Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Gamereactor
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
análisis
The Binding of Isaac: Afterbirth +

The Binding of Isaac: Afterbirth+

The Baby May Cry.

En Gamereactor no habíamos pasado la lupa a The Binding of Isaac. Ni cuando salió, ni cuando se reformó, ni cuando llegó a las consolas de última generación... pero ahora que ha caído en nuestras manos la versión recién estrenada de Nintendo Switch, no lo vamos a dejar pasar. Se trata de la versión Afterbirth+, es decir, la edición técnicamente mejora que Nicalis hizo del juego de macabro roguelike shooter de Edmund McMillen, con todos los DLC.

Y menos mal que al final le he prestado la atención que se merece un juego tan bueno como este, porque llevamos horas y horas de partidas y más partidas. Un juego que no da ningún tipo de pereza coger en cuanto tienes un rato libre, y ya veremos cuánto dura la sesión. Gracias a las muchas actualizaciones que ha recibido desde que se estrenó en 2011, ha crecido en objetos, en enemigos y en jefes para que sea cada vez más difícil de agotar. Ha evolucionado hasta ser uno de los mejores exponentes del género, totalmente recomendable para quienes no tengan prejuicios con su temática.

Esa "restricción" tiene un par de razones. Por un lado porque es un juego gore, desagradable y hasta ofensivo, aunque sea con un estilo visual que lo camufla con su toque estético. Por otro, porque la mecánica de muerte permanente y una dificultad elevada desde el mismo inicio pueden acabar con la paciencia de quienes no estén mentalizados que aquí se viene a volver a empezar. Sería fácil mandar al carajo a este dungeon crawler con vista cenital reconvertido a shooter y cambiarlo por algo más relajado, pero quienes se meten en este mundo subterráneo repleto de vísceras, excrementos y lágrimas ya no salen.

The Binding of Isaac: Afterbirth +

Hay una historia conflictiva que da coartada a este diseño. Isaac es un niño pequeño que vive con su madre. Todo va más o menos bien, al menos regular, hasta que ella recibe la llamada de Dios, que le va pidiendo más y más sacrificios, hasta el último de ellos. La única vía de escape para él es el sótano de casa, al que se lanza sin dudarlo con nada más que sus lágrimas como arma de defensa de ese cuerpo débil. Lo que no sabe es que en las plantas esperan todo tipo de criaturas y demonios.

Si fuera solo así, una sola vez, estaríamos ante un juego limitado al que apetece poco volver a jugar. Sin embargo, es justamente lo contrario gracias al sistema de generación de mazmorras de forma aleatoria y, sobre todo, a una lista larguísima de objetos y armas que nunca deja de sorprender. Tras horas de juego sigues sin saber ciertamente cuál es el efecto de cada una, así que combinarlas es una aventura dentro de la aventura. Pero aún es peor, porque justo cuando crees que le has cogido el punto cambia las reglas y tienes que volver a plantearte cómo encararlo antes de que enemigos más fuertes lleguen para volver a arruinarte los intentos.

The Binding of Isaac: Afterbirth +

El diseño de estas criaturas es fantásticamente horrible, casi el reflejo de una mente tocada. El estilo artístico, que queda perfecto en la pantalla de Nintendo Switch, parece la evolución profesional del cuaderno de un chaval de instituto que está aprendiendo a dibujar mientras habla el profesor, una obra privada construida dejando que las perversiones escapen a través del lápiz al dejar la mente en blanco. De hecho, la parte narrativa simula directamente un cuaderno animado, y nos encantan (por desgracia) los abusos que Isaac sufre en los intermedios.

Su arma principal son las lágrimas, que dispara en cuatro direcciones dejando pulsado el joystick derecho (o los botones). Así que, en esencia, lo que haces es moverte con el izquierdo y disparar con el otro constantemente mientra huyes de los ataques y la presión de los enemigos en pantalla, que pueden ser tantos que te matan por mero acoso. Al principio es un débil, pero puede convertirse en algo muy, muy poderoso gracias a los efectos de los ítems. Sobre todo a los pactos con el diablo, tu mejor aliado ante ese malvado dios que te quiere muerto. Mejoras que se van reflejando en modificaciones de su cuerpo y su cara, mutaciones, sangre, deformaciones o un ejército de moscas asesinas.

The Binding of Isaac: Afterbirth +

Pero nos os dejéis llevar por esa ambientación perturbardora ni por esa jugabilidad intensa que no te roba ni un minuto de tu tiempo, su punto más fuerte es esa gran variedad de objetos y cómo los efectos se van combinando de formas sorprendentes, también según tus decisiones. Es lo que hace que cada partida sea distinta, que sea única, que nunca te canses de volver a empezar. Cada vez que consigues avanzar un poco más, o que te lo pasas y descubres uno de sus muchos finales, te responde liberando una serie nueva de ítems, de monstruos y de diseño de niveles. Hay veces que será tan débil que solo jugarás esperando la muerte; otras que te verás tan fuerte que creerás que por fin te lo vas a pasar y perecerás por exceso de confianza o porque justo te toca el jefe al que mejor le va tu equipamiento. Da igual, vuelve a empezar.

Añade a esto que esta versión no solo tiene a Isaac, sino a una docena de personajes que hay que conseguir superando algunos retos muy interesantes y tensos, y tienes un juego perfecto para Nintendo Switch. Funciona muy bien con la pantalla portátil, pero, sobre todo, con esa velocidad de arranque de la consola que todavía no hemos alabado tanto como se merece. Una versión bien pulida, sin los bugs que crucificaron a la de PC, que además ha salido en formato físico con un diseño precioso y un manual clásico. Puede que por el estilo y los gráficos su precio os parezca caro (lo encontraréis por 35-40 euros), pero las horas y horas están garantizadas.

Hay muchos roguelike de dos gatillos por ahí, algunos más modernos, pero The Binding of Isaac: Afterbirth+ sigue siendo uno de los mejores.

The Binding of Isaac: Afterbirth +
09 Gamereactor España
9 / 10
+
Ninguna partida es igual a la anterior. Profundidad y rejugabilidad. Arte y humor macabro. Encaja a la perfección en Switch.
-
Las descripciones ambiguas son un poco tortuosas. A veces es demasiado oscuro.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países