Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
análisis
Yo-kai Watch 2: Fantasqueletos/Carnánimas

Yo-kai Watch 2: Fantasqueletos y Carnánimas

Carnánimas y Fantasqueletos nos traen más, más y más de todo; pero, ¿también mejor?

  • Texto: Juan A. Fonseca

Hace casi un año, Level-5 comenzaba las andanzas de Yo-Kai Watch en Nintendo 3DS. El estudio, junto a Nintendo y Viz Media trajo a España y al resto de Europa, una franquicia que se había convertido en todo un fenómeno de masas en su país de origen gracias al encanto de sus personajillos, esos traviesos espíritus llamados Yo-kai, su mundo y, por supuesto, una más que elaborada campaña Crossmedia como cimiento.

Nuestro país se ha convertido en todo un referente en lo relacionado a estos espíritus, superando sobradamente a otros miembros del mercado europeo. Ahora, los Yo-kai se preparan para pegar otro gran salto el 7 de abril con el lanzamiento de las dos ediciones de Yo-kai Watch 2 para Nintendo 3DS: Carnánimas y Fantasqueletos. Títulos que componen una secuela que nos ha tenido muchas horas pegados a las pantallas de 3DS mientras, entre misión y misión, aprendíamos un poco del folclore japonés sin darnos cuenta. Pero, ¿superan estas entregas al original?, ¿son atractivas para los que llegan por primera vez a esta franquicia? De eso venimos a hablaros hoy.

Cuando nos presentaron la "segunda fase" de Yo-kai Watch en España, Level-5 insistía en que la intención de Akihiro Hino con este videojuego es ofrecer diversión a los niños mientras aprenden que todos los problemas tienen solución y que hay una serie de rutinas a las que enfrentarse en su paso a la madurez. Queremos partir desde aquí porque, mirándolo con cierta perspectiva, es algo más que palpable tanto en los elementos como en el desarrollo de la trama.

Yo-kai Watch 2 lleva en una mano una parte normal, con la vida cotidiana de un o una joven en sus vacaciones de verano, y en la otra una paranormal, con la existencia de unos espíritus traviesos por naturaleza que influyen en las personas al poseerlas. La mezcla de ambas da forma a una aventura que empatiza con el público al que va destinada tanto con su humor como la atmósfera que la envuelve, pero que no termina de ocultar una de sus mayores carencias: su excesiva herencia del primer juego.

Estamos ante una secuela y es completamente lógico que comparta elementos de su antecesor; pero comparte tanto que es más adecuado tildarlo como una ampliación. Hay una serie de inconvenientes que provienen de las mecánicas establecidas en el primer Yo-kai Watch, como también toda una amalgama de novedades que sirven para aceptar estos problemas sin señalarlos con el dedo constantemente, y llama la atención que no se haya hecho algo por enmendarlos y redondear la experiencia.

Uno de estos inconvenientes que citamos tiene que ver con el sistema de combate, que parte de las bases de los RPG por turnos, pero se los carga. Las peleas se desarrollan en equipos de tres, salvo excepciones en las que toca emplear a los seis Yo-kai, con la posibilidad de usar objetos tanto en nuestros personajes como en los enemigos, para curar a los nuestros o tratar de llevarnos bien con el rival; pero, siguen siendo demasiado pasivas. Nuestros luchadores atacan y espiritan (poseen) al enemigo o a los suyos de forma automática, teniendo que esperar frente a la pantalla para que se decidan a actuar o a causar ese estado alterado que buscamos. Esto trata de suplirse dentro de los combates con los Animáximum y la Purificación (ataques especiales y cura de estados alterados, respectivamente, que se llevan a cabo realizando unos rápidos minijuegos en la pantalla táctil); y fuera de ellos con la conexión entre Yo-kais de la misma tribu, sus habilidades pasivas, las debilidades elementales y el equipamiento que podemos ofrecerles para cambiar sus estadísticas. Pero sigue afectando negativamente al ritmo con el que se desarrollan.

Yo-kai Watch 2: Fantasqueletos/CarnánimasYo-kai Watch 2: Fantasqueletos/CarnánimasYo-kai Watch 2: Fantasqueletos/CarnánimasYo-kai Watch 2: Fantasqueletos/Carnánimas

Si te gusta tomar las riendas en las batallas, es frustrante ver que un combate se prolonga demasiado o no te da tiempo a actuar siquiera. Sería peor si estuviéramos ante un videojuego exigente con el jugador, pero, por suerte, los enfrentamientos no suelen ser complicados, ni siquiera con los jefes. Lo entendemos, porque hay un target de público muy claro y al que podrían abrumarle tantos números y acciones. Por eso, aunque en esta secuela hay más posibilidades a realizar mientras se lucha, quizás lo mejor sea tildar a este Yo-kai Watch 2 de "RPG ligero".

No sería justo seguir sin comentar las posibilidades que hacen por mejorar los combates, porque no todo son pegas. Esta secuela introduce el Yo-kai Watch Modelo Cero, la versión más primigenia del reloj que detecta a estos seres y que permite desatar los Animáximum G (más poderosos, consumiendo el animámetro de tus compañeros), como también el elemento más jugoso: el Pinchazo. Consiste en eso, pinchar al enemigo mientras vaguea o está espiritado para conseguir ventajas que dependen del rival en cuestión, y es ciertamente interesante tanto por la experimentación que ofrece como por su utilidad a la hora de dinamizar las batallas.

Yo-kai Watch 2: Fantasqueletos/CarnánimasYo-kai Watch 2: Fantasqueletos/Carnánimas
Yo-kai Watch 2: Fantasqueletos/CarnánimasYo-kai Watch 2: Fantasqueletos/CarnánimasYo-kai Watch 2: Fantasqueletos/Carnánimas
Yo-kai Watch 2: Fantasqueletos/CarnánimasYo-kai Watch 2: Fantasqueletos/CarnánimasYo-kai Watch 2: Fantasqueletos/CarnánimasYo-kai Watch 2: Fantasqueletos/Carnánimas