Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
ANáLISIS DE USUARIOS

The Last of Us

Cuando el año pasado me enteré de la existencia de The Last of Us, luego de ver el gameplay de la E3, pensé que sería un juego bueno y que quizá me gustaría. Nunca imaginé que el juego fuera tan bueno, sinceramente, nunca me lo esperé. Y acá está, The Last of Us, una maravilla creada por Naughty Dog, empresa que nunca decepciona, y con este juego demuestra lo que es capaz de hacer.

The Last of Us transcurre en el año 2033, dos décadas después del comienzo de una extraña infección que convierte a las personas en terribles monstruos. Controlaremos a Joel, un hombre que se gana la vida como puede haciendo contrabandos. Spoileando un poquitín, en el principio nos encargan en llevar a una niña de 14 años llamada Ellie (la segunda protagonista) hacia los Fireflies, una organización que busca de cualquier forma encontrar una vacuna contra la enfermedad. Superficialmente, la trama se basa en llevar a Ellie hacia la organización antes mencionada, pero suceden tantas cosas durante la historia que se profundiza mucho más de lo que se aparenta.

Es la clásica historia de los dos personajes que no comienzan cayéndose muy bien, pero a medida que avanza la historia, cada uno se hace un hueco en el corazón del otro. Joel es un hombre maduro con aspecto cansado y viejo, que al principio se muestra como un completo hipócrita ante la situación. Mientras que Ellie es una joven valiente que no dudará ni un segundo en proteger y cuidar a quienes ama. Tanto Joel como Ellie me encantaron, son unos personajes fascinantes.

Otra de las cosas que me gustaron mucho fue el hecho de que, en realidad, no hay "buenos" ni "malos" en este mundo post apocalíptico. Joel no es ningún héroe, es un hombre normal que sólo intenta sobrevivir y proteger a sus seres queridos. Los cazadores lo único que buscan es sobrevivir, a pesar de sus terribles formas, y los Fireflies sólo intentan buscar una cura para la enfermedad, aunque terminan destruyendo más de lo que intentan salvar.

Argumentalmente el juego es excelente, la historia me encantó, está muy bien desarrollada, es interesante, tiene mucho gancho y nos deja pensando un tiempo en lo que ocurrió una vez que lo hayamos ganado por primera vez. Una de las cosas por las cuales me encanta la historia es la emotividad, contiene varios momentos puramente emotivos que, a algunos se les escapará un lagrimón y a otros se les mojarán los ojos (como fue en mi caso), todo depende de la sensibilidad del jugador. La trama de The Last of Us avanza lenta pero satisfactoriamente, tomándose su tiempo de manera que la experiencia sea aún mejor.

El sistema de juego se basa a lo visto en Uncharted, pero es modificado con la inclusión del sigilo, en donde en varios momentos podremos elegir el sigilo y pasar desapercibidos o mandarnos directamente contra los enemigos. En algunos momentos estamos obligados a combatir directamente, pero en otros será conveniente realizar todo sigilosamente, ya que la munición escasea y cada bala cuenta. La duración me convenció, The Last of Us es un juego largo en esta época de los videojuegos, me tomó 16 horas y media superarlo por primera vez.

The Last of Us es un juego lineal, pero tiene muchos momentos de exploración, en donde se pueden encontrar tanto recursos, como municiones, y hasta notas que hacen un poco más entretenido el largo y peligroso viaje de Joel y Ellie. Estas notas se encuentran por todos los escenarios, y son pequeños relatos de supervivientes, como un hombre que se arma su propio hogar en unas alcantarillas, un niño que no entiende la trágica situación de la humanidad, unos estudiantes atrapados en un campus en donde la ayuda militar no llega, entre varias otras más.

La fabricación es muy importante para sobrevivir al peligroso mundo de The Last of Us. Durante los escenarios encontraremos recursos que nos servirán para fabricar distintos elementos, que pueden ser botiquines, dagas, bombas, etc. Todo los recursos los tiene Joel en su mochila, la cual puede ser revisada apretando el botón Select, pero tendremos que estar seguros de que no hay amenazas cerca, pues la fabricación se hace in-game. Joel puede ser mejorado con píldoras, las cuales al llegar a una determinada cantidad, se puede aumentar la salud, el radio de escucha, el tiempo de fabricación, entre otras cosas.

Las armas están muy bien diseñadas, van desde una simple pistola hasta un lanzallamas, las cuales van siendo encontradas a medida que avanza el juego. ¿Cuál es la mejor para usar? El jugador debe saberlo para cada tipo de situación, pues en algunas será conveniente tal arma, y en otras, otra. Las armas también pueden ser mejoradas con las piezas que nos encontramos. Las mejoras varían según el arma, y algunas tienen más opciones de mejoras que otras.

Los controles son simples y cómodos, aunque me hubiera gustado un poco más el sensor de movimiento del Dualshock. Lo único que se puede hacer, que es inclinado el control hacia la derecha, es recargar baterías en la linterna. El uso de dicha linterna es fundamental para zonas oscuras, pero hay que tener cuidado, ya que puede revelar nuestra ubicación a los enemigos.

Además de enfrentamientos y tiroteos, hay varios puzzles para resolver. Lamentablemente son muy repetitivos, simples y muy sencillos de resolver, que tampoco demuestran ingenio alguno. Podría decir que es de lo peor que tiene este maravilloso juego.

The Last of Us ofrece cuatro niveles de dificultad, que son: Fácil, Normal, Difícil y Superviviente. Hay que tener en cuenta que a medida que el juego sea más difícil, los recursos y la munición escasearán más, y la verdadera experiencia del juego se vive en Superviviente, el cual nos obliga a trabajar un poco más con el sigilo.

El apartado técnico es excelente, Joel y Ellie cuentan con un nivel de detalle muy bueno, y el cuidado y aspecto de los escenarios es igual de excelente, con un acabado genial que de verdad parece tener veinte años de abandono. Hay escenarios que, acompañados por la situación y la excelente música, son hermosos. Creo que nunca vi mejores gráficos en cinemáticas como en The Last of Us, cada detalle está muy bien cuidado y el modelado es sobresaliente. Una pena que los gráficos in-game no sean los mismos que los de las cinemáticas. A pesar de ser muy buenos, se pueden apreciar varias texturas que no están al alcance.

Los gráficos son de vital importancia en los momentos más emotivos, las caras de los personajes nunca transmitieron tantas emociones en un videojuego, y eso es algo que me encanta. En algún punto tenía que pecar este fantástico juego, y es en la IA, pero de los enemigos humanos nada más. La inteligencia artificial de los infectados está muy buena, y reaccionan de manera realista a las distintas situaciones, pero a veces los enemigos humanos ni siquiera se percatan de ver a un compañero muerto en el suelo, aunque por suerte sólo me pasó un par de veces.

The Last of Us intercala momentos de infectados y momentos de enemigos humanos. Los enfrentamientos con los segundos mencionados son mejores en términos jugables, ya que nos permite desarrollar nuestras propias tácticas y varían durante la historia. Pero no quiero decir que los enfrentamientos con infectados sean malos, para nada. A pesar de que no hay muchas alternativas, los infectados se muestran más agresivos y, como no piensan, engañarlos es más fácil. Eso sí, un paso en falso y se te tiran todos encima, hay que tener cuidado. Hay tres tipos de infectados: los clickers, llevan muchos años infectados, son ciegos debido a los hongos de la enfermedad que le destrozaron el cráneo, y tienen un oído muy agudo, siendo mortales si estamos demasiado cerca; los runners llevan poco tiempo infectados, son rápidos, pueden vernos y sus ataques en grupo son muy peligrosos; por último, los bloaters llevan más de diez años infectados y tienen hongos por todo el grupo, lanzan esporas y, si estamos muy cerca, nos ejecutan partiéndonos la mandíbula....brutal.

Obviamente, la gran campaña es la base de The Last of Us, pero tiene un interesante multijugador, del cual voy a hablar ahora. En el multijugador debemos elegir dos bandos: los Cazadores o los Fireflies. Cada viaje dura un total de doce semanas in-game, y cada partida representa un día. Algo que me gustó mucho es que no es el típico modo online de ahora que se basa en la acción desenfrenada, si no que fomenta el trabajo en equipo para sobrevivir, en donde tendremos que ir siempre en grupo y conseguir provisiones para nuestro clan. El multijugador no es tan limitado como parece, pues también podremos fabricar los mismos objetos que los de la campaña principal, y también se pueden mejorar nuestras armas con las piezas que encontremos por el escenario.

Mención de honor para la excelente banda sonora, compuesto por el genial músico argentino Gustavo Santaolalla. Sinceramente, la banda sonora de The Last of Us me encantó, toca las melodías en el momento justo, poniéndonos tensos en algunas partes y emocionándonos en otras. Los actores de voz, impecables, geniales, me gustaron mucho, además de que participa el gran Nolan North (quien interpreta a Nathan Drake en Uncharted) para darle vida a David, uno de los antagonistas.

+ Historia espectacular y profunda
+ Gráficos excelentes
+ Actuaciones de voz y banda sonora geniales
+ Excelente jugabilidad

- La IA a veces falla y no responde correctamente
- Los puzzles son repetitivos y muy sencillos

Una obra maestra, un juego espectacular podría ser la mejor definición para The Last of Us. Compra obligatoria para cualquier propietario de una PlayStation 3. ¿No tenés PS3? Pedísela a algún amigo, porque este juego vale la pena. Las emociones y sentimientos que se experimentan son únicos. Este es un juego que ningún gamer debe dejar pasar. Una auténtica maravilla en el final de esta gran generación.

Nota media: 9/10
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10