Español
Gamereactor
análisis
Animal Well

Análisis de Animal Well

El desarrollador en solitario Billy Basso nos ofrece esta aventura intimista, bellamente ejecutada y original.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Es difícil seguir el calendario de lanzamientos en videojuegos. Bueno, difícil no. Más bien es imposible. Hay tantos juegos que llegan a manos de los jugadores cada día que harían falta varias vidas para completar únicamente los juegos en una generación de consolas. Además, en los últimos años nos hemos acostumbrado a eventos y presentaciones de las grandes editoras y fabricantes que nos ofrecen una batería inmensa de títulos, grandes y pequeños, que llegan en cuestión de semanas o meses, a veces incluso días (u horas). No estoy justificando en absoluto mi error por haber pasado por alto Animal Well en sus apariciones previas al lanzamiento, pero me genera muchísima inquietud pensar en cuántos juegos tan exquisitos como este se pueden quedar lejos del foco. Al menos hoy puedo redimirme con Animal Well.

Animal Well

Animal Well ha sido un proyecto personal desarrollado por completo y desde sus cimientos por Billy Baso. El desarrollador creó el motor desde cero, los diseños de personajes, todos los niveles, las mecánicas de juego, el escenario, los efectos de iluminación y hasta los ruidos de los animales. Una hazaña que le ha llevado más de siete años, para condensar una historia que cabe en apenas 40MB de almacenamiento en tu disco. Vaya por delante que el juego tiene, además de un diseño pixelado precioso, un rendimiento excelente, y se presta estupendamente a la opción portátil de Nintendo Switch.

Animal Well es un metroidvania de puzles en el que avanzamos por una caverna en penumbra mientras nos cruzamos con extraños seres y trataos de ascender por un pozo... O al menos es lo que parece en las primeras partes del juego. Porque como bien dijo su creador, Animal Well es un juego por capas. Primero está la parte de sistemas de juego, después hay una capa de ambientación, y luego está la tercera parte, mucho menos evidente, que desentraña una historia bastante más profunda.

Publicidad:
Animal WellAnimal Well
Animal WellAnimal Well

No soy el mayor fan del género metroidvania, pero lo cierto es que he encontrado pocos momentos frustrantes en Animal Well y la partida siempre fluye. Los puzles son desafiantes, tanto por su resolución en coordinación con el entorno como en complejidad al ir introduciendo las diferentes herramientas que encuentras en los cofres, pero en ningún momento sientes que son irresolubles. Normalmente basta con probar otro camino para encontrar rápidamente la forma o el uso adecuado de la herramienta que te permite seguir. Y en cuanto a las herramientas, hay algunas que dan una vuelta de tuerca a los sistemas habituales que vemos en otros juegos similares. Unos petardos que pueden aturdir a algunas criaturas y, al mismo tiempo, iluminar una zona oscura para encontrar el camino. ¿El problema? Tienes una cantidad muy limitada de ellos y solo los puedes encontrar en zonas concretas, bastante distantes entre sí.

Y si no te sirve una herramienta... prueba con otra, porque el juego te permite experimentar y buscar de una forma más o menos creativa como avanzar. Estoy seguro de que el uso del disco en ciertas partes me ha permitido escalar por sitios mucho antes de tiempo, pero esa es también la magia de Animal Well. En su sencillez es brillante, y la sensación al resolver el puzle de la sala a tu manera es tan satisfactoria como cuando te "saltabas" el puzle de un santuario en Tears of the Kingdom. Sí, ese es el nivel.

Publicidad:
Animal Well

Todo esto también acompaña a un control de juego afinado al extremo. Un botón de salto, otro de acción, otro para el uso de los objetos y tu pericia a los mandos. Todo se puede resolver con movimiento y el uso del entorno, y aunque a mí me ha llevado algunas horas más, estoy seguro de que se puede terminar una primera vuelta en unas 4-5 horas, la primera vez. Digo la primera porque el juego contiene además un aliciente extra para los 'completistas' con una buena dosis de coleccionables en forma de huevos, que suelen estar ocultos detrás de los puzles más ingeniosos de todos. Quizá, como uno de mis pocos puntos a mejorar en un parche sería añadir más ranuras de guardado, para así haber podio probar más mi teoría del "salto de rutas" sin tener que terminar el juego al completo. Eso, y quizá una banda sonora. Los sonidos del pozo (y de sus habitantes) crean una atmósfera excelente, pero quizá con una banda sonora ambiental minimalista, el conjunto habría quedado redondo.

Animal Well no solo es uno de los mejores indies de este año, es también un recordatorio para abrirnos como jugadores y salir fuera de nuestra zona de confort, de elegir juegos diferentes y apoyar nuevas ideas en estos tiempos en los que los vectores para los juegos son más económicos que lúdicos. Animal Well es un juego con mucha alma, y para mí la sorpresa de este mes de mayo.

09 Gamereactor España
9 / 10
+
Controles pulidos. Diseño excelente. Arte e iluminación bellísimas. Una historia emotiva.
-
Se echan de menos algunas funciones de menú. Merece una banda sonora
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

0
Animal WellScore

Animal Well

ANÁLISIS. Autor: Alberto Garrido

El desarrollador en solitario Billy Basso nos ofrece esta aventura intimista, bellamente ejecutada y original.



Cargando más contenido