos del mercado; la verdad es que Razer lo clavó con el nuevo diseño el año pasado. Pasó de ser similar al MacBook a ser algo más provocador. Como resultado, tenemos un ordenador portátil para videojuegos más angular y neutral, lo que nos parece espléndido. A pesar de que el Razer Blade 15 aún luzca el símbolo de la marca con iluminación RGB en verde, el Blade Stealth luce un símbolo estampado en el chasis que casi se fusiona con el metal oscuro. Al mismo tiempo, este ordenador y el Blade 15 probablemente sean los portátiles con mejor calidad de construcción en el mercado. No presentan ninguna curvatura o flexión en su carcasa de aluminio y de verdad se nota que, en cuanto a su calidad de construcción, son realmente fantásticos.

Razer Blade Stealth

La usabilidad de estos portátiles también es estupenda, como debe ser en los ultrabooks. Los teclados han recibido una mejora y ahora las teclas tienen más resistencia que las del Blade 15. El panel táctil es enorme (lo cual nos ha gustado) y es uno de los más sensibles y funcionales que hemos probado en un portátil. No obstante, nos hubiera gustado que el chasis fuese más grande para poder tener más espacio donde descansar la muñeca. A pesar de esto, Razer se ha molestado en incluir dos puertos USB-C y dos USB 3.0. Quizá echemos de menos un puerto HDMI pero, en comparación con los puertos de otros ultrabooks, este es de los mejores e incluso eclipsa al Microsoft Surface 2.

Desafortunadamente, las ventajas de este portátil se terminan aquí. El Blade Stealth tiene un procesador de octava generación Intel i7 con una frecuencia básica de 1,9 Ghz y una frecuencia turbo de 4,6 Ghz, lo que da potencia suficiente. Sin embargo, en los modelos Graphics o Graphics Model 4K, Razer ha incluido una tarjeta gráfica Nvidia GeForce MX150 que ofrece oportunidades adicionales para jugar o editar, pero aun así no nos convence demasiado. Digamos que el Blade Stealth no puede presumir de rendimiento. El modelo original no se centraba demasiado en el esfuerzo gráfico, y digamos que este sigue su misma filosofía. Si quieres hacer que tu portátil pueda soportar programas de edición o juegos más exigentes, tendrás que utilizar un Core y eso es exactamente lo que Razer te quiere vender. Entonces ¿por qué una mayor potencia da tantos problemas? Se come la batería, es decir, una GPU 'de verdad' reduce la vida de la batería muchas horas. Probamos el modelo de 2017, lo comparamos con este y nos dimos cuenta de que la vida del antiguo duraba más, y esto no debería ser así.

Razer Blade Stealth

Afortunadamente, se puede adquirir el modelo básico que también viene con una tarjeta gráfica integrada (Intel UHD 620) y que resuelve el problema de la batería del nuevo Blade Stealth. Eso sí, el modelo básico no incluye la funcionalidad táctil (de la pantalla), aunque a nosotros no nos ha parecido una función esencial. La pantalla es buena, pero tiene un brillo máximo bastante bajo de 257 NITS. Además, cuesta creer que Razer no proporcione una opción de 120 Hz en ninguno de los modelos: pueden tener un monitor 4K o una gráfica de MX150, pero ninguno ofrece 120 Hz, lo cual mejoraría mucho la experiencia para todos. Por desgracia, las desventajas no se acaban aquí, y es que, con el paso del tiempo, muchos fabricantes más grandes se han dado cuenta de que darle al cliente más espacio de pantalla es una buena forma de destacar. En este caso, nos impresionaron mucho tanto el Huawei MateBook Pro X y el Microsoft Surface 2; comparado con ellos, el bisel tan grande del Stealth parece anticuado y ocupa demasiado espacio.

La mayoría de aspectos que hemos mencionado suenan bastante negativos y es que Blade Stealth no nos impresiona demasiado, para ser sinceros. Sin embargo, este portátil (en la edición básica) sigue siendo una de los mejores ultrabooks del mercado, sobretodo si buscas una buena calidad de construcción. No obstante, esto nos lleva a la mayor complicación del ordenador: su predecesor Blade 15. Digamos que, si te interesa el Blade Stealth (cuya batería dura muy poco en sus versiones más potentes) y quieres editar, jugar y disfrutar de un buen diseño, ¿por qué no comprar el Blade 15? Tendrías una pantalla de 144 Hz, más espacio de pantalla y todos los beneficios de diseño que ofrece el Stealth. Solo varía en que es más caro, y tampoco tanto. Los precios cambian dependiendo del país, pero no habrá una diferencia de precio más alta de 200 €, y la diferencia de calidad es grande. Además, si buscas una GPU de verdad, la versión básica de Blade 15 viene con una GTX 1060 Max-Q.

Si ya te has decidido por el Stealth, no te vamos a decir que comprarlo sería un error. Al contrario, te habrías gastado el dinero en un ultrabook que es mejor que el 90 % de los competidores, pero Razer ya había producido hace poco el Blade 15, un ordenador portátil muy bueno, que elimina la necesidad de un Razer Blade Stealth.

Razer Blade Stealth
07 Gamereactor España
7 / 10
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

¿Quieres saber más?