Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
análisis

Mass Effect: Andromeda

BioWare lleva su serie RPG de ciencia ficción a otra galaxia pero, ¿es capaz de sobrevivir al viaje?


Han pasado ya varios años desde que el sol se puso en la historia de Shepard y los Reapers. Tiempo suficiente como para que volvamos a morirnos de ganas por jugar a otro juego de Mass Effect. Pues bien, Andromeda es ese nuevo título y funciona a la vez como continuación de la franquicia y como separación respecto a la trilogía original. Con unos toques de ME clásico y un porrón de mecánicas nuevas, Bioware espera que esta nueva aventura, muy centrada en la exploración, sea el inicio de otra épica historia de valor ante la adversidad, en la que la acción y las decisiones del usuario irán de la mano a la hora de definir la experiencia de cada usuario.

Por eso, tenemos un montón de factores en juego y, a pesar de la herencia de la serie (aunque quizás sea más bien por eso), Mass Effect: Andromeda ha acabado siendo un amasijo enorme, glorioso, terrible y fascinante que hace un montón de cosas bien y otro montón mal. No os vamos a mentir, las críticas van a estar muy divididas y, aunque algunos podrán perdonar sus muchas idiosincrasias y disfrutar de la aventura que hay debajo, muchos otros se escandalizarán con las limitaciones de un título que ya de salida da la impresión de ser tan viejo como Mass Effect 3.

Ya se ha hablado mucho de los fallos técnicos de Andromeda. Hemos visto vídeos de personajes caminando raro y de burlas hacia las extrañas animaciones faciales. Lo cierto es que la forma de caminar no nos supuso un grave problema durante nuestra aventura, pero no vamos a negar que algunas de las animaciones faciales son, en ocasiones, demasiado pobres y acaban perjudicando a las conversaciones que supuestamente tendrían que enriquecer. A Bioware siempre le ha costado lograr los ojos y este juego no es una excepción, pero esos rostros rígidos y expresiones vacías logran quitarle mucha emoción al guion. Al hablar de un título de tal tamaño y fama, y viendo que se puede hacer bien (como pasó con Horizon: Zero Dawn), es difícil ser positivo y lo único que podemos decir, así como diríamos que un reloj roto al menos da la hora correcta dos veces al día, es que de vez en cuando las miradas vacías de los personajes evocan una reflexión accidental que pega muy bien con la situación.

En general, con los gráficos hay un poco de todo. Aunque algunas de las texturas podrían ser mejores (para ser francos, nosotros jugamos en una Xbox One y se ve mejor en un PC decente o en una PS4 Pro), el diseño es fantástico. Andromeda se percibe como un título de Mass Effect en el sentido de que mezcla una arquitectura alienígena fascinante con unos mundos impresionantes y muy bien hechos que dan ganas de explorar. Además, los nuevos enemigos, los Kett, también son muy amenazadores.

Mass Effect: AndromedaMass Effect: Andromeda
Mass Effect: AndromedaMass Effect: AndromedaMass Effect: Andromeda

Bioware siempre ha ostentado una reputación impecable con respecto a las narraciones y una parte de esa calidad es visible en Andromeda, pero también hay un montón de diálogo que no logra dar con la tecla. Los protagonistas principales, los Ryder, son un poco más descarados que en títulos anteriores, y Fryda Wolff y Tom Taylorson logran darles vida con muy buen resultado (aunque Scott nos recuerda un poco a Nathan Drake). En sí, el doblaje general es bueno y tiene momentos fantásticos.

Desde los gemelos Ryder, un truco muy bueno que hace que el hermano que no selecciones se convierta en PNJ en la historia, hasta los principales miembros de tu tripulación y la gente que te vas encontrando por el camino, los personajes de Andromeda no consiguen llegarnos como sí lo hicieron los personajes de los títulos anteriores. Es cierto que es difícil igualarlo, sobre todo porque nos pasamos tres títulos y cientos de horas con Shepard y compañía, así que es lógico, pero conviene tenerlo en cuenta.

Publicidad:

Sin meternos demasiado en la historia, se trata de un viaje de 600 años que la especie principal de la Vía Láctea realiza a la galaxia vecina de Andromeda, en una nave espacial enorme y con la intención de encontrar un planeta prometedor en este nuevo lugar. Evidentemente, no es tan sencillo como parece y, cuando llegan, la flota se divide en el Heleus Cluster y la situación se vuelve hostil. Es un trasfondo genial para una nueva aventura y nuestra única queja es que no lo han aprovechado a fondo. Al llegar a esta nueva galaxia, Bioware tenía la oportunidad de mostrarnos bien el entorno y profundizar en cómo es explorar lo desconocido y aventurarse en terreno hostil. En cambio, Andromeda cae en una serie de mecánicas muy familiares y en elementos típicos del género RPG/Bioware para poder contar la historia.

Afortunadamente, la historia principal es bastante decente. De nuevo, no se acerca a lo que hemos visto en los primeros tres títulos, pero, a ver, en ellos salvamos la maldita galaxia, así que para igualar eso tendría que haber sido un juego muy especial. Lo bueno es que la historia se acerca en calidad y algunas misiones son muy divertidas, con algún que otro jefe para darle un toque interesante a una trama que ya te absorbe de por sí con la galaxia y los nuevos enemigos. Aunque no nos habría importado que hubiesen dedicado más tiempo para presentar la historia y el entorno, y pese a que el final parece un poco inconexo, la mezcla de la trama con el entorno, en conjunto, ha funcionado bien.

De hecho, también hay contenido secundario decente, aunque como suele pasar en estos casos, la calidad general es variable. Hay un montón de cosas que hacer, desde escanear sistemas solares hasta buscar materiales mientras exploras. Antes y después de que acabes la historia, podrás encargarte de un montón de tareas poco importantes y, tras ver los créditos, nosotros todavía teníamos un montón de misiones pendientes, con un montón de retos extra para extender satisfactoriamente la aventura.

Eso sí, a la hora de explorar, notamos la influencia de otro título de Bioware: Star Wars: The Old Republic. Algunos de los lugares que visitarás son gigantescos y explorarlos te llevará un montón de tiempo. En tu camino te encontrarás con pequeñas bases, repletas de enemigos a los que cargarte, y eso es genial porque el combate es fabuloso, pero cuando te marchas porque ya no queda nadie, la base se vuelve a llenar de enemigos. De esta forma, en los enormes entornos de 'sandbox' siempre tienes algo que hacer, aunque en ocasiones parezca que estás explorando un MMO y no una experiencia para un solo jugador.

Mass Effect: AndromedaMass Effect: AndromedaMass Effect: Andromeda
Mass Effect: AndromedaMass Effect: AndromedaMass Effect: Andromeda