Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Gamereactor
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
análisis
The Evil Within 2

The Evil Within 2

Hay gente que no aprende, y el cabezota de Castellanos es uno de ellos.

Una secuela pura y dura, eso es The Evil Within 2, el segundo proyecto de Tango Gameworks con Bethesda y, esta vez, sin Shinji Mikami. El japonés ha decidido dar un paso al lado para que sean sus discípulos quienes demuestren lo que han aprendido del género del terror a balazos, de esa escuela de Resident Evil 4 que poco a poco ha ido desapareciendo por culpa de unas rigideces que los videojuegos hace tiempo que dejaron atrás. Siguen quedando seguidores, hay ruido en las redes y la respuesta son juegos como este.

Se anunció en junio, durante el E3, y apenas cuatro meses más tarde ya está en las tiendas. Pero que la estrategia comercial no confunda con que es un juego corto y apresurado porque no es la sensación que deja al jugarlo. Sí parece, en cambio, un intento por demostrar un poco más al mismo tiempo que se aprovecha todo el trabajo de creación de un universo que puede dar de sí todo lo que se quiera al llevar los hechos a una realidad onírica paralela al mundo real.

Eso es STEM, la ficción creada por un una corporación en la que se puede vivir y morir. Pero que de vez en cuanto tiene unos errores o fallos de estabilidad que provocan decenas de muertos y la aparición de unas criaturas aberrantes. Al caso, los zombis o infectados de este sitio. Violentos, rápidos y variados, una combinación perfecta para que TEW2 sea exigente en el gameplay y te mantenga tenso desde el primer minuto hasta el último de partida. Ese es su punto más fuerte, el fino equilibrio entre los enemigos y las habilidades de tu personaje para que tengas que tomártelo constantemente en serio.

The Evil Within 2

En los paseos por Union y el resto de escenarios de esta entrega siempre puede cruzarse cualquier enemigo y hacerte un lío, especialmente en las primeras horas de juego. Aunque Sebastián Castellanos ya se puso a tope de armas y habilidades en la primera parte, aquí vuelve a cero y eso invita a pasarse las primeras horas farmeando un poco antes de dedicarse decididamente a la misión, a encontrar a su hija Lily, que casualmente está viva. Dejando atrás una primera hora repleta de escenas de vídeo que interrumpen constantemente el ritmo y algo de intriga inquietante para conocer al rival, la partida empieza realmente después, cuando se abre la pequeña ciudad ante ti.

Algunas casas abiertas y varios caminos para ir siguiendo la pista hacen que sus primeras 6 o 7 horas no sean tan pasilleras. No se puede decir que haya misiones secundarias como tal, más bien rutas de paso con las que ampliar arsenal y saber un poco más de lo que pasó aquí. Nadie te impide ir directamente de un punto marcado a otro, pero la escasez de balas y las ganas de que pase algo te obligan a entrar, aunque quieras correr porque son las dos de la madrugada y al día siguiente hay que madrugar. Este es solo el principio de una serie de escenarios que componen un juego bastante más amplio de lo que parece en un primer momento. No todos son tan abiertos, se mezcla con zonas clásicas que, eso sí, están casi totalmente abiertos, porque aquí no hay ni puzles reseñables ni llaves que bloqueen zonas y te hagan dar vueltas.

The Evil Within 2The Evil Within 2The Evil Within 2
The Evil Within 2

The Evil Within 2 es un juego con dos tonos quizá demasiado marcados. Cuando parece que no pasa nada es un tú contra ese mundo infernal en el que te las apañas escaqueándote o combatiendo, haya o no trama de por medio. Cuando entran los humanos en escena todo cambia a ese único objetivo, con sus monstruos especiales contra los que lanzarse a tumba abierta y poco más de lo que preocuparse. La diferencia es tan clara que sabes perfectamente en qué zonas usar sigilo y en cuáles ir corriendo porque solo habrá un par de obstáculos por los que preocuparse.

El sistema de control y combate obliga a escoger entre estas dos formas de jugar desde el primer momento. También las habilidades y las armas; las primeras, en ese árbol de mejoras en el que no dudamos en tirar por el sigilo, y las segundas por una aparente escasez de balas que realmente no es tal, porque desde el principio puedes tener bastantes armas y porque con un simple hacha te las puedes apañar más que bien. Como se espera de este género, el personaje se mueve tosco y apunta despacio, imprescindible para construir esa ansiedad cuando hay más de un enemigo en pantalla. Pero dentro de esta rigidez se maneja bien y si hay algún tiro al aire y una muerte como consecuencia es porque esa es la gracia.

The Evil Within 2
The Evil Within 2The Evil Within 2
The Evil Within 2The Evil Within 2The Evil Within 2The Evil Within 2
The Evil Within 2
The Evil Within 2The Evil Within 2