Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Gamereactor
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
análisis
Nier: Automata

Nier: Automata

Platinum Games está de regreso con lo que mejor sabe hacer. Nier: Automata es rápido, loco y lleno de robots, ¿pero es divertido?

Imagina esta situación: Te diriges a una sombría fábrica escuchando el propio eco de tus pasos en la oscuridad y todo lo que hay alrededor son robots, pequeñas máquinas que sostienen antorchas. La atmósfera es intrigante y sabes que va a ocurrir algo peligroso cuando desde el fondo de la sala se asoma el que parece ser el líder de los robots. Durante un par de minutos corres por todos lados y cuando estás en el aire el ángulo de la cámara se coloca justo encima tuya y te montas en una especie de vehículo mecánico.

De pronto el juego se transforme en una mezcla entre Bayonetta y juegos como Gradius o Galaga. De forma trepidante tienes que servirte de las ametralladores y misiles que llevas equipados para diezmar todo cuanto ves en pantalla a la vez que esquivas los ataques enemigos para al final toparte con un enemigo tan grande que ni puedes ver la mitad de la pantalla. ¿Todo esto te suena extraño? Pues bienvenido a Nier: Automata. Platinum Games ha colaborado con Square Enix y Yoko Taro para dar luz a un título de acción frenética basado vagamente en el juego de culto que fue el primer Nier para PlayStation 3 y Xbox 360.

La historia está ambientada 10.000 años después de los sucesos de su predecesor y encarnas el papel de 2B, un androide propiedad de YoRha, un escuadrón de infantería enviado por la humanidad tras una devastadora invasión que les obligó a refugiarse en la luna. Desde entonces, la gran amenaza que asola la Tierra está formada por todo tipo de maquinaria y robots. Es cosa de 2B y el resto de YoRHa poner fin a esa situación y nada mejor que hacerlo a base de golpes, disparos y acabar con todo lo que se cruce en tu camino. En este sentido, el argumento es interesante y abarca temas como los lazos familiares, la responsabilidad de tus acciones y todo tipo de reflexiones existenciales. No quiero hacer ningún destripe, pero la trama toma algunos giros de guion interesantes antes de llegar a un clímax totalmente satisfactorio.

Nier: Automata
Nier: AutomataNier: Automata

La piedra angular de Nier: Automata es su fórmula de juego de rol orientado a la acción en tercera persona con una narrativa directa con la habilidad ya más que demostrada de Platinum Games a la hora de concebir mecánicas de juego frenéticas. En cierta forma, y salvando las más que obvias diferencias, es una mezcla entre Zelda y Bayonetta. El mundo del juego es grande, variado y lleno de cambios dinámicos, secretos y misiones secundarias. A medida que avanzas en la historia principal se abren nuevas zonas y aparecen personajes que al progresar te harán peticiones cada vez más complicadas.

De hecho, durante la aventura conoces a otros en tu lucha contra los robots entre los que se encuentra el pacifista Pascal. Él y algunos robots han decidido vivir una vida tranquila en un bosque alejado de la ciudad en la que han construido una pequeña comunidad. Una vez profundizas en ese particular grupo puedes ahondar con más detalles en sus pensamientos y forma de vida. En una de las misiones secundarias era necesario escoltar a un grupo de robots disfrazados como un payaso, mientras que otra consistía en llevar a los rebeldes cierta información que podría ser importante en la batalla.

Es importante cumplir estos objetivos opcionales porque te recompensarán con puntos de experiencia, materiales y armas. En este sentido, las misiones principales son algo más repetitivas en cuanto a ir a un punto, luchar contra enemigos y conseguir alguna información relevante en la trama. En muchas ocasiones es necesario antes acabar con un jefe final de gran carisma y diseño. En apenas la primera hora de juego ya te toca rendir cuentas con un robot enorme mientras la música suena de fondo de forma atronadora. El diseño y patrones de cada uno de ellos son muy diferentes y requieren dominar distintas estrategias según la situación.

La personalidad de los personajes, especialmente la relación entre 2B y otro androide llamado 9S, es realmente impresionante. Mientras que 2B es dura, directa y siempre antepone la misión a todo lo demás, 9S es por otro lado menos serio hasta bromear incluso con su compañera durante ataques enemigos. El resto están igual de bien escritos y por todos lados hay referencias sutiles al juego anterior. Cabe decir que no es necesario haberlo jugado para ponerse a los mandos de Nier: Automata, pues es una historia completamente independiente.

Nier: Automata

Si has jugado a God of War, Devil May Cry o Dante's Inferno no te será difícil acostumbrarte al juego de Platinum Games. 2B se equipa con dos armas diferentes y siempre le acompaña un pequeño robot flotante llamado Pod que utiliza una ametralladora contra los enemigos. El control permite utilizar a este androide de forma libre sin tener que pensar en la munición o en que se sobrecaliente. De esta forma, puedes simplemente dejar todo el tiempo pulsado R1 para disparar constantemente y aunque no daña mucho puede sacarte de más de un aprieto.

Es imposible no maravillarse con la locura que ha creado el estudio japonés. El juego cambia constantemente entre distintas mecánicas de juego y no lo hace porque sí, sino en favor de la variedad e ir siempre en busca de sorprender al jugador. En ocasiones parece un clásico 'shoot'em up', mientras que en otras misiones el mundo que te rodea cambia completamente de perspectiva.

Algunos elementos propios de los juegos de rol están muy bien implementados a través del acceso a un chip de ordenador que permite equipar a 2B con nuevo equipamiento. Eso sí, el espacio es limitado, por lo que es crucial elegir con cabeza y tratar de combinar chips que se adapten a tu estilo de juego. Nier: Automata es muy particular en cuanto a que no hay guardado automático, por lo que en todo momento dependes de los terminales que encuentras dispersos por el mundo. Si mueres apareces de nuevo en el último punto en el que guardaras, pero si eres lo suficientemente rápido como para volver al lugar en el que te mataron puedes conseguir los puntos de experiencia como ocurre por ejemplo en Dark Souls con las almas obtenidas. Del mismo modo, durante la aventura verás los sitios en los que otros jugadores han sido derrotados y un par de opciones para elegir en esos casos. Una de ellas es realizar una reparación para conseguir un aliado que luche a tu lado, mientras que la otra consiste en combatir contra la inteligencia artificial, a menudo bastante peligrosa.

Nier: Automata
Nier: AutomataNier: AutomataNier: AutomataNier: Automata
Nier: Automata
Nier: Automata
Nier: Automata
Nier: Automata
Nier: Automata