Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Gamereactor
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
análisis
Need for Speed Payback

Need for Speed Payback

Ghost Games ha cambiado el tono de la serie para tratar de reimpulsarla en medio de tanto juego de conducción realista.

  • Texto: Kieran Harris

Need for Speed fue durante una época un referente entre los juegos de conducción arcade y ha marcado la memoria de miles de jugadores, que desde hace tiempo siguen esperando ese juego que les haga volver a sentir lo de antes. Se intentó en 2015 con un reboot de nombre original que fue todo un fracaso y, tras un año de descanso, encaramos la 23ª entrega bajo el título de Need for Speed Payback. Su propuesta, apostarlo todo por el espectáculo con una presentación y una ambientación más propia de una película de Hollywood, mucho peso en la historia y un sistema de mejoras totalmente renovado.

El despliegue narrativo lleva al jugador a controlar tres personajes que buscan venganza contra una banda criminal que controla las calles de Fortune Valley, una recreación libre de Las Vegas. El trío lo forman Tyler Morgan, el británico Mac y Jess. Cada uno tiene una especialidad como puede ser la conducción off-road, por lo que hay que alternar entre todos durante las misiones. De lo que no queda ni rastro son de las secuencias FMV del último, aquí hay mucho vídeo, pero casi todo está producido con el propio motor del juego.

Need for Speed Payback

La gran novedad son las misiones de robos, creadas a partir de la unión de varias escenas en las que te tienes que llevar cochazos carísimos y deshacerte de la policía y sus helicópteros. Las secuencias están bien, sobre todo por ver la cooperación entre todos ellos y se puede decir que son los puntos álgidos de la historia. El problema es que en realidad lo mejor, la acción pura, no es cuando juegas tú sino cuando salta el vídeo, así que te quedas como a medias. Lo que te toca hacer a ti es rematar las persecuciones y para eso ya teníamos los juegos de antes, incluso se pueden hacer un poco repetitivas. Bien por la inclusión de eventos, pero hay que darle otra vuelta a su jugabilidad.

No han quedado nada bien los cambios aplicados a las persecuciones de la policía. En esta entrega hay que ir alcanzando puntos de control como si de una aventura lineal se tratara, así que no puedes hacer uso del mundo abierto para buscarte la vida como siempre. No hay libertad. Al menos puedes hacer un poco de Burnout con ellos.

En todo lo que no tiene que ver con la historia principal, que podemos llamar tareas por ejemplo, Need for Speed ha dejado de parecerse a sí mismo para ser un poco como Forza Horizon. Hay trampas, saltos, retos de derrape y coleccionables temáticos. Lo más "cantoso" son los coches abandonados en desguaces que hay que ir recuperando y reconstruyendo, porque se ve que la gente deja joyas que valen decenas de miles de dólares pudrirse por los Estados Unidos. Son actividades extra con las que divertirse y ganar bastante dinero para usarlo en las mejoras y cartas.

Need for Speed PaybackNeed for Speed Payback

Como estamos en un sitio que imita a Las Vegas hay que apostar, de eso no cabe duda. Lo bueno es que estos retos no son siempre iguales, van variando las normas, y puede ser destruir un número de objetos o competir en carreras. Por últimos están los fantasmas que se importan del online para sentir que se compite contra alguien en multijugador sin necesidad de entrar en duelos directos.

Otro de los aspectos que se presenta como una gran novedad es para nosotros su punto más débil, las cartas de las que hablábamos. Ya no vas al taller a comprar una pieza, ahora tienes que conseguir una carta y aplicarla para poder tener la ventaja necesaria en tal o cual misión. Y esto es un auténtico rollo porque no están todas disponibles, son rotativas en función del sitio y acabas mareado. Además, cuando compras un coche nuevo es que como si volvieses al primer día de juego. Hay un 'grindeo' lento que no te esperas en un Need for Speed, que precisamente debe transmitir adrenalina.

Need for Speed PaybackNeed for Speed PaybackNeed for Speed Payback
Need for Speed PaybackNeed for Speed Payback
Need for Speed PaybackNeed for Speed PaybackNeed for Speed Payback