Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands /
Gamereactor
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
análisis
Planet of the Apes: Last Frontier

Planet of the Apes: Last Frontier

No hay duda de que siempre estuvieron en la Tierra, pero hay cosas que han cambiado.

Nos sorprendió mucho con el tráiler de su presentación, pero desde entonces no hemos sabido demasiado de este Planet of the Apes: Last Frontier hasta que ha llegado a PlayStation 4. Será porque los videojuegos basados en películas siguen sonando raros o porque PlayLink no ha acabado de conectar con nosotros. El caso es que ahora hemos podido comprobar que es un intento interesante de crear una experiencia cinematográfica interactiva con sentido, pero por desgracia se ha quedado a medias en algunas cosas. Parte del concepto de la narrativa ramificada, como tantas otras aventuras, pero en demasiadas ocasiones parece que las decisiones no importan demasiado en el resultado.

La historia que cuenta sucede entre El amanecer del planeta de los simios y La guerra del planeta de los simios. Tiene un rollo de colonialismo, casi a lo Western, con dos campamentos cercanos y el jugador relacionándose con ambos. Pero el conflicto que merece la pena no está entre los humanos y los monos sino dentro de cada una de las facciones. Los "survivalist" de la ciudad, la gente que se prepara para el gran final de la humanidad, reciben una visita de dos "cazadores de simios" que quieren sumarse a la causa. En el otro lado, la tribu animal afronta un problema de mando ya que el hijo mayor del leader Khan quiere ir a buscar comida a las zonas habitadas por la gente para evitar las penurias del invierno. En medio están nuestros personajes: Bryn, el hijo mediano de Khan, y Jess, la líder de un asentamiento humano que acaba de perder a su marido. Al principio ningún grupo tiene en cuenta al otro, pero cuando todo se pone en marcha el conflicto para obligatorio.

Planet of the Apes: Last Frontier

Last Frontier es como un primer intento de un nuevo tipo de experiencia interactiva que puede acompañar a las grandes producciones cinematográficas en el futuro. La jugabilidad se limita a escoger qué dicen Jess y Bryn en los diálogos, más algún momento especial en el que hay que pulsar algún botón para que algo pase, como disparar o no hacerlo. Así que ya puedes invitar a tu abuela si quieres a que juegue contigo porque no va a liarse con el mando, y eso está bien. Ahora que Telltale Games ha decidido cambiar de rumbo y explorar otras vías en sus aventuras, se abre aquí otro camino, aún más simple, en el que no hay nada de puzles y exploración. Lo bueno es que el ritmo no se para, ni siquiera si te lo piensas demasiado a la hora de responder, y que todo tiene una presentación animada de alta calidad.

Como en los juegos de Telltale, se abre a jugar en grupo aunque sea con un solo mando, porque todo el mundo puede opinar cuál debe ser el siguiente paso. Pero va más allá porque es compatible con PlayLink, así que la gente puede participar de verdad con tan solo usar su móvil. Aunque cambia muy poco la cosa por usar la app. Todos los jugadores se tienen que poner de acuerdo en realizar la acción o en la frase a responder, así que se puede crear una polémica graciosa en torno a la tele mientras se llega a un acuerdo. Y todo en tan solo unos segundos. Es una buena forma de vivir un juego como este, aunque como dura bastante (unas tres horas) es poco probable que haya grupos que se lo acaben de una tacada.

Con aquel tráiler y con algunas de las imágenes que nos presentó el estudio Imaginity, una rama de la compañía de animación The Imaginarium, esperábamos estar ante una aventura impresionante desde el punto de vista gráfico, pero por desgracia no hay consistencia. Hay entornos bien modelados, los simios tienen un aspecto y unos movimientos muy buenos, pero algunos humanos, especialmente Jess transmiten algo inerte a pesar de todos los detalles de su producción. Perturban bastante más las texturas que hacen pop, la iluminación tardía y algunas sombras que no habíamos tenido presentes desde los inicios de Unreal Engine 3. Hay ocasiones en las que es demasiado evidente que primero se carga el objeto y después la textura que lo recubre. No está bien hecho, y en comparación con el buen trabajo del resto de elementos, diríamos que hay un problema de tiempos, que lo han sacado sin estar acabado. Seguro que con un parche se apaña, pero en este momento es un fastidio.

Planet of the Apes: Last FrontierPlanet of the Apes: Last FrontierPlanet of the Apes: Last Frontier

Las decisiones que tomas al escoger en los diálogos tienen un impacto directo, y sirven para dar forma a las relaciones que después van a ponerse de relieve en las escenas clave. No es muy obvio, pero lo quieres completar todo vas a tener trabajo para sacarte el trofeo Platino, incluso en casos como este en el que no hay que ser habilidoso. Hay tres finales principales, uno pacífico y el otro con un bando ganador, y también hay variantes para cada uno de ellos. Cabia cómo se llega a ese final y cuáles son los personajes que sobreviven, por ejemplo, así que no se puede negar que tiene un cierto valor de rejugabilidad. El problema está en que todos los personajes están tan definidos en buenos o malos que no invita mucho. Por ejemplo, nos costó hacer que ganara "el mal", no te sale buscar un final violento, aunque tienen la opción de jugar con una Jess anti-monos y con un Bryn mata-humanos.

Lo que le pasa a Planet of the Apes: Last Frontier es que le falta más tiempo de cocción. Hay algunos elementos que son muy buenos y que están bien hecho, como la localización, los personajes y la animación de los simios. Y después hay otros elementos que se nota que no están terminados y que se han integrado de cualquier manera. Además, hay momentos, sobre todo al principio, que te sientes un poco excluido como jugador. No es que sea un desastre, si os gusta el cine os resultará una experiencia curiosa, pero tampoco es ese gran juego que imaginamos.

Planet of the Apes: Last FrontierPlanet of the Apes: Last Frontier
05 Gamereactor España
5 / 10
+
Algunos personajes muy bien creados. Un concepto atractivo. Buen diseño de los monos y de los entornos. Un gran trabajo de cámara.
-
No te convierte en jugador. Falta refinamiento técnico. Casi todos los personajes importantes sin liderazgo son buenos o malos, y a la historia le falta motivo para que escojas "el mal".
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países