Gamereactor Close White
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
análisis
My Memory of Us

Análisis de My Memory of Us

Un juego sobre la amistad en las circunstancias más extremas.

  • Texto: Piotr Pisiewicz
Facebook
TwitterReddit

Desde que vimos el nuevo trabajo de Juggler Games por vez primera, llamó nuestra atención de inmediato. My Memory of Us entra por los ojos como una propuesta sencilla pero poderosa, por los oídos con su preciosa música, y por las manos por sus puzles diversos. Pero, ¿estaría el juego final a la altura de nuestras primeras impresiones? Ya hemos tenido ocasión de comprobarlo.

La aventura arranca en la era actual, en un paseo desde el metro hasta la biblioteca, pero poco después somos transportados a una ambientación prebélica. Una vieja fotografía que sale de un libro tiene la culpa, provocando que el librero se ponga a contar una historia sobre un par de amigos que se conocieron en su infancia en tiempos de guerra. Porque, ¿sabéis? La guerra no hace excepciones con los niños.

El encantador anciano de gorra roja cuenta un relato que podían haber vivido los abuelos o bisabuelos de muchos de nosotros, y su historia está protagonizada por dos personajes sin nombre, un niño y una niña. Así, experimentamos momentos del día a día justo antes de la guerra, como ir de cena con el abuelo de la niña, cantar y bailar en un bar e incluso ayudar a la gente con cosas pequeñas pero de gran significado (por ejemplo, sirviendo el vino). La vida sigue su curso a su ritmo, pero algo se nota en el ambiente. Los tiempos despreocupados de la juventud se ven interrumpidos por el sobrecogedor ruido de las sirenas y el cielo se cubre de humo y aviones.

My Memory of Us

Corremos al refugio para alcanzar una superficie que ya es un mundo totalmente distinto al que conocíamos. Las calles están dominadas por robots soldado, los ciudadanos expresan terror y pena en sus rostros y los edificios se derrumban a causa de las bombas. ¿Se puede poner peor?

El juego se presenta en pantalla con una peculiar paleta de colores: blanco y negro, escala de grises y rojo. Más allá de la gorra del viejo, en My Memory of Us el color carmesí es una característica distintiva que desde el principio de la partida va mostrando elementos destacados o interactivos y que ayuda a encontrar la solución. También sirve para distinguir y separar bien a los habitantes de "la clase inferior", que descubrimos cuando nuestra amiga se ve sometida al proceso de la coloración escarlata. Así, "los Rojos" son objeto de burlas, la gente se mete con ellos y los soldados les prohíben acceso a ciertas zonas.

¿Te suena de algo? Si bien no aparecen por ningún lado las palabras "judíos" o "nazis", las connotaciones son más que obvias. En lugar de soldados reales, Juggler Games ha empleado un ejército robot para enfatizar el aspecto desalmado e inhumano de los invasores, para resaltar al enemigo con un trazo grueso y para evitar asociaciones con naciones particulares. No solo los ocupantes, sino también los protagonistas. No sabemos de dónde vienen ni quiénes son. El lenguaje de los robots es simbólico y chirriante, mientras que el nuestro son canciones, sílabas y otros sonidos más agradables, pero sin referencias explícitas. Y con el entorno nos comunicamos mediante imágenes que, digamos, son inteligibles para todo el mundo, sin importar las diferencias culturales.

My Memory of UsMy Memory of Us

Cuando nos quedamos solos empieza la misión más evidente: encontrar a nuestra amiga y pasar tiempo con ella. Nadie habla de salvación, liberación o escape. Somos niños, queremos jugar juntos y, de todos modos, no acabamos de comprender la situación del todo. Lo único que sabemos es que los robots son malos, hablando de la forma más eufemista.

Resolviendo numerosos puzles de lógica, los dos personajes jugables se van separando y reuniendo, compartiendo habilidades cuando van juntos. El chaval se puede colar como una serpiente y la chica puede correr más, y cuando están juntos, de la mano, tienen la ocasión de compartir y combinar esas destrezas. Resulta bastante impactante, por cierto, ver a estos dos niños cogidos de la mano, corriendo a través de una ciudad arrasada por la guerra.

My Memory of UsMy Memory of Us

Cada uno de los 18 capítulos del juego empieza y termina con una descripción de la situación recordada por el narrador. A cada rato el hombre habla de "aventura", "misiones" e incluso "diversión", y esta última palabra sigue siendo relevante, por dura que sea la situación, cuando toca robar medicinas para la gente, colgar pósteres por todo el barrio o liberar a los habitantes de la miseria. Siempre es mejor reír que llorar.

Realizando diversas tareas y resolviendo puzles, solo nos movemos en una dirección: hacia delante. El juego es completamente lineal; no te puedes perder ni dejar pasar un encargo. Lo que sí puedes, sin embargo, es obviar unas páginas de recuerdos coleccionables que hay repartidas por el mundo en guerra. Cada una describe hechos de los tiempos de la Segunda Guerra Mundial, presentando sus características de forma breve. Nos gustan los juegos que aportan un toque histórico (siempre que sea adecuado) y que hacen hincapié en los valores educativos, y My Memory of Us lo hace de una forma elegante y discreta.

El nivel de dificultad de los puzles de lógica también es variado: ni demasiado difícil, ni aburrido de fácil, pero hubo algunos momentos en los que tuvimos que pensar dos veces para dar con el quid de la cuestión. Una atracción adicional es una especie de minijuego en los momentos de huida (en el coche o en la bañera) en el que los controles son muy buenos y recuerdan a los mejores años de las recreativas. Por el contrario, el jefe final (que no vamos a destripar aquí) nos resultó bastante frustrante... lo que a su vez aumentó la satisfacción al vencerlo por fin.

My Memory of UsMy Memory of Us

Toda historia llega a su fin y lo mismo pasa con My Memory of Us. Hay algunos giros y sorpresas en la trama, y las memorias que se van desvaneciendo se ven despertadas por la intensa experiencia que es el infierno bélico pero contada de una forma accesible, casi infantil, apta para jugadores más pequeños. De hecho, quizá el jugador más maduro se aburra un poco con la narración estática, pero tiene sentido para todos los públicos.

Sin bugs ni errores que arruinaran la partida, deseamos seguir jugando después de cada episodio, y los logros sirven para ampliar las horas de juego. Por último, queremos volver a destacar la música compuesta por Patryk Scelina; cinematográfica, sensible y muy acorde con cada escena, conforma una banda sonora maravillosa.

En resumen, Juggler Games ha creado una representación muy accesible de la Segunda Guerra Mundial, que es apropiada hasta para los más pequeños. Desde la música hasta los retos y rompecabezas de dificultad variable, pasando por sus expresivos colores, todo aporta para que este viaje por los recuerdos sea divertido y memorable.

08 Gamereactor España
8 / 10
+
Preciosa música, puzles variados, realidades de la guerra bien ilustradas, apropiado incluso para los más pequeños, referencias a personajes y sucesos reales de la Segunda Guerra Mundial.
-
La narrativa resulta tediosa, hay algunas conexiones extrañas entre capítulos.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países