Gamereactor Close White
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
análisis
Overcooked 2

Análisis de Overcooked 2

Esta cocina es un delicioso infierno.

Facebook
TwitterReddit

Qué sabrosa sorpresa la que nos dio Ghost Town Games hace ya más de un año. Overcooked! nos pilló de imprevisto, nos dio un sartenazo de diversión y nos puso una guarnición con la que terminó de engancharnos sin remedio. Un juego de lo más sencillo, pensado para que cualquiera pudiera acceder a él y disfrutar de su propuesta; pero también con ganas de sacar lo peor de la cooperación con cada comanda que aparecía por pantalla.

Lo que este estudio puso sobre la mesa fue un plato de los que sorprenden cuando les clavas el tenedor. Por eso, el anuncio de su secuela no fue más que ese picoteo que te dan para ir abriendo apetito de cara al gran plato, a la estrella del almuerzo. Overcooked 2 llega el 7 de agosto dejando que su olor empiece a adueñarse de nuestro olfato; pero nosotros ya le hemos dado muchos bocados y no hacemos más que repetir. Es tanto o más adictivo que su predecesor.

Estamos ante una entrega que se apoya en eso de que más es mejor. El primer juego contaba con unas mecánicas sumamente sencillas que aquí se heredan: se reciben comandas que se deben cumplir reuniendo ingredientes, mezclando, cortando, hirviendo, friendo o lo que requiera el plato en cuestión, para después entregarlo antes de que la paciencia del comensal se agote y se marche con un buen cabreo. Hereda el estilo a nivel artístico, visual y sonoro, lo que provoca que resulte simpaticote a primera vista por eso de ver a gatetes y ratoncitos cocinando; pero es duro como él solo cuando te adentras en él. Todo se ha magnificado, desde la complejidad de las recetas hasta el caos que reina en cada cocina.

Overcooked 2

Porque trabajar en una cocina normal puede ser interesante, pero hacerlo en una que flota a más de 20 metros de altura y se cae por culpa de una tormenta, o en otra que tiene portales de teletransporte, es mucho más emocionante. La locura impera en cada momento y se acrecenta a medida que se avanza en el juego, como también la más que necesaria comunicación entre jugadores.

Overcooked 2 está pensado para jugar en cooperativo. Sí, cuenta con una campaña principal con una historia de panes de ultratumba de lo más rocambolesca y se puede disfrutar de ella en solitario; pero lo que hacía magnético al primero era lo bien que funcionaba con una o más personas cerca con un mando entre las manos, y eso es lo que hace a esta segunda entrega un plato de gourmet, que explota aún más la necesidad de cooperar y de coordinarse para superar cada nivel.

Los chefs que viajáis en ese bus todoterreno por todos los terrenos diferentes que dicta la historia principal no tenéis que ser unos curtidos veteranos en esto de los videojuegos. Esta experiencia es tremendamente accesible, pero cuenta con una curva de aprendizaje y dificultad que requiere empezar desde cero para coger bien el ritmo de juego. Adentrarse en

él a través de alguno de sus niveles más avanzados es el camino más corto hacia la frustración como jugador y como cocinero.

Overcooked 2Overcooked 2Overcooked 2

Se nota que sus responsables han querido ahondar un poco más en la profundidad de mecánicas, y es algo que se siente desde el primer instante en el que se juega. Además de las dos básicas -X para coger/soltar, Cuadrado para cortar o usar- ahora se ha añadido el Círculo para acelerar al personaje y otro uso al Cuadrado para lanzar los ingredientes (por si no ha quedado claro, hemos jugado a la versión de PS4). Teniendo estas dos novedades, el estudio se ha permitido experimentar mucho más con el diseño de las cocinas, ahora hay muchos más elementos en estas que generan situaciones más complejas, y que a veces pueden ser demasiado para los menos acostumbrados a los videojuegos.

Estas novedades son algo que pone en peligro parte de la magia del primer juego. Se vuelve necesario aprender a moverse con mayor soltura para poder afrontar las situaciones más complicadas, lo que supone una fuerte barrera a quienes tienen menos experiencia con un mando. Como decíamos antes, hay que empezar desde el principio para asimilar bien los conceptos, pero sobre todo para saber trabajar en la cocina. Las mecánicas se aprenden rápido y se manejan más o menos bien en pocos minutos; no obstante, saber satisfacer las necesidades de la clientela ya es guiso de otro plato.

Los primeros niveles pueden ser un completo paseo para los que provengan del juego anterior, pero en un par de horas la cosa de va complicando más y más con los nuevos platos y utensilios de cocina. Consiguiendo las mejores puntuaciones, es decir, generando buenas propinas por entregar los platos rápido y consiguiendo todas las estrellas de cada nivel, se puede acceder a varios niveles extra que disparan la dificultad hasta las nubes. En nuestras primeras partidas, llegamos a uno que todavía no hemos podido superar tras toda la experiencia que llevamos entre fogones. No son para pinches de cocina precisamente.

Overcooked 2

Todo, desde la campaña hasta el modo arcade, está planteado de forma que se puede jugar en solitario, cambiando entre los dos cocineros a golpe de botón. Este planteamiento era una de las asignaturas pendientes del primer juego, ya que su diseño se volcaba por completo en el multi local, y aquí se sigue notando la diferencia muchísimo. Las acciones como cortar o freír son algo más largas cuando solo juega uno, de forma que se puede alternar para hacer tareas en paralelo; pero la experiencia es algo que queda muy lejos de la diversión que brinda juntar a varios aspirantes a cocineros frente al televisor.

El énfasis en esta opción de juego, la del multijugador local, es tanto que hasta se brinda la opción de que dos personas compartan un mismo mando. El control se divide en dos, de forma que cada uno puede operar con total libertad con solo una mitad. Al principio puede resultar algo ortopédico, pero los que no tengan las manos demasiado grandes pueden acostumbrarse rápidamente y permitir partidas a 4 con tan solo tener dos mandos. Original es, cuanto menos, y muy útil a la hora de hacer que la cosa sea más loca todavía.

Hay una opción que echamos en falta en el primer juego y que con Overcooked 2 se ha solventado. Esta vez contamos con multijugador online para compartir cocina con compañeros de cualquier punta del mundo y, aunque no hemos podido probarlo demasiado

por falta de jugadores (algo normal en estos momentos), las pocas partidas que hemos disfrutado nos han mostrado un rendimiento bastante fluido. El único problema que hemos tenido ha sido el de la comunicación, ya que no es lo mismo jugar con alguien que está a kilómetros de distancia que con una persona a la que puedes dar un codazo en el sofá, sea tanto cooperando como compitiendo.

Overcooked 2Overcooked 2

Seamos francos, jugar en serio puede ser muy exigente y satisfactorio; pero hacer trastadas también le da un plus bastante interesante. Hacer cosas como coger el extintor para apagar fuegos por ollas que echan a arder y, de paso, tirar a tus amigos con la espuma al vacío; o tirarles los ingredientes a la cara mientras cortan para molestarles es caldo de cultivo para risas y para algún que otro cabreo cuando se incordia a los cocineros más exigentes. No importa el enfoque que se le dé ni el tipo de partida que se quiera jugar, siempre hay tensión ante los pedidos y un intento de cooperación que durante las primeras partidas suele acabar en un desastre del que reírse.

Pero poco a poco se aprende, y el tiempo de cocción del arroz, el trabajo con la harina y las frituras se dominan. Los platos de sushi salen mucho más rápido y las hamburguesas (nuestras auténticas némesis) salen solas. Algo hace "clic" en algún momento en toda la mentalidad del grupo, jugar con varios es siempre lo más recomendable, y la cocina empieza a funcionar como una de verdad. Es posible que se caiga a pedazos, que pasen coches por ella y te puedan atropellar, pero los platos salen porque el equipo por fin se compenetra.

La coordinación es fundamental y la comunicación constante. Si ambas funcionan, las partidas se convierten en algo exigente, divertido y plenamente satisfactorio. Conseguir las 3 estrellas en ese nivel enquistado es un placer a la altura de las mejores recetas, aunque nosotros seguiremos teniendo esa espinita clavada con el primer extra que, por razones que desconocemos, todavía no somos capaces de superar. ¿Nos faltará experiencia con los fogones?, ¿un mejor equipo de cocina? Dominamos las mecánicas básicas y llevamos un buen ritmo con el juego, pero hay retos que todavía requieren más y demuestran que se puede hacer y exigir mucho con unos conceptos la mar de sencillos.

Overcooked 2 es un plato de cocina sabroso y muy bien hecho. Parte de unos ingredientes muy sencillos, pero los sabe combinar y cocinar con los tiempos adecuados para ofrecer algo con lo que chuparse los dedos. El primero era muy bueno para partidas con amigos, este lo supera en todos los sentidos y lo hace aún mejor. Tiene una dificultad más elevada para darle algo de picante y algunas mecánicas que hacen la receta más compleja; pero con un resultado muchísimo más jugoso. Como le deis un bocado, querréis repetir.

Overcooked 2Overcooked 2Overcooked 2
09 Gamereactor España
9 / 10
+
Rápido de entender y difícil de dominar; divertidísimo en cooperativo y con amigos en casa; tan sencillo que engancha con solo un par de partidas.
-
El modo para un jugador sigue siendo menos interesante que el multi; menos accesible para jugadores novatos.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países