Gamereactor Close White
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
análisis
Arca's Path

Análisis de Arca's Path

No hace falta ni tener un mando para participar en esta experiencia en Realidad Virtual.

  • Texto: Sam Bishop
Facebook
TwitterReddit

Desde que la Realidad Virtual se ha tomado en serio convertirse en una alternativa en los videojuegos, los estudios han estado tratando de resolver un dilema de todas las formas posibles: ¿cómo controlar y mover al personaje si el jugador no se está moviendo en el mundo real? Aparatos caros y cintas móviles aparte, hemos visto muchas propuestas que van desde las más simples, como el teletransporte point and click o el avance automático al uso de técnicas tradicionales con sticks. Pero Rebellion y Dream Reality Interactive han probado a despojarnos de todo en su nuevo proyecto Arca's Path.

Esta vez, tu alter ego es una bola (bueno, más bien es una forma geométrica formada por triángulos, pero ya nos entendéis) que tienes que ir moviendo por distintos niveles, de checkpoint en checkpoint, hasta la meta. Lo único que tienes que hacer para que siga su camino es apuntar con el headset, es decir, con la cabeza y el cuello, en la dirección que deseas que se mueva. Todo, observando en una perspectiva en tercera persona desde arriba, mientras que un cursos en el suelo indica hacia dónde vas a ir, con más o menos velocidad. Piensa que no te hace falta disponer de mucho espacio a tu alrededor, que incluso puedes jugar sentado.

Así que, como decíamos al principio, prácticamente no hace falta un mando tradicional para jugar a Arca's Path. Prácticamente, porque alguna vez es necesario tener botones a mano a la hora de moverse por los menús y esas circunstancias. De hecho, el touchpad del DualShock 4 sirve para acceder a un modo de vista libre, que libera a la cabeza del control de la esfera y viceversa, para que puedas planificar un poco mejor tu incursión por sus pasillos y caminos.

Arca's PathArca's Path

No hay mucho que sacar de este arca en cuanto a historia, aunque sí trata de contarnos algo mediante una serie de paneles con un toque a cómic que aparecen flotando en el espacio 3D. Visualmente es bonito, aunque sea confuso. Lo poco que entendimos es que va sobre un niño al que han dejado en el mundo virtual de Arca, y hasta completar las 25 pantallas de las que consta no logrará la libertad. Y ahí estás tú, representado en los vídeos como el portador del headset.

El estilo artístico global tiene un tono electrónico que incide en esa idea de que realmente estás en un entorno digital simulado. Pero consistente, ya que los pequeños detalles, como hojas o piedras, aparecen frente a ti cuanto más te acerca a ellos. Las imágenes son un buen reflejo de esta motivación general, con variedades alejadas del realismo y mucho juego con el color, especialmente con los tonos verdes y morados.

Pero no hay que pensar que es un proyecto muy elaborado. Más allá de un puñado de vídeos CGI y de esas notas que aparecen durante las partidas, casi todo es jugar y jugar. Estamos de nuevo ante esa idea de puzle y habilidad que hace tantos años que presentó Monkey Ball, pero en lugar de monos sobre pelotas, esto es una distopía angular. No es un juego con mucha personalidad más allá del entretenimiento que tiene resolver cada encrucijada. Y tampoco tiene el ritmo del de Sega; es más leno, más meticuloso y, sin duda, más difícil.

Arca's PathArca's Path

Una de sus riquezas es que va alternando las tareas a llevar a cabo. Al principio te pide que vayas rápido, tanto como puedas (pero no en contrarreloj, eso se desbloquea más tarde), pero después te obliga a parar por esos desafíos. Por ejemplo, algunos caminos no tienen barreras laterales, lo que provoca una tensión que fácilmente se te puede agarrar a los músculos del cuello si quieres afinar demasiado. El diseño incluye algunos elementos interactivos como ascensores, rampas, plataformas móviles y cosas de ese tipo. Y el más difícil todavía es recoger los cristales coleccionables.

Este estilo de juego encaja bien con esa forma de control, porque los sensores de movimiento tienen la calidad de movimiento adecuada para que te sientan en control de la esfera, pero hay algunos fallos. Para superar algunas situaciones hay que mover bloques, y algo tan sencillo se vuelve molesto en estas circunstancias. O los saltos, que requieren mucha velocidad, pero cuando la cosa se acelera es muy difícil controlar bien el aparato.

Al pasar de la hora de partida también empezamos a notar que algo nos estaba machacando en la zona de la cabeza. Eran más bien los oídos, que estaban sufriendo por culpa de los efectos sonoros. No hay mucha música, pero sí varios ruidos asociados a este mundo virtual como distorsiones, beeps y zumbidos que en una cantidad moderada podrían ayudar a la inmersión, pero en exceso solo contribuyen al dolor de cabeza.

Arca's Path tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Lo más destacado es la apuesta por un sistema de control simplificado y dependiente solo de la cabeza, y eso les ha quedado casi bien, con el par de excepciones mencionadas. Parco y simple en el resto de aspectos, se convierte en una alternativa curiosa como juego de puzles y habilidad.

Arca's PathArca's Path
06 Gamereactor España
6 / 10
+
Buena adaptación del clásico de habilidad laberíntica. Atractivo a la vista. El control simplificado pega y funciona...
-
... Excepto en el par de ocasiones que se queda corto. Audio molesto.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países