Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
análisis de hardware

Análisis: Mad Catz Arcade FightStick Tournament Edition 2

Hemos puesto a prueba el stick arcade más grande, caro y potente de Xbox One para prepararnos para el lanzamiento de Dead or Alive 5: Last Round y Mortal Kombat X.

Es posible que comprar un stick arcade para Xbox One no esté muy justificado si tenemos en cuenta que solo hay un título con el que sacarle partido, aunque este sea Killer Instinct, un juego realmente bueno. Sin embargo, debemos recordar que vienen de camino grandes juegos de lucha, como Mortal Kombat X y Dead or Alive 5: Last Round, que están a la vuelta de la esquina, o Tekken 7, que saldrá también este año.

Y aunque Street Fighter V no estará en principio disponible para Xbox One, hay más juegos de lucha proyectados. Quizá deberíais considerar este stick como una inversión para el futuro, no como algo que necesitéis inmediatamente. Mad Catz fabricó nuestros sticks favoritos de la generación anterior, así que nos ha sido bastante fácil acostumbrarnos a su Arcade FightStick Tournament Edition 2. El stick viene en una caja más grande que la de la propia consola. Nos llevamos una muy buena primera impresión de este enorme periférico, que viene equipado con botones y sticks Sanwa de alta calidad (de los que se usan en máquinas recreativas, muy resistentes y de tacto familiar).

Debido a su peso y a su tamaño, no es nada resbaladizo. Para poner un poco más a prueba su estabilidad, fui más brusco que de costumbre a propósito en las primeras partidas y no tuve ningún problema. De hecho, aguanta perfectamente los golpes con el puño tras una partida injusta y el stick no falla aunque no se tenga ningún cuidado con él. Sin duda, se trata de un periférico muy sólido. Además, la parte de abajo está cubierta con una especie de espuma que permite apoyarlo en el regazo a los que así lo prefieran.

Los de Mad Catz también han pensado en cómo ponérselo más fácil a los que quieran 'customizar' o modificar su stick arcade para sacarle el máximo partido, así que han añadido una especie de cierre que permite acceder rápidamente al interior. Incluso viene con un destornillador que nos facilita aún más el acceso. Además, la espaciosa caja contiene unos compartimentos para que aquellos que realmente saben lo que hacen y exigen más de su stick arcade puedan guardar herramientas y otras cosas.

Gracias al destornillador, también podemos quitar fácilmente la cubierta y personalizar nuestro joystick arcade con imágenes. De hecho, Mad Catz nos ofrece en su web una serie de diseños que podemos descargar para darle un bonito toque con imágenes de buena calidad. Otro punto a favor es que el cable es fácil de guardar, lo cual resulta muy útil si vamos a viajar o no estamos utilizando el stick.

Aunque sé que a la mayoría de los que están dispuestos a invertir en un joystick arcade sólido no les interesan demasiado las características adicionales más allá de lo básico, puede ser interesante saber qué incluye y hay un detalle que seguro que será bienvenido. Este stick cuenta con un interruptor para bloquear los botones de pausa. De esta forma, nos evitamos las interrupciones accidentales y las rondas perdidas por culpa de un molesto fenómeno que creo que han experimentado muchos jugadores durante esos momentos de tensión de los combates de competición.

NOTA: Este stick también está disponible, por el mismo precio (unos 200 euros) y con el mismo acabado, en versiones Xbox 360 o PS3/PS4.

Resumiendo, el Arcade FightStick Tournament Edition 2 de Mad Catz es tan bueno como esperaba. Los botones Sanwa OBSF-30, que están colocados como en las máquinas Vewlix, responden de una forma muy diferenciada y rápida, y el joystick emite ese particular sonido parecido al de las maracas que será como música para los oídos de los amantes de las recreativas. Es una pena que no haya más juegos con los que utilizarlo, pero eso no es problema del stick. La única pega es su elevado precio, pero la calidad hay que pagarla...

Ver comentarios

loading next content