Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
análisis

Final Fantasy XV

Tras diez largos años de espera y muchas horas de juego, por fin estamos listos para emitir un veredicto sobre FFXV.

Publicidad:

Hemos pasado de la esperanza a la desesperación para volver una vez más a la esperanza. Así varias veces. Y es que han transcurrido diez años desde que estuve en el E3 de 2006 con el compi Bengt Lemne sentado en una de las butacas del teatro cuando Square Enix anunció Final Fantasy Versus XIII. Fue algo muy inusual, con-spin offs de Final Fantasy y sabiendo que Final Fantasy X era en aquel entonces el único con una secuela propia llamada X-2.

Nunca me gustó particularmente Final Fantasy XIII y mi interés en Versus XIII desapareció porque era un producto del que simplemente no quería ver más. Diez años es mucho tiempo en el mundo de los videojuegos y cuando Versus fue anunciado, PlayStation 3 ni siquiera se había lanzado. Después se hizo el silencio hasta hace unos pocos años cuando el juego cambió de nombre a Final Fantasy XV y se mostraba en todo su esplendor.

Pero ni aquello terminó de despertar las ganas en mi interior. Una historia sobre una boyband japonesa pasando el rato de colegueo en una road trip no encajaba en mis expectativas de lo que debería ser un Final Fantasy. Por tanto, el 'hype' por mi parte seguía siendo bastante bajo y en realidad no fue hasta la pasada primavera cuando empezó a crecer algo en mí sobre cómo de grande era este juego realmente y lo que su director Hajime Tabata quería lograr.

Y sí. Esto es un auténtico Final Fantasy con toda su esencia. Detrás del protagonista que inicialmente podría ser el segundo más desagradable de la serie de lejos (el insoportable de Tidus juega en otra liga), se esconde una aventura que tiene mucho más en común con los primeros juegos de la serie de lo que me atreví a imaginar. Es una vuelta al enfoque algo más ligero de los primeros títulos en el que los protagonistas tropiezan con algo grande y se convierten en héroes de forma accidental.

Final Fantasy XVFinal Fantasy XV

El hecho de que haya cuatro protagonistas que no caen especialmente bien de primeras es algo que rápidamente olvidé tras conocer al que parece salido de la WWE Gladiolus Amicitia, el divertidísimo y encantador Prompto Argentum y el inteligente cocinero Ignis Scientia. Son realmente personajes muy buenos y la interacción entre los cuatro aporta mucho a la experiencia. Incluso cuando empecé la primera misión ya me impresionó cómo charlaban entre ellos, gritaban todo tipo de cosas y se comportaban como cuatro felices colegas que van de aventura.

Pero antes de iniciar el viaje, te recomiendo que eches un vistazo al anime Brotherhood porque aumentará considerablemente tu grado de disfrute con el juego. De esta forma, entiendes qué personalidad tienen los personajes principales, por qué reaccionan como lo hacen en ciertas situaciones y quiénes son realmente. Supongo que algunos de vosotros no estaréis interesados en absoluto en esto y, obviamente, podéis disfrutar del juego de todos modos, pero realmente estos cinco episodios de la serie de animación que apenas suman una hora aportan bastante. Otra cosa que deberías hace es visitar el modo entrenamiento. Por desgracia, al igual que muchos otros juegos japoneses, las explicaciones no siempre están del todo claras y el sistema es tan sofisticado que merece la pena dominarlo porque pelearás mucho en esta aventura.

Una cosa sobre la que quiero hablar es la música. Final Fantasy tiene sin duda una de las mejores bandas sonoras de los videojuegos y obviamente el listón estaba muy alto, por lo que muchos tenían curiosidad sobre cómo sonaría Final Fantasy XV. Con Nobuo Uematsu fuera de la franquicia, su sucesora Yoko Shimomura tenía una gran responsabilidad. Afortunadamente ella cumple de sobra con su labor. En algunas ocasiones escucho pequeñas piezas de anteriores juegos que sirven para calmarme y tener en mente que esto es un verdadero juego de Final Fantasy, aunque todo lo demás esté construido desde cero.

Esto está presente en prácticamente cualquier cosa, desde el tema principal hasta las melodías que suenan después de terminar las batallas que luego son seguidas por una nueva música fantástica que se adapta a la aventura de forma perfecta. No puedo pedir nada más en este aspecto. Y es ahora cuando deberías saber que en la radio del coche puedes escuchar las canciones clásicas de la serie que te acompañarán en tus viajes.

Esto hace que los muchos y largos trayectos en coche sean más agradables y el hecho de que Noctis y la pandilla se pongan a hacer cosas mientras tanto ayuda. Los cinturones de seguridad por supuesto no son una prioridad en el mundo de Eos, pues Prompto puede darse la vuelta en el asiento de delante para hablar con el príncipe o este mismo ponerse al borde del coche. Es así como se viaja entre las diversas misiones y con frecuencia se paran a mitad del trayecto porque han descubierto algo interesante en la carretera o hay enemigos más adelante.

Es realmente un mundo enorme y vibrante el que se nos presenta como jugadores esta vez. En todas partes veo enormes monstruos y pacíficos seres herbívoros que solo están esperando a darme unos cuantos puntos de experiencia. Sin embargo, no puedo ir a cualquier parte del mapa como en los juegos de The Elder Scrolls, sino que poco a poco voy desbloqueando el mundo y las cosas que hay disponibles para hacer. Siempre hay una razón para volver a antiguas localizaciones, como hacer misiones para las que antes tenías un nivel bajo, habilidades equivocadas o un equipamiento demasiado flojo.

Final Fantasy XVFinal Fantasy XV
Final Fantasy XVFinal Fantasy XVFinal Fantasy XV
Final Fantasy XVFinal Fantasy XVFinal Fantasy XV
Publicidad: