Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
análisis
Anthem

Análisis de Anthem

Bioware nos trae más ciencia ficción, pero esta vez hay más tiros que RPG.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Aquí estamos, otra vez ante Anthem, pero esta vez con la versión final y el parche de Día 1 instalado. Ahora sí, un análisis completo y complementario al previo de hace tan solo unos días, basado en la versión EA Access.

Anthem es la apuesta de EA en el géneros del shooter social espacial. Siguiendo los pasos de juegos como Destiny 2 o Warframe, Bioware ha construido un juego de acción y ciencia ficción casi infinito en el que pegar tiros y recoger botines, una y otra vez. En ciertos aspectos, el resultado es un éxito y se refleja en esos vuelos por los aires con los trajes mecánicos, las alabardas. Han conseguido diseñar unas mecánicas de combate impresionantes que dejan destellos geniales.

También es espectacular a la vista. Un juego muy bonito que me envía a sitios con un diseño muy elegante y a la vez natural, con túneles estrechos que dan paso a espacios abiertos bien grandes que se unen entre sí para crear un mundo abierto que, sin embargo, sigue escondiendo muchos misterios. Si los exotrajes son potentes y chulescos, los enemigos son bellos en su rareza y su pose amenazante. Los valores de producción de este largo desarrollo se aprecian a cada paso, y si algo le falla, es no haber llegado a lo prometido, pues lo que enseñaron era aún más espectacular.

Anthem

La historia mete al jugador en un personaje sin nombre que trabaja como Librancero, que es ese tipo de personas con la tarea de salvar el mundo. O, al menos, completar el primer acto de la historia de cómo salvó el mundo. La narrativa ha sido uno de los puntos fuertes de Bioware, capaz de enamorar a los fans del RPG occidental, pero aquí se ha reducido a lo mínimo: elegir entre dos opciones en las conversaciones. Es la novela interactiva más dirigida que jamás haya hecho este estudio, y aunque nos gustaba más la fórmula antigua, tampoco ha quedado tan mal. Hay personajes divertidos con los que tener una charla que, al menos, está bien escrita y bien interpretada. Este formato también ha permitido que Bioware proponga una historia de autor, en la que ellos tienen el poder. A cambio, eso sí, de arrebatárselo al jugador.

El guión fluye entre segmento y segmento de acción, casi siempre para bien, pero todo el contenido adicional se queda al margen, como contexto para esa explosión de violencia. No ayuda a esta propuesta poco interesante la falta de personalidad de Fuerte Tarsis, el mundo central, ni tampoco todas esas pantallas de carga que arruinan el ritmo de juego. Te pasas la mayor parte del tiempo caminando a la espera de que cada PNJ te suelte su frase y además te fuerza a volver siempre, limitando las opciones de libertad y ralentizando la asignación de misiones.

Pero el problema de ritmo va más allá, infectando hasta la campaña. El segundo acto es grindeo puro y duro, con misiones como abrir cofres y completar eventos en modo libre para poder avanzar en la historia. La estructura cooperativa choca con esa propuesta narrativa del héroe solitario y acaba por sacarte del mundo, un problema que ya hemos visto en otros títulos como Destiny. El problema es que esto es Bioware y deseábamos que no ocurriera. La trama mejora en la segunda parte y al final nos ha dejado más o menos satisfechos, pero el estudio podía haber contado más de este mundo y de universo directamente y no haberse guardado tanto para las entradas del codex.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Anthem no acaba con los créditos, por supuesto, pues es un título diseñado para durar eternamente. Puedes subir la dificultad a gran maestro y salir a por las armas legendarias, que son un poco más divertidas que las básicas, pero no sabemos si tanto como para merecer una segunda vuelta en la que esperan un par de fortalezas más y otros retos.

El combate es un ciclo constante que se repite una y otra vez en estructura, con todas las variables que aplican la personalización de la alabarda, los enemigos y las localizaciones. Hay que ir a un punto concreto, matar todo lo que hay ahí y recoger todo lo que han soltado los enemigos. Bastante simple y poco inspirado por definición, aunque el énfasis realmente está en cómo combinarte con tus dos compañeros para poder acabar con lo que se ponga por delante. Pero el aspecto social no funciona siempre, y como te quedes atrás por la razón que sea, vas a tenerlo muy duro en cuanto surja un enfrentamiento. Por otro lado, si alguien resuelve un puzle sin que estén prestando atención, no vas a tener ni idea sobre cómo avanzar por esa sección.

Tampoco se ha lucido el equipo de diseño de armas, demasiado planas y vulgares para un juego que además se recrea en los botines de guerra, pero al menos las propias mecánicas de combate sí son buenas e invitan a sentirse poderoso mientras repartes un poco de justicia con mucha clase. Es lo único que consigue arreglar ese diseño de misiones tan plano y tan poco variado, y esperamos que los creativos se pongan las pilas para que las expansiones sí cuenten algo distinto.

AnthemAnthem

Tras tantas horas, una de las quejas más grandes que tenemos es que parece que Anthem es mucho más de lo que deja ver. Hay más universo y lore ahí del que cuenta, el combate puede dar mucho más de sí, el mundo no está bien explicado, el guión no fluye como debe. Bioware se ha contenido de hacer lo que sabe, un buen RPG, para que la acción fuera más rápida y más ágil, y además no lo ha conseguido por culpa de la estructura y de los tiempos de carga. Hay tantas sinergias, estrategias y buenas jugadas por descubrir en el cooperativo, combinando alabardas y armas distintas, que unos buenos rivales pueden dar mucho juego a un equipo bien comunicado.

Es raro analizar un juego de este estudio para acabar alabando sus combates y criticando su capacidad narrativa y de inmersión, pero es la mejor definición de por qué está recibiendo tantas críticas. Hay momentos de acción rápidos, intensos e inteligentes que además se aprovechan de unos gráficos de primer nivel, pero se ahogan en la monotonía y la relativa indiferencia de su mundo. Así que nunca coge ritmo. Por último, su belleza queda embarrada por la falta de optimización, que va desde los citados tiempo de carga a fallos más graves y bugs.

Con todos sus fallos y sus recursos limitados, Mass Effect: Andrómeda fue justo lo contrario de Anthem. El ADN de Bioware se deja ver en forma de destellos en esta aventura extraña, encapsulado y gritando 'déjame salir' ante esa insistencia por ir llevarte de aquí para allá sin pensar. Es un trabajo muy elaborado que no consigue funcionar como querían y al que no se le permite funcionar como podría hacerlo, pero que aún así tiene elementos de alta calidad. Por eso, seguiremos esperando a ver cómo evoluciona y qué nos deparará en el futuro.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
AnthemAnthemAnthem
07 Gamereactor España
7 / 10
+
Un aspecto y un sonido espectacular. Un mundo global fascinante en el que mola volar y combatir. Buen texto para algunos personajes.
-
Problemas de ritmo y de cohesión en la trama. Errores y fallos técnicos. Misiones planas. Perdido en su concepto.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países