Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
artículo

Tarjetas microSD para Nintendo Switch, ¿cuál me compro?

Diferenciamos entre las microSDHC y las microSDXC de diferentes clases, velocidades y precios.

Publicidad:

La decisión de diseño más polémica de Nintendo Switch es la inclusión de 32 GB de memoria, de los cuales solo 25,9 GB están libres tras lo que ocupe el firmware y el resto de software preinstalado. Eso significa que literalmente es imposible instalar juegos de tamaño considerable, como por ejemplo Dragon Quest Heroes I + II, el primero que no cabe. Por suerte, sus cartuchos son de lectura rápida y no requieren instalación, pero tarde o temprano cualquier usuario de la eShop o los parches y DLC tendrán que ampliar memoria.

La única forma de añadir más capacidad en estos momentos es mediante tarjetas de memoria micro (en el futuro parece que también se podrá mediante su USB tipo-C). Se trata de un estándar, por lo que cualquiera sirve, pero si vais a las tiendas encontraréis muchas marcas, modelos versiones y nomenclaturas. ¿Cuál es la mejor para Nintendo Switch? Vamos a tratar de aclarar algunos conceptos.

El tamaño: SD, SDHC o SDXC

Lo primero que os vais a encontrar son un par de clasificaciones que pueden llevaros a la confusión, pero son muy fáciles de entender.

SD (o SDSC), SDHC y SDXC son solo tres nombres para diferenciar por tamaño. Nintendo Switch es compatible con todas ellas hasta 2 TB. Las primeras son de capacidad inferior a 2 GB, las medianas (High Capacity) van desde los 4GB hasta los 32 GB, por lo que os pueden servir para guardar unos cuantos juegos. Mientras que las últimas (Extreme Capacity) llegan teóricamente hasta los 2 TB, pero lo más probable es que las encontréis de un máximo de 256 GB.

La primera conclusión es, por tanto, que hay que comprar una SDHC o una SDXC. Por supuesto, es algo que depende del uso de cada uno y del presupuesto disponible, pero las consecuencias van a ser claras. Si optamos por la primera sabemos que solo podremos almacenar juegos pequeños y medianos como los que hay ahora en el catálogo, que ocupan entre 0,5 GB y 5 GB. Pero un título como The Legend of Zelda: Breath of the Wild ya se come un tercio del espacio y las producciones AAA llegan hasta los 60 GB en consolas actuales. También es cierto que no hay que si vamos a comprar estos títulos "grandes" en formato físico, hay que pensar que su ocupación es casi cero. Comprar una SDXC para Nintendo Switch será como tener un disco duro para mucho tiempo.

La velocidad: clase y lectura

La clase y la nomenclatura Clase UHS (letra U con un número en su interior) representan la velocidad de escritura mínima de una tarjeta en MB/s, es decir, lo rápido que se graban los datos cuando estamos guardando algo. Así, una Clase 4 graba a partir de 4 MB/s y una Clase 10 a 10 MB/s, como la USH 1 aunque con calidad inferior, y una UHS 3 a 30 MB/s. Sin embargo, habréis visto que en las tarjetas también informa de una velocidad que no coincide con esa que os decimos de la clase, que es mayor, ¿verdad? Efectivamente, esa es la velocidad de lectura, es decir, la de acceso de Nintendo Switch o el hardware de turno a los datos ya grabados. Por último, el Bus UHS garantiza una velocidad máxima de lectura, y de momento son UHS I y UHS II.

Aquí llegamos a la segunda conclusión a tener en cuenta. Para nosotros, el factor más importante va a ser la velocidad de lectura, de la que va a depender el tiempo de carga de los juegos. La de escritura será relevante cada vez que descarguéis un juego o un parche, pero la mayor parte de las grabaciones de datos son simples guardados de partidas que ocupan como mucho un puñado de MB. Ojo a este detalle porque lo que "se cobra caro" es la de escritura, aunque cada vez es más común que estén compensadas.

Marcas y modelos, ¿cuál comprar?

Existen tarjetas microSDHC para Nintendo Switch oficiales, con el nombre de la consola en su inscripción. Las ha fabricado Hori y son U1/Clase 10 de 16 GB o 32 GB. Aunque por el momento no están a la venta en España, su precio en Japón están en torno a los 15 euros y 30 euros al cambio respectivamente.

Por eso precio, existen alternativas de otras marcas de primer nivel que son asequibles. No es nuestra intención entrar en una guerra de marcas, ya que hay algunas contrastadas como Sandisk, Samsung Evo o Kingston, que además tienen subdivisiones entre las que varía el precio y la calidad. Por ejemplo, en la Sandisk de 128 GB, el modelo Ultra da menos rendimiento (lectura 80 / escritura 40) que el modelo Extreme (90/60). Igual o mayor es la diferencia entre las versiones Evo y Evo+ de Samsung, así que mucho ojo al pensar que estás comprando una ganga.

Lo más importante es informarse sobre la velocidad real, ya que los parámetros que ofrecen los fabricantes están tomados de las condiciones óptimas, y esos no siempre se cumplen. En sitios como Amazon, los propios usuarios informan de "la verdad" en los comentarios, así que es muy recomendable echar un vistazo.

Podemos encontrar tarjetas microSDHC de 32 GB, Clase 10 y U1 de estas marcas en tiendas fiables (ojo a las imitaciones) por entre 13€ y 18€. Mientras que las microSDXC de 64 GB Clase 10 y UHS I empiezan en los 20€ y suben hasta los 55€ o 60€. Por ese precio e incluso un poco menos ya puedes encontrar algunas tarjetas microSDXC de 128 GB, U3.

Nuestra recomendación para un usuario corriente [que compre los juegos principales en físico y se descargue solo los solo-eShop y los DLC] es apostar al principio más por la calidad que por la cantidad, es decir, por una microSDXC de 32GB o 64GB y valores de lectura y escritura elevados. De todo lo anunciado para este 2017, tendrá espacio para unos 20 o 25 juegos, sin recurrir al interno de la propia Nintendo Switch. Con el paso del tiempo iremos viendo cómo evolucionan los desarrollos y si es necesario dar el salto a una más grande, y lo más probable es que para entonces los precios hayan bajado o hayan entrado en el mercado los nuevos modelos A1. Al fin y al cabo, una microSD no ocupa lo mismo que un disco duro y puedes ir con dos a cualquier parte.

¿Has decidido ampliar la memoria de tu Nintendo Switch o vas a tratar de seguir con la estándar hasta que se llene?

Publicidad: