Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
ANáLISIS DE USUARIOS

Super Hexagon

Super Hexagon es un juego que tiene mucho mérito. Mucho mérito porque es un juego al que las por lo menos 50 primeras partidas que juegues es probable que no dures más de 10 segundos, y sin embargo, contra toda lógica, mi mando está aun intacto y no estampado contra la pared. Porque sus gráficos son apenas unas pocas líneas y polígonos de colores; tu "personaje", no más que un pequeño triángulo que se mueve de un lado a otro.

El planteamiento es muy sencillo: tu triángulo es capaz de rotar en torno a un hexágono que hay en el centro de la pantalla. Hacia ese hexágono irán avanzando lineas que, si llegan a tocar el triángulo suponen un "game over" inmediato y fulminante. Pero siempre hay huecos, siempre hay algún sitio por donde escapar. Todo esto sería bastante soso si no fuese porque va acompañado de una excelente música de estilo chiptune (machaconca, pero es realmente lo que le va bien) y todo en el juego pasa al ritmo de estas melodías. Bueno, entonces es cuestión de rotar tu ¿nave? hasta la posición donde esquivas la siguiente oleada de ¿enemigos?.

Fácil, ¿no?. Unas narices. La gracia de todo esto es que sucede a una velocidad endiablada. Tanto, que al principio pensarás que es imposible, que te tienes que haber equivocado con los controles (al fin y al cabo ¿cómo vas a esquivar todo eso usando solo las flechas?) o que has puesto el juego en modo ultra difícil sin querer. Pero no, el juego es así. Te pones a jugar y mueres una vez. Y otra, y otra... Pero ya ves que en vez de los 4 segundos de las primeras veces consigues llegar hasta 10, después 15 ¡oooh! Al final acabas entrando en un estado de "trance". Se sucede una partida detrás de otra, pero... llega un momento en que estás jugando y te pones a pensar en tus cosas. Y de repente te empiezas a dar cuenta de que la música de fondo es ligeramente distinta de lo que venias escuchando hasta ahora. Y la voz de la chica que anuncia tu progreso acaba de anunciar con un "excelent" que acabas de superar tu anterior marca. Entonces despiertas, te concentras, te pones nervioso y acabas estrellándote en otros 3 segundos. ¿Cómo he batido el record si casi ni estaba mirando?

Bueno, es que al final Super Hexagon ha resultado ser un juego de seguir el ritmo y aprenderse patrones. Todo lo que pasa en pantalla está perfectamente sincronizado con la música y, aunque es pseudo-aleatorio (menos mal, como hubiera que empezar siempre del mismo punto perdería muchos puntos) en realidad son distintos patrones que se repiten, siempre con el mismo trozo de la canción, y que se pueden llegar a memorizar. Con esto es normal que a veces parezca que está jugando el subconsciente.

Se le puede reprochar no tener más niveles, en realidad solo tiene 3 (más sus versiones hyper) que en teoría se podrían superar en 1 minuto cada uno (ni de coña). ¿Por que no ponerle algún nivel más, con un poquito menos de dificultad para empezar?
En fin, Super Hexagon no es un juego para todo el mundo, tiene una barrera de entrada bastante alta y para la que hace falta mucha paciencia para superarla. Pero si lo consigues, estarás enganchado a un juego simple como pocos, y te preguntarás ¿como es posible?

Nota media: 8/10
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10