Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Gamereactor
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
análisis
Persona 5

Persona 5

Valga la redundancia: "Es un juego muy personal y que nos presenta constantemente metáforas aplicables a la vida real"

  • Texto: Ramón Méndez

Ha llegado al fin el día que muchos esperábamos desde hace demasiado tiempo. Parece casi increíble que hayan pasado la friolera de ocho años desde que se lanzaba la última entrega de la franquicia principal para PlayStation 2 (nueve del lanzamiento en Japón)... y con ella, uno de los mejores títulos de la historia de los videojuegos. Tanto Persona 3 como Persona 4, ambos de PS2 (con adaptaciones a PSP y Vita, respectivamente), llegaron para poner patas arriba la industria del rol japonés y para demostrar que Atlus tenía mucho que ofrecer. Persona 1 y Persona 2 eran más fieles a la tradición de los Shin Megami Tensei y vivían un poco más en su autocomplacencia de repetir fórmulas de otras subramas de la franquicia, pero con Persona 3 se dio un valeroso salto hacia adelante que marcó a muchos y elevó el caché de Atlus en el sector.

No es de extrañar que haya tardado ocho años en llegarnos Persona 5. Persona 3 y Persona 4 se convirtieron en leyendas, de tal modo que rompieron la barrera del público habitual del rol japonés y llegaron a convertirse en juegos reconocidos por todo tipo de usuarios. Las expectativas eran tan elevadas que es normal que Atlus no quisiese defraudar a sus usuarios acérrimos. Durante estos ocho años, la compañía se dedicó sobre todo al mundo de las portátiles, donde fue muy prolífica (varios Etrian Odyssey, los impresionantes Devil Survivor, Shin Megami Tensei IV...); pero tampoco olvidaba a su gallina de los huevos de oro, con el lanzamiento de los tres primeros Persona en PSP y del cuarto en Vita, además de varios spin-off (el dungeon crawler Persona Q, el juego de lucha Persona 4 Arena, el juego de baile Persona 4 Dancing All Night...), películas de Persona 3 o series de animación de Persona 4. En el mundo de las consolas de sobremesa, destacan sobre todo Catherine (un juego de puzles y decisiones muy interesante) y Tokyo Mirage Sessions #FE. Este último requiere mención especial porque es el título más cercano a la franquicia Persona que haya lanzado Atlus en estos años, tal y como comentábamos en el análisis que publicamos en su momento.

Y todo eso nos parecía estupendo, porque amábamos a los personajes y poder volver a verlos no hacía más que arrancarnos una sonrisa y, aunque tuviésemos que adentrarnos en géneros ignotos para nosotros, allá que íbamos solo por el gusto de volver a ver a nuestros héroes. Aun así, con la tranquilidad de saber que, en algún momento, tendríamos ese tan deseado Persona 5. El juego se anunció en 2013, cuatro año después de Persona 4, pero su fecha de lanzamiento original (2014) se fue retrasando una y otra vez hasta este 4 de abril de 2017, algo más de medio año después del lanzamiento japonés. Es curioso que el destino haya querido que su lanzamiento tuviese lugar en 2017, un año que se está postulando en sus primeros meses de vida a ser uno de los mejores años de toda la historia de los videojuegos, con muchas producciones de gran calidad. Y pese a la elevada competencia de esta época, Persona 5 consigue destacar por méritos propios.

Persona 5

En primer lugar, es preciso señalar que el juego sigue el mismo esquema de juego que Persona 3 o Persona 4, así que os animamos a leer el análisis que hicimos de la versión para Vita de Persona 4, para que entendáis mejor los detalles básicos y poder profundizar en este análisis en las novedades propias del juego. Básicamente, tal y como decíamos en 2013, la franquicia de Atlus es especial por todo. Es una serie que destaca por no flaquear en absolutamente ninguno de sus apartados, ofreciendo un nivel altísimo en todo, algo que se repite en Persona 5. Pero sobre todo, es un juego especial porque, a lo largo de sus 90-100 horas de duración, sumerge al jugador en una historia profunda y cuidada, lo rodea de personajes carismáticos con problemas y motivaciones que llegará a conocer muy bien, le presenta un sistema de combate de los más divertidos y dinámicos del género, y lo cubre todo con un acabado artístico muy llamativo y con mucho sentido del humor.

La pieza clave de Persona 5, al igual que ocurría con entregas anteriores, es el excelente equilibrio que alcanza entre sus diferentes partes: la simulación social del día a día y la exploración de mazmorras. Aunque sobre el papel podrían parecer dos géneros completamente diferentes, Atlus consigue que la fusión de ambos sea tan natural y satisfactoria que resulta casi imposible concebir una sin la otra. Durante el día, deberemos ir a clase, relacionarnos con otros personajes para fortalecer nuestra amistad, podremos ir a divertirnos, tendremos que estudiar para los exámenes... todo ello, tomando una serie de decisiones (no dará tiempo a todo y tendremos que priorizar nuestros intereses) que nos permitirán moldear el personaje a nuestro antojo y darle el carácter que deseemos. Los días pasarán y habrá un tiempo límite para completar cada mazmorra e incluso para acabar el juego, que empieza en el mes de abril y acaba en diciembre.

Dentro de los plazos marcados, tendremos libertad para decidir si queremos estudiar para mejorar nuestros atributos, mejorar los vínculos sociales para obtener bonificaciones de diversa índole en el juego, ir a una mazmorra a entrenar o, simplemente, dejar pasar los días sin hacer nada. Tal y como si fuese nuestra vida real, tendremos que tomar pequeñas decisiones que alterarán nuestras relaciones sociales y tendrán repercusión en las mazmorras o incluso en las posibilidades de acabarse el juego (si incumplimos alguno de los plazos fijados, perderemos y, salvo que hayamos ido guardando varias partidas con márgenes amplio entre ellas, es probable que tengamos que volver a empezar). Y al igual que pasaba en Persona 4, nuestras respuestas a las preguntas que nos hagan determinarán qué final veremos de los cuatro que hay disponibles (siendo solo uno de ello el auténtico).

Hasta ahora, todo esto podría valer para las dos entregas anteriores. ¿En qué se diferencia Persona 5? Pues en que, pese a que sigamos teniendo a adolescentes como protagonistas, la historia da un salto de madurez importante y el mundo es mucho más oscuro. En Persona 5 se mezclan el concepto de los Mementos, un mundo secreto creado por la consciencia conjunta de toda la sociedad (similar a Tartarus de Persona 3), con la idea de que cada uno tiene un mundo propio interno en el que se refleja su verdadera personalidad (como ocurre con los personajes de Persona 4). Pero a diferencia de Persona 4, esta vez no visitaremos los mundos de los protagonistas para afrontar sus traumas y conseguir superarlos: aquí nos adentraremos en el mundo oscuro de la peor escoria de la sociedad real.

Persona 5Persona 5
Persona 5Persona 5Persona 5Persona 5