Gamereactor follow Gamereactor / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands / 中國 / Indonesia / Polski
Gamereactor Close White
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
artículos

xCloud amenaza el futuro de las consolas Nintendo y PlayStation

Microsoft quiere inaugurar la nueva generación de hardware sin necesidad de un soporte potente.

Facebook
TwitterRedditGoogle-Plus

2019 va a ser el año de la next-gen, ese al que llegamos de vez en cuando para dar un meneo a las plataformas viejas y nuevas, el bisiesto de los videojuegos. Microsoft y Sony ya han confirmado que trabajan en sus próxima consolas, que es el paso previo a su presentación formal. Y de ahí al lanzamiento, especialmente el de los americanos, puede que solo haya unos meses de diferencia. Pero esta vez habrá una diferencia enorme, la intromisión del cloud gaming o juego desde la nube.

Microsoft acaba de dar a conocer xCloud, aunque puede que cambie de nombre antes de su estreno, en fase test, el próximo año. Es uno de los dos pilares de su estrategia futura, un negocio complementaria al de su próxima y seguramente potente Xbox. El objetivo es llevar los juegos propios y third party a quienes no van a comprarse una consola, pero sí tienen un móvil o un portátil a mano.

El cloud gaming no es nuevo, hace más de un lustro que lo llamamos futuro. Desde el viejo OnLive a GeForce Now, pasando por ideas como Parsec, LiquidSky o Vortex. Hasta Nintendo y Sony lo utilizan hoy en día. Sin embargo, no se ha convertido en un estándar, y las razones son de peso: todavía no hay solución al triple problema de latencia (lag), definición y catálogo. A diferencia de los servicios cloud de vídeo, en videojuegos no hay un margen de tiempo de carga (buffering) para adelantar y acumular contenido, todo se procesa a tiempo real, se recibe a tiempo real y reacciona a tiempo real. Si algo se retrasa, deja de servir. Si pierde definición, deja de ser fiel y atractivo. Y si no hay juegos, poco más que decir.

Microsoft asegura haber mejorado tanto la tecnología de compresión y descompresión de datos que se acabará el lag. Incluso con líneas de 10 Mb. por segundo se podría jugar, aunque fuese renunciando a parte de la calidad. Habrá que comprobarlo, pero es una apuesta muy fuerte. De su parte tienen ser un gigante con servidores Azure en todo el mundo, porque la distancia es una causa principal de latencia. Eso solo lo pueden igualar Google (que también está trabajando en esto) y Amazon. Y qué decir del catálogo. Hay más de 3.000 juegos compatibles con Xbox One (y retrocompatibles), que según ellos se pueden adaptar y escalar sin mucho trabajo.

Imagen conceptual de xCloud.

Cloud gaming y suscripciones

Habitualmente llamamos el Netflix de los videojuegos a Xbox Game Pass, y es un error. En realidad solo hay una de las dos partes semejantes, la del acceso ilimitado a un catálogo de productos descargables. Pero el funcionamiento no es el mismo, porque Netflix y el resto de plataformas de vídeo sí son cloud, es decir, es un stream de datos constante (descargas aparte), mientras que lo que ofrece Microsoft ahora es descarga obligatoria y reproducción local.

La llegada de xCloud, en combinación con Game Pass, sí harán a Microsoft poder ofrecer el auténtico Netflix de los videojuegos: acceso ilimitado a una biblioteca de juegos reproducidos mediante stream de datos. Nvidia ofrece justo lo contrario con GeForce Now, puedes adquirir cada juego por separado, uno a uno, pero sin necesidad de descargarlo.

Por tanto, son dos conceptos que pueden funcionar perfectamente por separado. Pagas tu cuota de biblioteca y accedes a los juegos sin coste adicional; o pagas tu cuota cloud y accedes a los juegos a tiempo real y desde cualquier dispositivo. Pero como mejor se aprovecha es cuando están juntos. Los videojuegos que quieras, donde quieras y cuando quieras por una cuota mensual. No tienes casi nada y sin embargo lo tienes todo. Por cierto, habrá que ver qué ocurre con Xbox Live Gold, porque serán ya tres pagos complementarios, algo que no suena muy bien. Suponemos que al menos dos de ellos estarán unificados.

Forza Horizon 4 en xCloud.

Sony, Nintendo y sus consolas

Microsoft se va a plantar en 2019 en la nueva generación sin necesidad de haber lanzado su consola nueva (o con una pequeña, sencilla y barata). Tenemos que ver cómo funciona xCloud, pero si es cierto lo que dicen y lo que se ve en el vídeo, si vamos a poder jugar a Forza Horizon 4 en un móvil con una conexión 4G y sin latencia, estaremos ante la next-gen del cloud gaming.

Sus rivales, que en los últimos dos años han tomado ventaja sin necesidad de hundir sus beneficios como ha hecho Microsoft para mantener Xbox One a flote, no van a poder quedarse parados. Sony hizo una inversión enorme en Gaikai para lanzar un PS Now que se ha quedado en algo residual, por ineficiente y poco atractivo. Necesitará una inversión fuerte para ponerse al día, pero el mayor dilema no es ese, sino renunciar a su dominio en el mercado tradicional, a esos lanzamientos de millones de unidades de PS4, repetidos en su sucesora.

El dilema de Nintendo podría ser otro, mucho más interesante. De momento ha hecho unas pruebas limitadas en Japón y ha comprobado que Nintendo Switch sirve es muy práctica para el juego en la nube, funciona bien y, por tanto, podría ser una máquina que supere el cambio generacional potenciando este formato. Su problema es que es una tecnología costosísima por servidores y no tiene forma de competir con un gigante como Microsoft. Artesanía frente a industria pesada. 6.000 trabajadores frente a 120.000 empleados.

Así que nos preguntamos. Dada la buena relación actual entre ellas, vecinas como son ambas en la localidad estadounidense de Redmond, ¿y Nintendo si se abriese a xCloud? El plan de Phil Spencer es llegar a tantos dispositivos,como sean capaces de reproducir sus juegos, sobre todo portátiles, y Switch es mejor que cualquier otro aparato compatible porque es una videoconsola. Técnicamente no hay ninguna barrera. De negocio, sería arriesgarse a dejar perder oportunidades de software a cambio de potenciar las ventas de hardware. Pero más consolas Nintendo siempre equivalen a más juegos Nintendo, porque los suyos siempre venden. Es un bonito dilema.

Son muchas promesas condensadas en un vídeo de menos de cuatro minutos que apenas muestra unos segundos de gameplay, con stream reproducido en espacio controlado y grabado off-screen. Tenemos que ver, testear y poner en dificultades a xCloud para saber si de verdad es stream de videojuegos desde la nube de nueva generación. Si de verdad logrará convencer a tanta gente que sigue sin fiarse del formato. Porque, si lo consigue, veremos la 'X' resurgir tras prescindir de su 'box'.

Resident Evil 7 Cloud corriendo en Nintendo Switch.