GR STREAMING
Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
artículo

Todo lo que Mass Effect me enseñó sobre Física

¿Pueden las tecnologías recreadas en la serie hacerse realidad en un futuro cercano? Un repaso a su ciencia ficción realista y creíble.

Cuando pienso en Mass Effect no pienso en un videojuego, no pienso en que estoy sentada en mi sofá jugando a una aventura de ficción. Lo cierto es que esta saga es la única en la que me he sentido personalmente teletransportada a otro mundo, la única que me ha hecho vivir su historia como propia. Y las razones no son ni la calidad de sus gráficos, ni su espectacular dirección de arte, ni la arquitectura extraterrestre. Tampoco llevaba un casco de realidad virtual, si os lo estáis preguntando.

Cuando estoy en mi salón jugando al Mass Effect, rodeada de mis muebles y mis cosas, sólo puedo ver lo que pasa en la pantalla, todo lo demás desaparece. Y no importa que me mueva en tercera persona, para mí es como si estuviese reviviendo un sueño, y los porqués son simples. El primero y más evidente es que la propia historia y la forma de hacerte partícipe en las decisiones tiene un porcentaje muy alto de implicación emocional. Tú no eres una persona con un controlador en la mano, tú eres Shepard. Eres un humano, un ser de segunda categoría que intenta demostrar que merece el respeto de todas las razas del Consejo, y estás salvando a la galaxia. Te implica hasta tal punto que le improntas tu propia personalidad; yo realmente quería convencer al Consejo y a la galaxia de que la humanidad es una raza llena de bondad, de fuerza y de inteligencia, y lo conseguí. Celebré las victorias como si fuesen mías, me llenaba de tensión en las batallas como si realmente pudiese morir en ellas, y lloré en más de una ocasión como si la vida de Shepard fuese la mía propia, cuando tomé decisiones que ponían a alguien en peligro, cuando algo salía mal, cuando perdí a Thane...

Y si dejo de ponerme sentimental, lo que me hizo vivir Mass Effect como si fuese verdad, y que es lo que realmente nos interesa, es la posibilidad de que las tecnologías recreadas en la serie puedan hacerse realidad en un futuro cercano. Hablo de los viajes interestelares a través de los relés de masa, de los poderes bióticos, de los campos de fuerza, de la energía oscura... todo esto está fundamentado por alguna teoría científica totalmente plausible.

De hecho, incluso la NASA anunció que se había inspirado en Mass Effect cuando descubrió hace poco el sistema solar Trappist-1, que se encuentra a 40 años luz y tiene planetas de tamaño similar a la Tierra que reúnen las condiciones necesarias para albergar vida. "El buen arte no sólo nos inspira como individuos, puede inspirar y hacer avanzar a toda la sociedad", aseguró en la DICE Summit Jeff Norris, del laboratorio de propulsión de la NASA, haciendo alusión a la trilogía de Bioware. También Fabrice Condominas, productor del juego, ha confesado a Gamereactor días después de demostrar el juego en la Agencia Espacial Europea que la elección de Andromeda para la continuación de la saga había sido "realmente científica". De hecho, reconoce que colaboran con todo tipo de investigadores. "Estamos trabajando con todos ellos: Agencias espaciales, ingenieros, xenobiólogos que verifican cómo animamos a los alienígenas..., para preguntarnos ¿Son realmente creíbles, podría ser real? Y al mismo tiempo tenemos extraterrestres, naves espaciales... Así que una vez más, no se trata de realidad, sino de credibilidad".

¿Podríamos viajar por la galaxia a través de un Relé de Masa?

Los viajes interestelares son un punto controvertido científicamente hablando, pero son la estrella (nunca mejor dicho) de las obras de ciencia ficción. Aunque todo hay que decirlo, en los Relés de Masa hay mucha Ciencia, mucha Física.

Antes de nada, por si hay algún nuevo en la sala, explicaré el concepto. Los Relés de masa son enormes estructuras que se encuentran esparcidas por la galaxia, su poder es el de crear portales entre puntos que se encuentran a muchísimos años luz de distancia, a donde llegar de una forma convencional podría llevarnos incluso siglos. Para poder recorrer esas distancias en poco tiempo, interviene lo que en el Mass Effect se conoce como el "elemento cero", que reacciona a las corrientes eléctricas de forma que emite un campo de energía oscura que aumenta o disminuye la masa de los objetos cercanos. De esta forma, la energía oscura 'niega' la masa de una nave, permitiéndole viajar a velocidad superior a la de la luz. Este efecto es lo que se conoce en el juego como Efecto de Masa, al que la saga debe su nombre.

¿Realidad o ficción? El caso es que la energía oscura no es algo que se haya inventado la franquicia, sino que es una realidad científica, así es como se conoce a la fuerza que debería existir para justificar que las galaxias se alejen unas de otras, a pesar de que la gravedad debería hacer que se atrayeran. De hecho, La astrofísica Tamara Davis ya había explicado a la revista Scientific American en 2010, en una entrevista relativa a Mass Effect, que no es descabellado que se utilice en videojuegos porque "la energía oscura está en todas partes" y podría cambiar ante la presencia de la materia, aunque todavía "no se sabe cómo".

Publicidad: