Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

The Curious Tales of the Stolen PetsPES 2020 Data Pack 3.0Google StadiaGuía Pokémon Espada y EscudoLuigi's Mansion 3Super Mario Maker 2Rune 2FIFA 20
Español
Portada
análisis
Arise: A Simple Story

Análisis de Arise: A Simple Story

Emotivo, bello y minimalista. Más de una lágrima se deja caer con el juego debut de Piccolo Studio.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Arise: A Simple Story es el primer juego de Piccolo Studio, un pequeño equipo fundado recientemente en esa zona tan viva del desarrollo que es Barcelona, con su área metropolitana. Hace justo un año, por estas fechas, recibimos aún con shock la maravilla que era Gris. Y este 2019 no termina sin otro juego que sigue ese mismo camino de calidad artística, narrativa y también técnica.

Por su aspecto nos recuerda a las aventuras de Thatgamecompany, como Journey, pero con esa configuración como la de Gris en la que mecánica principal es la habilidad para controlar e interferir en los entornos. Como sugiere su propio título, Arise: A Simple Story va es sencillo y solo va de una cosa. Pero no en sentido negativo, como como sinónimo de falto de o vacío. Al contrario, el estudio catalán ha tomado muchísimas decisiones de diseño muy acertadas para crearlo y se ha apoyado en varios juegos indie que han sabido revolucionar el sector, cada uno a su manera. Los dos citados, pero también Old Man's Journey o Tearaway o Lost Ember se dejan notar por ahí.

Arise arranca en el funeral del protagonista y después pone al jugador en la piel o en el aura de esa misma persona, para que la acompañe mientras viaja por sus recuerdos tristes y sombríos, pero sosegados. Lo que más vas a hacer es viajar en el tiempo. Por ejemplo, pues ir hacia adelante hasta llegar al invierno, para poder aprovechar una montañita de nieve y alcanzar a esos lugares inaccesibles en primavera o en verano. Esta mecánica de manipulación también permite jugar con los rayos de sol y sus efectos para conseguir que un campo de girasoles baile alrededor de la figura del personaje y, de paso, se conviertan en plataformas a las que subirse.

Porque este espíritu cambia de tamaño. A veces parece ser tan grande como lo era la persona, pero en otras ocasiones es como una chincheta. Entonces no solo cambia la perspectiva sino el propio aspecto de los escenarios. Y así consigue tenerte entretenido, ser variado y evitar la monotonía. Entre estas mecánicas y este mundo, consigue con cierta magia que la exploración sea natural, promueve la curiosidad y te atrapa.

Arise: A Simple Story

Teóricamente, Arise: A Simple Story es un juego de plataformas con mucho peso en los puzles y se juega como un sueño que parece contado porque la cámara está fijada. Es fácil entender por qué lo han hecho así: porque los diseñadores tienen la posibilidad de dirigir gana segundo y de guiar al jugador hacia los instantes más significativos, esos repletos de sentimiento que hacen crecer al personaje y empatizar al jugador. A pesar de todo, en la parte final hemos encontrado algunos problemas con este ángulo fijo. También hay alguna complicación con la fiabilidad del plataformeo porque no siempre es fácil calcular a ojo la distancia entre los puntos con estas perspectivas. Pero, por el resto, se juega de vicio.

La banda sonora la firma David García, que debe tener un armario lleno de premios gracias a sus trabajos en títulos como Hellblade: Senua's Sacrifice o Rime y seguro que consigue alguno más por Arise. Se funde con la belleza visual para lograr que Arise se eleva a cotas elevadas. Cada melodía y cada segundo musical tensan tus emociones sin salirse ni un instante del registro que hay en pantalla. Recomendamos escucharlo con unos buenos cascos para dejarse envolver por completo por su sonido. Su presentación, con clase y minimalista, rebosa de personalidad como para forzarte a parar y contemplar de cuando en cuando.

Los recuerdos que forman el contenido de Arise podrían ser los de cualquiera. Amor, lealtad y nostalgia son algunos de los temas que a tocando, y como en Gris o en Old Man's Journey, llegan mucho más adentro gracias a una dirección majestual y mucho tacto en la forma de tratarlos. Arise: A Simple Story es una de esas joyas indie que te cogen desprevenido y te dejan marcado, por eso lo recomendamos al máximo.

Arise: A Simple Story
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Precioso, divertido, rebosante de personalidad, tierno, sensible... Con una fabulosa banda sonora a cargo de David García. Muy variado.
-
La cámara fija tiene sentido, pero da algunos problemas.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido