Gamereactor follow Gamereactor / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands / 中國 / Indonesia / Polski
Gamereactor Close White
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
artículos

Juegos del Año 2017: Mejor Juego

Ha llegado el momento de conocer el GOTY 2017 de Gamereactor, que corona este Top 10 con los mejores juegos del año.

  • Texto: Redacción
Facebook
TwitterRedditGoogle-Plus

NOTA: Esta última categoría está dedicada a grandes producciones. Ayer publicamos el top 10 Mejor Juego Indie / Digital de 2017.

10. Prey

Raphael Colantonio se ha despedido de los videojuegos dejándonos un título con tanta calidad como buen gusto al que le ha faltado hacer clic con el público. Por algún motivo que no acabamos de comprender, Prey no ha tenido el éxito que se merece a pesar de ser atractivo, variado, original y de suficientemente complejo como para que el esfuerzo deje satisfacción.

9. Nier: Automata

Nier: Automata no estaba llamado a acabar entre los diez mejores juegos de 2017. No tenía la obligación de convertirse en el fenómeno boca a boca que ha terminado siendo. Pero hay veces que el talento se une a la libertad creativa y pasan cosas como esta que nos han dejado Yoko Taro y Platinum Games. Un juego con buena historia, gran ambientación, una trama abierta con miga y un sistema de juego de gran nivel. Lo tiene todo.

8. Wolfenstein II: The New Colossus

Tras ser la sensación del pasado E3, podría parecer que Wolfenstein II: The New Colossus ha pasado un poco desapercibido en este atracón de fin de año. Quizá Bethesda se arriesgó demasiado al batirse cara a cara con dos titanes como Assassin's Creed y Mario. Da lo mismo, la enorme calidad técnica y visual de este mundo y la rabia que transmiten el gameplay y los personajes del mundo construido por Machine Games merecen una mención en este ranking.

7. Resident Evil 7: Biohazard

Se dice que salir muy pronto en el año significa borrarse de la carrera por los GOTY, pero Capcom lo que quería era reencontrarse con su público y ese premio no se lo quita nadie. Resident Evil 7: Biohazard es una vuelta al terror clásico con una ambientación mucho más cercana y creíble, que impacta aún más si se juega en formato Realidad Virtual. La llegada de Chris Redfield a coste cero este diciembre aporta la dosis de tiroteos que podrían echar en falta los seguidores de las últimas entregas, aunque a nosotros nos gustó mucho más el contenido original.

6. Assassin's Creed Origins

Ubisoft también ha sabido recuperar una franquicia a la deriva dándose el tiempo que necesitaba. En este caso no lo ha hecho mirando atrás, sino avanzando en todos y cada uno de los campos posibles. Assassin's Creed Origins es más grande, más detallistas, más elaborado, más ingenioso, más interesante, más profundo y más divertido que cualquiera de las entregas anteriores. Un nuevo punto de partida para la saga no se olvida ni de la intriga ni de la conspiración.

5. Super Mario Odyssey

Es raro que a Mario le vaya mal en un juego de plataformas, pero hace mucho tiempo que no pisaba el terreno del 3D abierto y había cierto temor a que no hubiera sabido adaptarse a los tiempos, a que sus mundos quedaran vacíos y hubiera que correr mucho sin sentido. Todo lo contrario, Yoshiaki Koizumi y los suyos han creado unos mundos riquísimos, con decenas de cosas que hacer, en los que más que aburrirte, te pierdes con todas las alternativas. Y esas transformaciones abren las posibilidades jugables hasta un punto jamás visto en el género. Si quieres exprimir tu Nintendo Switch, Super Mario Odyssey es la mejor alternativa.

4. Persona 5

El videojuego japonés ha resurgido con mucha fuerza este ejercicio y en gran parte se los debe al RPG y todas sus variantes. Pero el representante del estilo más puro es este Persona 5 de Atlus. Ha sido una larga espera por esta nueva entrega de la serie principal que ha sido capaz de recoger lo mejor de los dos anteriores y traerlo hasta el presente con un ejercicio artístico soberbio. Quienes tengan miedo al JRPG por sus tramas repetitivas y sus personajes clónicos y planos que se atreva con esto.

3. Divinity: Original Sin II

El tapado de este 2017 es sin ninguna duda Divinity: Original Sin II. Hasta que no lo hemos tenido encima no hemos sido capaces de comprender el juegazo que estaba haciendo Larian Studios, pero una vez que arranca la partida ya no hay vuelta atrás. Somos amantes de la libertad y la improvisación que transmite cada partida, capaz de hacerte sentir de verdad que estás ante un juego de rol de papel y lápiz en el que todo se va construyendo sobre la marcha, y no en un videojuego predefinido de antemano. Además, te obliga a avanzar sometiéndote a examen, evaluando tu moralidad a través de la toma de decisiones.

Una proposición narrativa abierta que se disfruta aún más gracias a un universo vivo y rico. Los dioses y el resto de personajes, los escenarios y entornos tienen un aspecto sublime a pesar de haber escogido una cámara que no luce tanto. Para acabar de rematarlo, el sistema de combate es tan fluido como el resto de opciones y hasta invita a utilizar la vía diplomática para solucionar conflictos, presentes y futuros. Teníamos el RPG soñado delante de la cara y no lo supimos ver, ahora no lo dejemos pasar.

2. Horizon: Zero Dawn

Somos muy fans de Aloy. Somos muy fans, aún más, de Elisabeth. Y Guerrilla Games se ha dado ese último paso que le faltaba para consolidarse entre los grandes estudios del sector. Porque con Horizon: Zero Dawn ha demostrado que domina todas las artes de la creación de un videojuego, empezando por esa que solo los mejores consiguen, que es la de ser tan original que es difícil encontrarte comparación con otros.

El mundo dual que ha construido de abajo a arriba no tiene prácticamente ningún fallo. Es técnicamente impresionante, artísticamente bello, mentalmente enriquecedor y sentimentalmente genera empatía. Puedes tomártelo como un videojuego y completar sus misiones de forma libre o puedes plantearte pasar en él unos días moviéndote entre su vida, natural o artificial, gozando de los combates. Queremos más, sin prisa, pero queremos más.

1. The Legend of Zelda: Breath of the Wild

Con lo conservadores que han sido siempre los fans de The Legend of Zelda y lo bien que le ha venido romper sus costuras y entrar de lleno en el presente de los videojuegos. Cuando Eiji Aonuma y Shigeru Miyamoto presentaron su propuesta, su gigantesco mundo abierto y sin cortes, desprendían una enorme seguridad. Estaban tan convencidos de que aquello nos iba a gustar que le dedicaron un E3 a él solo, una decisión que muchos calificamos como una locura.

Su convicción ha tenido recompensa, para ellos y para todos nosotros, porque han seguido adelante sin torcerse en el camino hasta convertir una saga de mazmorras en una experiencia de mundo abierto en la que dejarse llevar por el mero hecho de seguir avanzando. Zelda: Breath of the Wild, da sentido total al concepto exploración, al descubrimiento individual. Pero lo hace sobre un mapa diseñado para que te encuentras, como si fuera de casualidad, con momentos de esplendor y de emoción. Se dice que hay vacíos, y es cierto, pero tras ellos está ese instante mágico, al que después sigue otro, y después otro. Sin dejar nunca atrás esa falsa trama que empuja a la evolución del personaje y la expansión de esta jugabilidad tan nueva. Qué miedo nos dio cuando lo probamos y qué satisfechos nos ha dejado.

Felicidades, Nintendo, por este gran trabajo. El Juego del Año 2017 es The Legend of Zelda: Breath of the Wild.