Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
análisis

Overwatch

Hacía 18 años que Blizzard no creaba una nueva franquicia y, cuando por fin lo ha hecho entrando en un terreno que no es el suyo, ha vuelto a deslumbrar.


Overwatch es el mejor shooter multijugador que he jugado nunca. Ya sé que eso son palabras mayores, pero las digo con todas las consecuencias. Hay muchos otros títulos que me han divertido muchísimo, como los viejos Quake, Call of Duty 4 y, sobre todo, Team Fortress 2, pero Overwatch se lleva la palma. En parte porque Blizzard ha pulido el título hasta el punto de que debe ser la envidia de la mayoría de desarrolladores, y en parte porque han sabido tomar notas de lo que ha avanzado este género desde que la gente empezó a jugar Quake en red allá por 1996.

Es cierto que este tipo de títulos merecen una evaluación pausada y basada en una experiencia prolongada, así que os preguntaréis, ¿cómo puedes tenerlo tan claro con tan pocos días de juego? Para este análisis he tomado en cuenta tanto la versión final como las cientos de horas jugadas a la beta, especialmente a la última, que es casi idéntica al juego final.

Publicidad:

Desde los primeros momentos de vida de la beta cerrada, ya empecé a bromear con que estábamos ante el juego del año (un honor que se llevó The Witcher 3: Wild Hunt). Por lo que, ahora en serio, sin duda estamos ante uno de los candidatos del GOTY 2016, y no parece que vaya a tener muchos rivales salvo sorpresa.

Pero antes de analizar por qué es tan bueno, creo que es necesario hacer un repaso de qué es realmente Overwatch.

Overwatch

Básicamente es un multijugador online de acción en primera persona en el que se enfrentan dos equipos de exactamente seis personas cada uno para luchar por un objetivo. Dependiendo del mapa, puede ser la defensa o ataque de una bomba que se está transportando en un vehículo o una zona concreta del escenario que debe ser conquistada. Para formar esas escuadras, cada jugador debe escoger uno personaje de una lista de 21, cada cual con sus propias habilidades y movimientos que van a afectar al resto de los compañeros.

Reinhardt, por ejemplo, es un gigantón con una armadura que puede proteger a sus enemigos tras un escudo de energía y golpear a sus enemigos en la cabeza con un martillo motorizado. Tracer es una joven ágil y escurridiza que puede teletransportarse en distancias cortas y hacer retroceder el tiempo tres segundos si se ha metido en un lío. McCree es un genuino cowboy capaz de alcanzar a los rivales desde grandes distancias con las seis balas de su tambor o de paralizar a sus rivales para hacerse fuerte en el cuerpo a cuerpo.

Y así hasta completar la lista, añadiendo más y más técnicas que no están nunca repetidas por otro personaje, siempre distintas. Están repartidos en cuatro clases que ayudan a los jugadores a saber si su equipo está equilibrado, y además se puede cambiar de uno a otro durante las propias partidas. Pero no hay aumentos de nivel ni mejoras, cada uno de ellos va a ser siempre igual, por tanto no estamos ante un MOBA como League of Legends o incluso el reciente Battleborn. Pertenece al género de la acción multijugador.

Overwatch

En esa lista de personajes está la gran fortaleza de Overwatch. El juego se estira tanto que tiene que haber alguien o algo capaz de llamar la atención a cada tipo de jugador, sea cual sea su estilo. Los veteranos amantes de Quake estarán encantados con Pharah, equipada con un lanzacohetes y un jetpack, mientras que los jóvenes adictos a la guerra moderna encontrarán un buen compañero en Soldado 76, con su rifle de asalto y sus carreras. Incluso sirve para quienes no tienen buen tino disparando ya que los gigantones como Winston alcanzan con facilidad a todo el que esté en su rango de tiro. También hay otros especialistas, como los sanadores como Mercy y Lucio, o los especialistas en artillería como Torjorn y Symmetra.

No hay ningún personaje malo, todos tienen su nicho de utilidad y pueden ser ventajosos en determinados momentos. El ciborg ninja Genji es especialista en flanquear a rivales lentos, especialmente porque no es fácil golpearle. Sin embargo, si entra en el área de Winston lo va a reducir a cenizas en segundos, sin necesidad de apuntar. Al mismo tiempo, a Winston va a sufrir mucho si Reaper es capaz de acercarse con sus escopetas, ya que de nada sirven a larga distancia.

Es decir, que la selección de personajes se vuelve un piedra-papel-tijera-lagarto-spock en toda regla, y dado que se juega a seis bandas, al final el resultado de la partida va a depender enormemente de la selección de personajes y de la capacidad analítica de los miembros del equipo para saber cuándo pasar a otro más efectivo en caso de derrota o de conservar una victoria.

OverwatchOverwatchOverwatch

Blizzard también ha alcanzado la gloria con el diseño y la representación de estos personajes. Se nota positivamente la inspiración en Team Fortress 2 y la experiencia con World of Warcraft. Los 21 héroes han sido dotados de sus expresiones, sus posturas y sus siluetas, algo que te permite hacerte a una idea de a quién has visto de soslayo al cruzar por una puerta. Y el resto del título también es impresionante, incluso cuando bajas en la versión de PC al mínimo de calidad conserva sus cualidades gracias al estilo a lo dibujos animados que ha permitido meter mucho detalle a espacios amplios.

Con una GeForce GTX 960 es cuando da todo lo que tiene, con una tasa de refresco de 100 fotogramas por segundo de media y hasta 120 o 140 fps con todo al máximo si tienes una 980. Sin embargo es un título para todo tipo de máquinas porque en el nivel bajo se mueve sin problemas a 60 fps con la mayoría de equipos antiguos.

Agradecemos que el aspecto visual de Overwatch sea delicioso, pero esto no es una afirmación de que sea un título técnicamente puntero desde ese punto de vista. Sí, en cuanto al trabajo de calibración y de refinamiento que han llevado a cabo los ingenieros de Blizzard.

Los controles están completamente a punto, responden exactamente como se espera que lo hagan. Es uno de los aspectos más complejos del título ya que la velocidad de respuesta no es un elemento aleatorio que puedas controlar, es uno más de los parámetros de diferenciación de cada uno de los personajes. El ratón incluso parece más fino que en otros juegos de la familia como el reciente Doom, y ese ya venía muy trabajado.

Tampoco hay ningún problema de conexión ni con los servidores, a pesar de que ha habido una respuesta comercial muy por encima de las expectativas. Blizzard manchó un poco su buena reputación al respecto tras el lanzamiento de Diablo III, pero con Overwatch solo hemos sufrido un momento de lag que haya afectado la experiencia de juego.

Sin embargo, sí hay que poner una pega en cuanto a una decisión de diseño que han tomado los desarrolladores al crear la estructura de comunicación entre jugador y servidor. Hay veces en las que te va a disparar alguien que pensabas que no podía verte o de la que ya te habías escondido tras una pared. Así se ve en tu pantalla, pero en la suya te tiene completamente a tiro. Y cuando hay ese tipo de desincronización, la máquina siempre decide que el que disparó tenía razón. No te frustres demasiado y piensa que vas a estar en las dos partes del problema, algunas con ventaja y otras con desventaja.

Este es uno de los aspectos más postiivos del juego: que minimiza la frustración. Es un elemento que puede pasar muy desapercibido mientras lo estás jugando, porque cuando se aplica te hace sentir bien y no le das vueltas, pero hay que hacer una mención a todas las decisiones de diseño que van a en esa dirección. La forma de diluir el efecto de los jugadores malos (o novatos), de los tontacos de tu equipo o de las derrotas. Primero, porque las partidas raramente duran más de diez minutos y eso hace que el escozor se vaya pronto y tengas que cambiar rápido el chip. Después, porque han quitado el marcador de puntuación compartido, solo tu vas a poder ver tus resultados, así que nadie va a molestarte si algo te ha salido mal. Pero eso tampoco es un inconveniente para reconocer los méritos de quien lo ha hecho bien a través de un sistema de medallas pospartida que, además cuentan con la valoración de los compañeros y los rivales.

OverwatchOverwatch

No hay muchos modos de juego, y los que han sido incluidos son lo suficientemente intuitivos como para no tener que estar mucho tiempo planteándote cosas. Por supuesto, como juego en equipo van a tener mucha ventaja las personas que estén mejor preparadas y que hayan entrenado juntas. De hecho, la partida más corta fue una paliza en la que duramos poco más de dos minutos. Mejor eso que tener que estar viendo cómo te machacan durante 20 minutos, como puede ocurrir en Dota 2.

Sin embargo, todas estas virtudes no consiguen que Overwatch sea un shooter perfecto, incluso en sus ventajas hay también algún defecto. Como que no exista la posibilidad de compararte con otros jugadores, al menos por el momento, algo básico en el nivel competitivo en el que nos movemos. Hay que esperar hasta finales de junio para tener el modo competitivo en marcha. Y además el que probamos en la beta no funcionaba del todo bien y va a llegar con muchos retoques.

Y después está esa realidad a tener en cuenta, que ya lo dice su género: no hay nada para un solo jugador. No hay ningún tipo de campaña, ni siquiera una corta que funcione a modo de tutorial en la que aprender a controlar los personajes. Es un título 100% online, por lo que no es apto para la gente con una mala conexión o con reticencias a compartir todas las partidas. Sí que existe un modo de entrenamiento contra la IA, pero es tan malo que no merece la pena.

Overwatch es un juego para la gente que disfruta del multijugador online, como yo. Una experiencia totalmente perfeccionada y pulida, tanto que desde mi punto de vista es el mejor shooter jamás creado. Tan adictivo que esto deseando soltar las últimas letras de este análisis para volver a jugar.

09 Gamereactor España
9 / 10
+
Un gameplay espectacular, gran variedad de héroes que enriquecen el estilo de juego, un acabado brillante.
-
Nada para un solo jugador.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países