Gamereactor Close White
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
análisis
Gears of War 4

Análisis de Gears of War 4

Estos hombres con esos cuerpazos exageradamente inflados están llamados de nuevo a la acción porque The Colition se ha decidido a hacer su propio Gears of War.

Facebook
TwitterReddit

Gears of War tiene algo especial, o por lo menos, lo tenía. Más que nada porque después del segundo juego empezamos a perder interés y nos pareció bien que la franquicia se diese un descanso tras Judgment.

Y así, tras celebrar una especie de aniversario con la Ultimate Edition del año pasado, nos encontramos con el primer título de Gears en años. Es cierto que es el producto de una nueva desarrolladora, pero todo debería ser muy familiar para los fans, porque la serie tiene un toque que, sencillamente, no se encuentra en el resto de 'shooters' en tercera persona. Las coberturas, la acción, la brutalidad, el 'gore'... Esas son las áreas en las que Gears siempre ha sobresalido y eso es en lo que quiere centrarse Gears of War 4.

Como sucede con cualquier nuevo lanzamiento actual, Gears viene con el paquete completo: campaña (que se puede jugar con un amigo), el habitual modo de oleadas cooperativo Horda y una dosis muy sana de multijugador (5 vs. 5). Es cierto que algunos se harán con el juego por esta última parte, pero nos da la impresión de que la mayoría se centrarán en la campaña y, hasta cierto punto, el modo Horda. Gears siempre ha sido un juego cooperativo para jugar con un colega y, por eso, es el título perfecto para sentarse con un amigo y tirarse una tarde de vicio, ya sea online u offline.

La campaña comienza con un par de 'flashbacks' de las guerras de ataño: una forma genial de hacer un tutorial interesante y, al mismo tiempo, de introducir a los novatos en el trasfondo y en los personajes de la franquicia. Tras este fuerte comienzo, a la campaña le cuesta un poquito arrancar y, de hecho, las cosas no se ponen interesantes hasta el tercer acto. Pero esto se debe en parte a tu principal enemigo, ya que empezarás luchando como un Outsider contra el nuevo régimen fascista, para redescubrir posteriormente la verdadera naturaleza del régimen en forma de un brote de Locust evolucionado y letal.

Gears of War 4
Gears of War 4Gears of War 4

Los nuevos personajes, más bien flojos, están hechos para parecer todavía más débiles, ya que durante toda la campaña no dejamos de acordarnos de Marcus. Se parece un poco a la última película de la Jungla de Cristal, en la que se intenta pasar el relevo a un nuevo y más joven McClane. Sin embargo, aunque no juguemos con Marcus, sigue pareciendo que él es el crack y nosotros, simplemente un novato encargado de tirar puertas abajo (porque en este juego vas a tirar muchas puertas... en serio, son tantas que hasta es ridículo). La que más nos gustó fue Kait y, al igual que ocurre con J. D., tiene un familiar (en este caso, una madre) un tanto difícil de soportar. Sigue sin llegar al nivel de mal carácter de Marcus, pero se acerca bastante. La verdad es que Del se queda un poco fuera, aunque él y J.D. tengan una larga historia a sus espaldas y conozca a Marcus. Su papel en el escuadrón es, más bien, hacer bromas y observaciones obvias, a menudo después de que el jugador ya lo haya descubierto.

Por otra parte, es fácil criticar a Gears of War 4 por sus clichés en la historia. En parte, es justamente lo que nos gusta de la serie, así como una buena cantidad de acción no le sienta nada mal al conjunto. No obstante, este título comete el error de mostrarnos demasiado de la narrativa y de darnos demasiado diálogo. Cuando conoces a Marcus, parece que han encajado una hora de esa ironía tan típica suya en los primeros cinco minutos. No nos importa particularmente que la historia sea cursi o que los personajes no estén del todo desarrollados, pero el título expone demasiado estos factores, sobre todo al principio. Estamos seguros de que la intención era presentar a los nuevos personajes, pero quizás nos hubiese gustado más si se hubiesen centrado en otros elementos.

Las armas siempre han sido una parte importa de la oferta de Gears. El mítico Rifle de Asalto Mark 2 Lancer ha vuelto, evidentemente, tanto en forma retro como más modernizado, pero nosotros nos lo pasamos mejor con las armas pesadas. La Buzzkill es una de nuestras favoritas y, aunque es divertido segar Juvies (una especie de Locust poco desarrollados que se tirarán encima de ti y no usan armas), probablemente lo mejor sea, durante las Windflares, que puedes tener en cuenta el viento y reventar a enemigos que ni se lo esperaban. La Dropshot es increíblemente poderosa y lanza un proyectil mortal en línea recta y puedes apretar el gatillo por segunda vez para hacerlo volver y cargarte a varios enemigos. Es cierto que puede ser un poco difícil acostumbrarse, porque quizás prefieras otros enfoques más clásicos como la Boomer, la Longshot o el nuevo rifle de francotirador DeeBee (sin duda alguna, una de las armas más molestas del juego, porque si tu enemigo la tiene y no te apartas a tiempo, te puede matar de un tiro). Sin embargo, lo bueno es que estas armas te obligan a meterte en la acción y en el movimiento de una forma que no existía antes en el Gears tradicional. Por otra parte, también nos gustó mucho el estilo de 'spray and pray' de la Enforcer, aunque, por algún motivo, no nos convenció ninguna escopeta para la campaña.

Los tiroteos siguen siendo igual de buenos (fuego rápido, a ciegas, recargas constantes, mirar desde las coberturas, etc.), pero se le han añadido algunos elementos para mejorar el combate cuerpo a cuerpo. Ahora podrás agarrar a un enemigo por detrás y asesinarlo con tu cuchillo de combate con un botón de QTE o correr hacia una cobertura, meterte en ella y aturdir a tu rival antes de darle el golpe de gracia. En realidad, no somos muy fans de que aparezcan los botones en pantalla y rompan el flujo del juego, pero queda genial con ese toque equilibrado de combate y coberturas que hace que Gears sea tan característico.

Ya mencionamos que el título ofrece demasiada narrativa y que los personajes hablan mucho en los inicios, pero la campaña también decae en los dos primeros actos por otras razones. Al principio de la experiencia, tienes que luchar contra robots y, aunque se comportan de manera similar a los Locust y el título ofrece unos robots voladores muy interesantes, hay algo que no nos deja del todo satisfechos, sobre todo con las explosiones metálicas de estos enemigos y la inevitable comparación con vaciarle un cargador entero a un enemigo con carne y sangre. Por eso, Gears of War 4 alcanza su verdadero potencial cuando te encuentras con el verdadero enemigo.

Además, en ocasiones, Gears of War 4 puede ser absolutamente hermoso. A ver, no es perfecto: hay algunos defectillos aquí y allá, como algunos reflejos, algunas iluminaciones o texturas extrañas. Por otro lado, las físicas en las secciones de Windflares crean algunos efectos graciosos. No obstante, de nuevo, son detallitos menores y en su gran mayoría, el título está muy pulido. De hecho, en algunos lugares la atención al detalle es increíble y justamente por eso nos decepciona un poco que los primeros entornos parezcan tan poco inspirados y flojos. A medida que progreses, irás viendo más óxido, metal y carne, y parece que con esto, el equipo de diseño se ha inspirado mucho más. También queremos destacar la impresionante labor de la presentación, los menús y las pantallas de pausa. La verdad es que, en este aspecto, la oferta del título es de lo mejorcito que hemos visto en los últimos años, y muy en línea con los juegos anteriores de la serie.

Los juegos de acción de hoy en día apenas ofrecen campañas que duren más de diez horas y Gears of War 4 no es una excepción. De hecho, a pesar de algunas escenas que son básicamente unas cuantas oleadas del modo Horda y algunas zonas de diálogos y demás, te puedes pasar la historia fácilmente en un fin de semana si te pones a jugar con un colega. Lógicamente, el progreso en solitario es un poco más lento, porque algunos jefes y escenas han sido diseñadas con el cooperativo en mente. Además, algunos capítulos son más largos que otros, de forma que no sabrás en ningún momento cuánto durará ese frenético descenso o ese lento ascenso. La verdad es que el ritmo es bueno, algo que no nos sorprende ya que a Gears siempre se le ha dado bien. Sin embargo, aunque hay algunos momentos especiales, no se puede decir que haya momentos de terror de supervivencia. Se trata de un título de acción y uno en el que, principalmente, los enemigos vendrán directos hacia ti. De hecho, la nueva raza de enemigos es buena en este aspecto, porque te forzará a moverte y evitar quedarte mucho tiempo en las coberturas. Sin duda alguna, el equilibrio de flanquear, retirarse y presionar al enemigo está muy bien logrado.

Gears of War 4Gears of War 4
Gears of War 4

En general, estamos contentos con la campaña de Gears of War 4, aunque tampoco nos ha llevado al éxtasis. Es cierto que es solo una parte del juego y, aunque empieza lento, se recupera y proporciona la clase de acción que hemos aprendido a esperarnos de la franquicia. Rebaja tus expectativas hacia los nuevos personajes, pero quédate tranquilo: hay viejos conocidos y enemigos con mucho carácter que compensan el fracaso de los novatillos J.D., Kait y Del.

Aparte de la campaña, el nuevo modo Horda 3.0 vuelve a ser donde afinas tu destreza a la hora de lidiar con los enemigos controlados por la IA. Aquí hay una buena mezcolanza de enemigos, desde los robots más básicos que combates al principio de la campaña hasta los miembros más temibles de los Swarm cuando llevas un número de oleadas. Si te pasas por el fabricante, puedes invertir tus créditos en comprar elementos para reforzar tus centinelas y barreras. Los mapas de Horde son bastante abiertos, de modo que siempre hay que pensar dónde conviene colocarse y fortificar. En general, parece que este modo está bastante bien confeccionado y que ofrece una interesante y rica progresión ligada al sistema de tipo paquetes REQ (como en Halo) que emplea el juego. Puede que en Versus sea sólo una cuestión estética, pero en la Horda podrás equipar mejoras conforme subes de nivel las cinco clases disponibles. Aunque no hemos jugado muchas horas, lo hemos pasado muy bien en las pocas partidas que hemos podido echar a Horde para este análisis, y es muy probable que terminemos jugando en este apartado durante meses en compañía de los colegas.

Hemos mencionado el modo Versus, en el que hay seis variantes entre las que encontramos algunas clásicas como Deathmatch por equipos o el Rey de la montaña, pero con aspectos únicos como la Carrera armamentística, en la que cada tres bajas cambian las armas del equipo. Todo es muy intenso por lo que, si la campaña es algo comedida y el modo Horda acelera un poco, el Versus va aun más allá. Como de momento no éramos muchos en la red casi siempre hemos jugado eliminación por equipos, de modo que haremos una valoración de su online más adelante, cuando lo hayamos probado en profundidad y además podamos valorar qué tal funciona el matchmaking de verdad. Tenemos la sensación de que hay gente que se va a dedicar de pleno al multi cinco contra cinco de Gears 4, pero para nosotros sigue sin ser el plato fuerte de todo el contenido.

Por tanto, con lo que tenemos hasta el momento del análisis, Gears of War 4 tiene muchas cosas buenas, pero también se queda corto en algunos aspectos. Nos hemos quedado una sensación positiva gracias al buen cierre de la campaña, que es cuando por fin nos implicamos de verdad. El final puede que no sea tan explosivo como en otras entradas, pero al menos tiene un golpe sentimental.

Nos guardamos nuestras conclusiones del modo Horda y del multijugador hasta que los servidores estén activos y le dediquemos un poco más de tiempo a los distintos modos.

Gears of War 4Gears of War 4
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Es una gozada disparar a los miembros de the Swarm, acción fluida, multitud de armas, situaciones ante los jefes bien construidas, gráficos bellos casi siempre, una música que te mete en calor, multitud de contenido.
-
Los personajes nuevos no llega (si acaso Kait), combatir contra los robots no aporta mucho, a la campaña le cuesta mucho arrancar, el diálogo chirría un poco.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países