Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Gamereactor
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
análisis
Wolfenstein II: The New Colossus

Wolfenstein II: The New Colossus

B.J. ha vuelto y esta vez tiene el mejor equipo para enfrentarse a los nazis que han ocupado su tierra.

Es curioso cómo han cambiado las ideas en tan poco tiempo. Hace unos años, cuando Machine Games estrenó su primer Wolfenstein, estaba totalmente aceptado y era motivo de diversión masacrar nazis en los videojuegos y dar caza a Hitler. Sin embargo, en torno a su recién estrenada secuela se ha puesto en cuestión este planteamiento. Sin embargo, cuando se trata de B.J. Blazkowicz y su lucha por la libertad, no parece que haya problemas morales en su consciencia.

Puede parecer una mofa de esa relación entre opresores y oprimidos, pero en realidad la historia de Wolfenstein II: The New Colossus, es tan absurda como la del original. Es un cuento, pero lo cuenta de una forma que es una gozada. Nos habla de unos personajes que trascenderían su tiempo y su lucha por liberar a los Estados Unidos de unos nazis con tecnología avanzada tras ganar la segunda Guerra Mundial. Un mundo repleto de esvásticas construido a partir de los cimientos de The New Order, pero subiendo el nivel de calidad y de ridiculez. Aunque no podemos ser tan ingenuos de pensar que aquí no hay algo más. Machine Games profundiza en los temas que parece poner sobre la mesa con humor para que quienes estén informados de los cambios políticos que ha traído la crisis económica de 2008 y la batalla por la información puedan captar su mensaje político.

Hay otro lado de Wolfenstein 2 a tener en cuenta, y es esa aventura para un solo jugador a la que se lo confía todo. Mientras que la mayoría de las compañías apuestan por convertir sus AAA en eso llamado 'game as a service', es decir, esos que te atrapan y te tiene mucho tiempo comprando (y ahí está la decisión de EA de cerrar Visceral Games), Machine Games lo apuesta todo por la linealidad y la inmersión del jugador dentro de una historia cerrada. Que haya llegado justo el mismo día que Assassin's Creed Origins y Super Mario Odyssey es un mensaje de que este formato sigo gozando de una salud de hierro. Por si alguien lo dudaba.

Wolfenstein II: The New Colossus

El estudio de Bethesda ha redoblado su apuesta por el modo historia y lo ha bordado. Hacía mucho tiempo que no nos lo pasábamos así con la campaña de un shooter en primera persona.The New Colossus tiene un poco de todo: momentos intensos y complicados, zonas de infiltración, grandes explosiones, villanos malvados, unos gráficos espectaculares, armas brutales y esa narrativa de la que veníamos hablando que te engancha misión a misión y te obliga a conocer el final.

Es una historia sorprendente con momentos de locura en los que sabes que te lo vas a pasar bien. Pero entre todos esos personajes emblemáticos o de paso, lo que hace que destaque es cómo retuerce la historia. Nos presenta a los Estados Unidos desde otro punto de vista, muy cambiado, pero en cierto modo posible. Sobre todo viendo lo que está pasando en los últimos años y cómo algunos gobiernos recortan libertades con el apoyo de su propia sociedad, condicionada por un flujo de información totalmente controlado. Es más que una sátira política, porque convertirse en un tipo desamparado frente a toda la maquinaria nazi acaba por recordarte que lo que es un terrorista para uno es un luchador para otro, que siempre hay dos caras.

Wolfenstein II: The New Colossus

En esta guerra particular estamos principalmente del lado de la libertad (¿quién no se ve en esa sea cual sea su punto de vista?), concretamente, en el del antifascismo. Nos acompaña un elenco de personajes que actúan a la perfección sobre un guión de bastante calidad. Las claves de un grupo heroico están representadas, pero Machine Games ha tenido el valor de proponer como líder a una mujer negra, y qué bien lo ha hecho, cómo encaja. En el reparto hay personalidad, hay equilibrio y hay entretenimiento a partes iguales.

Historia muy bien contada, y también muy bien representada. Wolfenstein 2: The New Colossus tiene un aspecto visual fantástico. Se agradece la enorme variedad y riqueza del lado nazi, y todo ese equipamiento mecánico y futurista hace que su pasado violento dibuje un presente aún más temible. Pero, por suerte para el jugador, B.J. y los suyos también tienen un buen arsenal a su disposición, la mayoría de ellas incluso compatibles una en cada mano. El juego te permite ser una bestia con escopetas y pistolas a cada lado de la cadera, y aunque parezca mucho, se agradece en los momentos de mayor intensidad, con enemigos flanqueando por todas partes.

Los tiroteos son espectaculares. The New Colossus se pone al nivel de Destiny 2 en cuanto al feedback que transmite cuando pulsas el gatillo. No hay muchas armas, pero entre lo bien que están hechas y las variantes que aportan las modificaciones, es más que suficiente para que no quieras más.

Wolfenstein II: The New ColossusWolfenstein II: The New Colossus
Wolfenstein II: The New Colossus