Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands /
Gamereactor
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
análisis
The Inner World: The Last Windmonk

The Inner World: The Last Windmonk

Studio Fizbin continúa con la historia de la dinastía de los nariflautas en esta peculiar aventura point and click.

El berlinés Studio Fizbin ha lanzado con The Last Windmonk una secuela de la historia original de 2013: The Inner World. A pesar de que tiene un trasfondo serio, los jugadores pueden esperar una buena dosis de humor, porque es una aventura pensada para atraer a jugadores de cualquier edad. Así pues, la pregunta que se plantea es si el estudio puede continuar con éxito la historia de los nariflautas.

The Inner World: The Last Windmonk es una aventura point and click que narra una historia de exclusión social. Durante miles de años, la dinastía de los nariflautas ha protegido a los habitantes de Asposia del peligro usando en secreto sus narices musicales para hacer que el viento fluya a través de este mágico mundo. Tras haber descubierto la existencia de los nariflautas, los asposianos comenzaron a perseguirlos por miedo a lo desconocido. Un conroyalista llamado Emil toma el control y decide que su misión es destruir a los misteriosos protectores. Al igual que en la primera entrega, asumimos el rol de Robert, el legítimo heredero al trono de los nariflautas. Ha estado petrificado desde los últimos acontecimientos del juego anterior y no comprende este nuevo mundo gobernado por los conroyalistas. Con la ayuda de sus amigos, Robert tiene trabajo que hacer para descubrir la verdad tras las acusaciones y vencer a las fuerzas del mal de una vez por todas.

The Inner World: The Last WindmonkThe Inner World: The Last Windmonk

La escenografía en The Inner World: The Last Windmonk está decorada con las banderas rojas de los conroyalistas y llevan el símbolo de su líder: un pretzel invertido (ya que Emil es un panadero de profesión, por supuesto). Entre tanto rojo, encontramos posters con flautas cruzadas y mensajes propagandísticos que dicen: "Los nariflautas traen desgracias" y "Los nariflauras quieren destruirnos". Por ello, Robert tiene que esconder su nariz si quiere que su verdadera identidad siga oculta. Para evitar llamar la atención, también tenemos que saludar a los seguidores de Conroy con un sonoro "Hail Conroy". The Inner World no esconde su fuerte mensaje político, pero al mismo tiempo, los desarrolladores enfatizan que no se están refiriendo a un acontecimiento en particular, que no es un juego sobre la situación política actual, sino una representación más clásica de algo totalmente obvio. A pesar del importante mensaje, el juego se centra en el humor bufonesco y en divertir.

Durante sus seis capítulos, nos vamos asombrando con esos paisajes diseñados con sumo esmero de Asposia. Robert no tiene que completar la aventura él sólo, sino que une fuerzas con su amiga Laura y con Peck, un palomo un poco gruñón. La relación entre los tres personajes es muy sincera. A lo largo del juego, Robert aprende a tocar canciones especiales en su nariflauta que influyen en los objetos del entorno. Laura es un poco más grande y fuerte que el débil de Robert, lo que significa que ella es normalmente la responsable de llevar los objetos más pesados. Peck, por otro lado, recoge los objetos lejanos que no se encuentran al alcance de los otros dos. Mientras exploramos y resolvemos acertijos podemos cambiar de personaje en cualquier momento, una mecánica que va cogiendo cierto ritmo a medida que transcurre la historia.

El estándar general de una aventura point and click está determinado por el diseño de los puzles. Si los acertijos son demasiado simples, los jugadores no tienen la sensación de que sea un reto tal y como esperan, pero si son demasiado difíciles de resolver dejarán de jugar. En The Last Windmonk la dificultad varía mucho entre unas partes y otras, y de vez en cuando nos atascamos en un desafío diferente. Difieren mucho unos de otros y siempre son únicos en cuanto a su diseño. Sin embargo, pensamos que algunas soluciones son bastantes impredecibles e incluso confusas.

The Inner World: The Last WindmonkThe Inner World: The Last Windmonk

Afortunadamente, Studio Fizbin ha tenido en cuenta estos problemas con la dificultad. El sistema de pistas asposiano de la primera entrega también está disponible en The Last Windmonk y proporciona a los jugadores consejos que los ayudarán con su objetivo actual. Cualquiera que se tenga como un veterano del point and click probablemente nunca usará esta mecánica, pero los jugadores que necesiten una ayudita encontrarán muy útil esta guía. La cantidad de ayuda que recibas dependerá de ti, ya que el número de consejos recibidos depende de la frecuencia en la que pidas ayuda. Empieza por sugerirte el siguiente destino, mientras que la última pista te dice exactamente cómo resolver el enigma.

Más sorprendente fue lo incómodo que estábamos con el DualShock 4 mientras jugamos. Aquí no puedes hacer click en lo que quieras como si estuvieras con ratón y teclado, en el control para consola nos vemos obligados a pasar cada objeto disponible en una pantalla uno a uno y que significa que accidentalmente a veces nos saltamos cosas importantes porque le hemos dado click demasiado rápido, así que después toca volver sobre nuestros pasos. Además, en las fases de puzle, las interacciones que rodean las tareas repetitivas también son un engorro.

A pesar de que un par de cosas puedan resultar tediosas, por lo general The Inner World: The Last Windmonk nos ofrece un montón de diversión. El juego tarda en completarse entre ocho y diez horas (comparable a su predecesor) y ofrece tantas ideas divertidas como ya hizo el original. Si estás atascado en un acertijo extraño, tal vez resulte tentador confiar en el sistema de ayuda. Los aficionados con experiencia en el point and click deberían probablemente quedarse con la versión para PC/Mac si quieren evitar los molestos controles de la consola. Aun así, a pesar de algunos problemas, el encantador reparto de personajes nos ganó al final. Studio Fizbin ha lanzado una experiencia que será divertida para jugadores de todas las edades gracias a su mundo único.

The Inner World: The Last WindmonkThe Inner World: The Last Windmonk
08 Gamereactor España
8 / 10
+
El diseño de los personajes y de su mundo. Buen ritmo de cambio entre protagonistas. Puzles variados.
-
Lleva tiempo acostumbrarse a los controles. Algunas soluciones son un poco raras.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países