Español
Gamereactor
análisis
Assassin's Creed: La Hermandad

Análisis de Assassin's Creed: La Hermandad

Sólo ha pasado un año desde Assassin's Creed II y aún así Ubisoft ya nos brinda el siguiente capítulo de la historia. Hemos jugado a Assassin's Creed: La Hermandad, y estamos impresionados...

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Cuando se redactó este artículo no habíamos podido pasar demasiado tiempo con el modo multijugador de Assassins's Creed: La Hermandad. El análisis sólo se refiere al modo campaña en solitario. Publicaremos una reseña en profundidad sobre el multijugador pronto.

No hay duda de que Ubisoft ahorró mucho decidiendo basar el último Assassin's Creed en el anterior Assassin's Creed II. Pero eso también implica que, a todas luces, La Hermandad es más o menos una versión expandida de aquel juego: si no te gustó Assassin's Creed II, no hay razón para que te fijes en este, por muchas adiciones y mejoras que tenga. No vuelve a suponer el cuantioso salto que Ubi dio desde el primer juego hasta el segundo. Esto es Assassin's Creed 2,5.

Si te gustó Assassin's Creed II y te quedaste con ganas cuando salieron los créditos, entonces te encantará La Hermandad. En esencia, sigue siendo un juego sobre escalar edificios, dar puñaladas con objetos afilados y mezclarse entre prostitutas, mercenarios y ladrones. Y es tan entretenido y tan deliciosamente brutal, justo como queremos que sean los Assassin's Creed.

Assassin's Creed: La Hermandad
Publicidad:

Assassin's Creed: La Hermandad construye sobre la historia de Ezio, el personaje protagonista en los juegos anteriores, mientras nuestra pandilla del futuro viaja a Monteriggioni a buscar la Manzana del Edén, que creen oculta allí. Desmond recurre al Animus para explorar las memorias de Ezio y la trama nos lleva a Roma, convirtiéndose en el mayor respaldo para el argumento.

Roma sirve para varias tareas en La Hermandad. No sólo es la ciudad donde ocurren la mayoría de sucesos de la historia sino que toma algunos papeles que Monteriggioni tuvo en el segundo juego. El pueblo vive bajo la opresión y el propio Ezio y sus Assassins compañeros se deciden a ayudar; tanto eliminando a los opresores, como restaurando la gloria de la ciudad. Esta tarea se realiza comprando tiendas, bancos y tierras repartidos por la urbe, mejorando la ciudad de forma parecida a la actualización de Monteriggioni durante Assassin's Creed II. Cuantas más tiendas compres, más objetos estarán disponibles y tu descuento aumenta. Tu retribución, similar a tu base de operaciones en el juego anterior, también depende de la cantidad de espacio de la ciudad reconstruido.

Assassin's Creed: La Hermandad

Roma es enorme y el motor gráfico que empuja estos juegos es tan impresionante como siempre. El aspecto visual no ha mejorado apreciablemente, pero tampoco lo necesitaba: la cantidad de detalle otorga vida a la ciudad y la distancia de dibujo es asombrosa. Es mucho más fácil moverse a través de Roma que hacerlo en su día en Florencia o Venecia, principalmente porque ahora puedes montar caballos en el interior de la ciudad y desplazarte velozmente a través de túneles bien colocados, que van estando disponibles con tu trabajo. Ambas son novedades bien recibidas que ayudan a disminuir la frustración de viajar por la ciudad.

Publicidad:

Gran énfasis, claro está, se ha puesto en la propia hermandad de Assassins. Altaïr y Ezio trabajaron solos en los dos juegos anteriores, pero en esta ocasión Ezio decide comenzar a reclutar. Ayudando a ciertos civiles podrás añadir asesinos a tu séquito, que subirán de nivel enfrentándose a enemigos o serán enviados fuera bajo contratos. Puedes llamarlos en cualquier momento que los necesites, ya sea para echarte una mano en una lucha o para eliminar un guardia que bloquea tu camino. Aparecen, hacen el trabajo sucio, y se van. Es complicado no sentir cierto orgullo cuando alcanzan su nivel más alto de asesinos, hacen su "salto de fe" y se convierten en tus auténticos hermanos y hermanas. ¿O me lo estoy creyendo demasiado?

Assassin's Creed: La Hermandad

Bueno, qué más da, creámonoslo del todo. Porque Assassin's Creed: La Hermandad es un juego alucinante. Me encantó la segunda parte y le eché una barbaridad de horas, explorando cada rincón de las ciudades, encontrando tesoros y coleccionando plumas para mi pobre madre. Assassin's Creed: La Hermandad me aporta lo mismo y algo más. Me absorbe por completo, me tomo en serio a mis asesinos y la reconstrucción de Roma. Detesto a mis enemigos, los Templarios, y acepto gustoso los contratos de asesinato que llegan. Ayudo a las prostitutas de la ciudad y me vengo de cualquiera que se mete con ellas. Todo mientras sigo juntando plumas, banderas y tesoros.

Con sólo un año entre La Hermandad y Assassin's Creed II, muchos temíamos que este juego se convertiría en una especie de copia barata del segundo. Pero no ha sido el caso. Aunque la jugabilidad central es más o menos igual, las adiciones y nuevas características dotan a La Hermandad de mucha más inmersión. Ubi ha demostrado su gran atención al detalle, sabe que nos sacará la sonrisa cuando veamos un cuadro nuevo en nuestra guarida, o cuando uno de nuestros asesinos aparezca de la nada y acuchille a un vigilante. Con Assassin's Creed: La Hermandad nos han demostrado que pueden hacer un juego entretenido, cuidado y especialmente estilizado, repleto de contenido. Si te obsesiona completar los juegos, tienes un montón de horas por delante.

Assassin's Creed: La Hermandad

Debo admitir que también he disfrutado de la historia. Aunque en el primer Assassin's Creed quedaba algo fuera de lugar, toda la trama futurista de corporaciones malvadas intentando controlar el mundo, con ese ejército de asesinos vestidos en harapos dispuestos a plantarles cara, ha cautivado mi fantasía. Imagino que tendrá que ver con mi pasión por los Templarios y esos libros sobre el orden histórico que reposan en mi estantería. O con la cantidad de Robert Anton Wilson que leí durante mi adolescencia. No me importa. Necesito saber qué ocurre, quiero entender qué pasó realmente al final de Assassin's Creed II, cómo se une todo. Está bien, ¿no? No me miréis así.

Assassin's Creed II fue uno de mis juegos favoritos el año pasado. Assassin's Creed: La Hermandad es uno de mis favoritos este año. No puedo considerarlo perfecto, aún quedan algunos problemas con el control y la cámara no es perfecta, pero debería decir que por mi parte ese 9 que veis arriba debería leerse como un 9.8. Ubisoft está consiguiendo logros increíbles con esta franquicia, y si el año que viene llega Assassin's Creed III... no seré yo quien se queje.

Assassin's Creed: La Hermandad
Assassin's Creed: La Hermandad
Assassin's Creed: La Hermandad
Assassin's Creed: La Hermandad
Assassin's Creed: La Hermandad
Assassin's Creed: La Hermandad
Assassin's Creed: La Hermandad
Assassin's Creed: La Hermandad
Assassin's Creed: La Hermandad
Assassin's Creed: La Hermandad
Assassin's Creed: La Hermandad
09 Gamereactor España
9 / 10
+
Mucho que hacer, visualmente asombroso, genial banda sonora, jugabilidad consistente, montón de novedades bien escogidas.
-
Algunos problemas de control, la cámara entorpece en ocasiones.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido