Gamereactor / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands / 中國
Gamereactor
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
análisis
Figment

Figment

Domina la mente en esta aventura musical.

  • Texto: Jon Calvin

La mente humana es algo muy curioso, sus operaciones ocultas guían cada uno de nuestros movimientos, cada uno de nuestros sentimientos, y aun así sus procesos internos están a menudo envueltos de misterio. Imagina si pudieras explorar el inmenso laberinto de vías neuronales que transmiten tus pensamientos, sumergirte en la corteza cerebral y enfrentarte al miedo subconsciente que reside ahí. Ésta es la premisa de Figment, que nos presenta la oportunidad de ahondar en los rincones más profundos de la psique.

Figment es una aventura de perspectiva isométrico con un toque musical desarrollado por Bedtime Digital Games. Siguiendo el espíritu del nombre del estudio, la narrativa adquiere la forma de un cuento que se cuenta antes de ir a dormir y sigue la historia de nuestro héroe, Dusty. Como la antigua voz de la valentía, nuestro gruñón protagonista comienza una búsqueda después de haber vuelto al servicio por su siempre optimista amigo, Piper. Al parecer, la mente ha sido invadida por pesadillas y el álbum de recuerdos de Dusty ha sido robado, poniendo en marcha los acontecimientos por los que deberás viajar a diferentes áreas del cerebro en un intento de encontrar los orígenes de esta nueva amenaza.

En el fondo, Figment es un juego que trata el trauma y cómo afrontarlo. Mediante la escena de inicio, que muestra un trágico accidente de coche relacionado con una familia, se vuelve evidente que este colorido mundo oculta un significado más profundo. Este enfoque matizado para hacer frente a un tema de tal gravedad de una forma casi divertida puede compararse a cómo las emociones tales como el dolor se procesan de verdad. Los mundos imaginarios pueden ofrecer una solución al dolor y servir como salida al sentimiento de pérdida que no está ligado por las limitaciones de la realidad. De esta forma, Figment refuerza el hecho de que, como cualquier fantasía, los videojuegos pueden actuar como un sustituto de las emociones reales.

Figment

Uno de los aspectos más llamativos es su estilo artístico dibujado a mano. Invocando a la calidad surrealista de los títulos de aventuras de la época de la consola Amiga que lo preceden, el dinámico juego de plataformas con puzles de Bedtime Digital Games parece vivo y con personalidad. Con un entorno rebosante de vida, Figment fusiona con éxito su auténtica estética con su tema musical para crear un juego tan variado y original como su banda sonora.

La jugabilidad principal gira en torno a resolver una serie de puzles bien equilibrados que se centran más en las plataformas que en el combate. Armado con su leal espada, que permite dos ataques diferentes, a menudo deja a Dustin abordar las cosas de una forma más cognitiva. Eso no significa que el juego esté carente de conflictos, sólo que a veces pasa a un segundo plano para conquistar los desafíos del entorno que se encuentran en el mundo. Cada área que exploras tiene sus propias clases de obstáculos que superar, que acaban con una batalla contra un jefe. Los enemigos son criaturas de pesadillas que representan diferentes miedos y ansiedades. Estas entidades nihilistas buscan destruir la mente y sembrar el caos entre las funciones cerebrales. Evidentemente, los jefes tienen personalidades distintivas, reforzadas por el hecho de que cada uno tiene su propia canción, que él mismo toca. En esas canciones hay un toque amateur que tiene su encanto, y con esas letras, a menudo divierte, aunque a veces lo haga de forma "no intencionada".

La mecánica no resulta particularmente complicada. Recoges orbes verdes de adrenalina, una referencia a la mente en la que vives, que restauran la salud de tu personaje. También hay un sistema de niveles que no sirve para la progresión del personaje más que para ofrecer una barra de salud más larga. Cuando derrotas a las monstruosidades que plagan el cerebro, recoges endorfinas, una vez que has recogido una cantidad determinada de estas bolas grises y brillante recibes una vida. Tiene una estructura simple pero efectiva que, obviamente, centra el foco de atención en la narrativa más que en la mecánica de los personajes.

Figment

La música es una parte fundamental de Figment. Conforme avanza el juego, exploras un entorno con ritmo lleno de árboles con trompetas, casas piano y enemigos que cantan. Muchos de los puzles utilizan el sonido como instrumento y parte de la experiencia de Figment es descubrir cómo tus acciones influyen en este universo musical y en la dinámica banda sonora. Como ya hemos mencionado anteriormente, la música le da al juego un toque personal, por lo que es muy importante en relación con el tema. Como historia personal de dolor y duelo, se necesita una banda sonora auténtica y sincera para transmitir el significado. En este sentido, la originalidad del mundo dibujado a mano también puede encontrarse en la música.

Por último, Figment ofrece algo que no encontrarás en juegos triple A. Hay una inocencia adorable en su mundo y personajes con los que puedes identificarte. No hay imágenes ingeniosas o bandas sonoras producidas profesionalmente, pero es auténtico y tiene una calidad hecha a mano que a menudo no encontramos en videojuegos de esta generación. Esta atención al detalle se traduce en una representación sincera de las dificultades de la mente para lidiar con el trauma. Desafortunadamente, el fantástico hechizo de este mundo de cuento de hadas se rompe a menudo por el indeseado uso de palabrotas por parte de Dusty, no puedes evitar pensar que están fuera de lugar en comparación con el mundo. En muchos sentidos, Dusty es un antihéroe cuya reticencia a cooperar y cuyo uso indiscriminado de palabras malsonantes estropea a veces la sensación familiar e íntegra del juego. Digamos que no es exactamente Mario, pero en cambio, se encuentra entre Sonic y Solid Snake, ya que nuestra primera misión consiste en encontrar algo de hielo para la bebida, que evidentemente lleva alcohol, de Dusty.

Parecido a juegos como A Story About My Uncle, el objetivo de Figment es abordar el grave problema de la salud mental de una forma desenfadada y divertida a través de una forma de distracción que utiliza la fantasía para procesar las emociones. Consigue este objetivo y presenta una historia satisfactoria que solo se tambalea en ocasiones, ya que se desvía del foco de su coherencia inmersiva. Pone sobre la mesa temas sinceros que, desafortunadamente, no son frecuentes en los videojuegos de hoy en día y toma un enfoque sorprendentemente veraz para representar al elenco de extravagantes personajes. Te recuerda que los héroes reales no son ejemplos de valentía perfectos, sino buenas personas que se encuentran en una mala situación. Figment te ofrece la oportunidad de encontrar tu valor en un juego sincero, personal y poderoso. La mente es algo precioso, al igual que el mundo que Bedtime Digital ha creado.

FigmentFigment
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Experimentas un mundo surrealista, dibujado a mano, con puzles equilibrados y una narrativa potente.
-
A veces pierde las pautas en términos de coherencia, ya que algunos diálogos y elecciones musicales parecen estar fuera de contexto.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países