Gamereactor Close White
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
análisis
Fable Fortune

Análisis de Fable Fortune

Quizá no era el retorno esperado, pero Fable ha vuelto gracias a algunos extrabajadores de Lionhead.

Facebook
TwitterReddit

Cuando Microsoft decidió dar por terminado Fable Heroes y anunció el cierre de Lionhead Studios, la serie creada por un Peter Molyneux que ya tenía la cabeza en otros menesteres quedó totalmente huérfana. Eran ya demasiados meses deambulando por spin-offs muy criticados como el propio Heroes o el juego de Kinect, Fable: The Journey, que terminaron por sentenciar al proyecto que recogía todas las esperanzas, un Fable Legends que nunca llegó a salir.

Sin embargo, prácticamente de la nada surgió una propuesta que convenció a Microsoft. Un grupo de extrabajadores de Lionhead se reagrupó en torno al estudio independiente Flaming Fowl y logró convencer al gigante de que les licenciara su franquicia para hacer un juego de cartas en el que estuviera representado su universo. Con Fable Fortune tenían la opción de recuperar la marca y de atraer a un nuevo tipo de público, todo sin realizar un gasto tan elevado como el que exige un juego de acción y rol.

Su propuesta es bastante parecida a Hearthstone: Heroes of Warcraft. Se basa en el enfrentamiento directo entre dos jugadores (uno puede ser la CPU), partiendo de un mazo en el que destaca un héroe principal a elegir entre Marshal, Miracle, Crimson, Barter, Temple y Sand. Cada uno pertenece a una clase (caballero, alquimista, cambiaformas, mercader, enterrador y profeta). El resto de cartas se pueden escoger una a una o con un selector automático.

Fable Fortune

Cada jugador empieza la partida con 30 puntos de vida que marcan la derrota. A partir de ahí, cada cual va sacando sus cartas generales o especiales de héroe según su estrategia, teniendo en cuenta el precio en monedas de oro que cuesta cada acción, algo así como el equivalente al maná. Pero a diferencia de juegos como Magic en versión tradicional, aquí las monedas de oro crecen una por ronda de forma automática, no dependen de la suerte en las cartas, así que el ritmo no se corta. Hay otros elementos tradicionales del género como el mareo de invocación o la puntuación de ataque y vida por cada personaje. El sistema de protección es un aspecto diferenciador. En cada turno, el jugador puede usar su héroe para atacar o, por una moneda, para crear un escudo que proteja a cualquier personaje.

Aunque lo que más nos ha gustado y lo que hace que te sientas realmente en Fable es el sistema de moralidad. En Fable Fortune, regularmente se da al jugador la opción de cumplir una tarea (juega tres cartas, ataca dos veces y cosas así), y si lo hace, gana como premio una carta a escoger entre dos: una de karma positivo y otra de karma negativo. Al escoger, además de ganar su efecto para su mazo, el personaje se transforma físicamente hacia algo más celestial o más demoníaco y comienza a rellenarse un medidor. Si logra llenarlo entero por un extremo u otro, empezará a robar cartas de más calidad.

Fable FortuneFable Fortune

El truco está en que la carta que mejor viene no siempre es la que conviene para seguir rellenando el medidor. Además, hay personajes a los que le pegan más las de un signo u otro, es decir, que tienen tendencia a caer hacia el bien o hacia el mal. Aunque son muy pocas las cartas exclusivas de cada uno, así que nos hubiera gustado ver más de este tipo, sobre todo de personajes especiales del lore.

Lo que sí tiene son bastantes opciones de juego. Tras varios meses en beta, el estudio ha ido reuniendo todo tipo de modos 1vsCOM, 1vs1 y un reciente 2vsCOM. Hay batallas libres y también un modo historia, aunque se echa en falta un modo arena como tal para los enfrentamientos y una ampliación del modo historia a todos los héroes. No cabe duda de que, si los ingresos acompañan, llegará. El formato de distribución general es free-to-play, y ofrece una buena cantidad de contenido para ese arranque. Sin embargo, quienes quieran ir a más y pagar van a encontrarse con unos precios elevados.

Fable FortuneFable FortuneFable Fortune

El mayor punto débil de este juego es que, excepto el karma, no tiene ningún elemento de gameplay propio. Toma muchísimo de otros juegos de cartas, especialmente de Hearthstone. Quienes tengan experiencia con el título de Blizzard no van a tener problemas para adentrarse en esta propuesta, y aunque eso pueda parecer bueno, en realidad siempre la duda sobre para qué cambiar de juego si ya estás cómodo con el otro.

Solo quienes sean fan de Fable van a encontrar estímulos para cambiar de uno a otro. Porque la licencia de Lionhead sigue teniendo un gran atractivo. Por su mundo en general, por sus personajes, que además han quedado muy bien recreados en el diseño de cartas, y por una banda sonora excelente que acompaña estupendamente durante las partidas.

Fable Fortune tiene potencial para convertirse en un gran juego de cartas digital, pero necesita que los jugadores le den una oportunidad y eso no va a ser fácil. Tiene buen ritmo, es muy llamativo y además es free-to-play, así que los usuarios de PC y Xbox One que quieran probarlo lo tienen fácil. Pero conseguir que dejan Hearthstone de lado va a ser un gran reto.

Fable FortuneFable FortuneFable Fortune
07 Gamereactor España
7 / 10
+
Ese aroma a Fable. Un free-to-play bien planteado. Su sistema de karma. Un diseño brillante.
-
Tiempo de carga pesados. Los micropagos son caros. Algunas cartas especiales.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países