Gamereactor / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands / 中國 / Indonesia / Polski
Gamereactor Close White
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
análisis
Assassin's Creed Odyssey

Análisis de Assassin's Creed Odyssey

Egipto queda atrás para dar paso a Grecia. ¿Puede la saga sorprender tras el potente Origins?

Facebook
TwitterRedditGoogle-Plus

Libertad de elección. Si hay algo que nos caracteriza es tener la oportunidad de escoger, decidir libremente qué hacer o qué decir. Esto es lo que nos conforma a nosotros y a nuestra historia. Lo que hace que escribamos cada capítulo de nuestra vida y abramos nuestro propio camino como el fruto de todas esas decisiones que tomamos.

Reflejar esto en un videojuego es algo que no siempre se ha ejecutado de forma adecuada. Resulta irónico que en un medio tan interactivo como este, no haya demasiadas propuestas para hacernos sentir verdaderos autores de lo que pasa. Existen obras volcadas al máximo en ello a nivel narrativo, como es el caso de Detroit: Become Human; y otras que trasladan esta libertad a las mecánicas de juego, como sucedía en The Legend of Zelda: Breath of the Wild o, con una perspectiva diferente, en Assassin's Creed Origins.

Ubisoft Montreal ha querido dar un salto de fe con la saga Assassins para impregnarla de una libertad absoluta. Ha cogido el concepto del libre albedrío para aplicarlo a nivel argumental y mecánico, para construir una aventura que nos lleva a la Antigua Grecia y a la Guerra del Peloponeso. Assassin's Creed Odyssey llega tan solo un año después de la historia de Bayek de Siwa; pero nos lleva 400 años atrás en el eje cronológico para conocer a la primera gran civilización, a la cuna de la democracia.

Assassin's Creed Odyssey

Elegir es el leit motiv que suena constantemente en esta entrega que aterriza en consolas y PC el próximo 5 de octubre. Nada más empezar, y tras una batalla de lo más peliculera, AC Odyssey te pregunta qué quieres ser, ¿chico o chica?, ¿Alexios o Kassandra? En menos de diez minutos, te lanza dos de los más importantes cambios de esta entrega: las batallas campales y los dos protagonistas. Sin calma, sin preliminares. Además, esta vez es la voz femenina la que lleva las riendas, la misma que hemos escogido nosotros para bañarnos durante horas y horas en el Egeo mientras nos rodeamos de la antigua cultura griega. Y es por eso mismo por lo que, a partir de aquí, vamos a hablar de Kassandra como la auténtica protagonista que es.

A pesar de llevar tres años en desarrollo, la primera impresión que este Assassin's desprende es que es muy continuista con respecto a Origins. A nivel de mecánicas, se mantiene en esa senda que marcó la aventura egipcia, desvinculándose considerablemente de la experiencia más tradicional de la saga para abrazar la esencia del RPG, aunque sin apretar demasiado el abrazo.

Kassandra sube de nivel a base de acumular experiencia, puede equiparse todo tipo de armas tanto para corta como para larga distancia (aquí solo arcos), llevar armaduras, perneras, cintos, cascos... Todo lo necesario para ir a la guerra si lo desea y con la voluntad suficiente como para haber sido un buen fichaje en la batalla de las Termópilas con la que comienza el juego. No obstante, no es con ella con quien empezamos el juego. En el primer compás, a quien encarnamos es ni más ni menos que a Leónidas, el icónico guerrero espartano cuya lanza hereda nuestra protagonista, y con la que se encarga de realizar esas ejecuciones que en otras entregas veríamos realizar con una hoja oculta. Porque, como ya sucedía en Origins, nuestra aguerrida protagonista no lleva cuchillas escondidas porque no es una asesina. Es una mercenaria, una espartana.

El plus rolero que se incluye en Odyssey, y que lo diferencia muchísimo de Origins, viene a la hora de tomar decisiones. Es la primera vez en toda la saga que nuestras respuestas y preguntas a los demás personajes influyen en el transcurso de la historia, provocando consecuencias a corto, a medio y a largo plazo (y ojo con los finales). Aquí volvemos a esa libertad de la que hablábamos al comienzo, porque además de elegir si realizar secundarias o no, puedes escoger cómo acaban o cómo llevarte con ese PNJ que te las pide. El rango de posibilidades en los diálogos es tan amplio que puede ir del odio mutuo a la relación carnal; aunque olvidaos de noviazgos, nuestra protagonista es una misthios (mercenaria) y no tiene tiempo ni ganas de atarse.

Assassin's Creed OdysseyAssassin's Creed Odyssey
Assassin's Creed OdysseyAssassin's Creed Odyssey

Que Ubisoft se anime con esta fórmula y abra tantísimo las posibilidades otorga mucha riqueza a la experiencia de juego. Ver que en un mismo tramo un jugador puede optar por ayudar, por aniquilar a quien le habla o a pasar indiferentemente por la situación suena divertido, pero lo es más cuando ves que esto provoca consecuencias reales en el juego, algunas incluso letales para esta población griega virtual. Es una pena que en algunas opciones de conversación las cosas no estén tan claras como parecen y lo que aparentaba ser una frase inocente pueda sonar a amenaza de muerte. Calibrar el tono de la protagonista o más bien las opciones disponibles es algo que necesita pulirse más. Quizá para el siguiente juego...

Por otra parte, el planteamiento es el que evita que pueda considerarse un título de rol como tal. A pesar de que hay un total despliegue de misiones, de cosas por hacer, de personas con las que hablar o incluso de habilidades con las que perfilar el tipo de juego que tú, como usuario, desarrollas cuando estás a los mandos (con un árbol de habilidades dividido en Cazador, Guerrero y Asesino); este Assassin's te lleva mucho a la acción, al cuerpo a cuerpo. Deja las estrategias para otros y se centra en ofrecer algo más directo.

Kassandra es el personaje más ágil de toda la saga. Trepa por cualquier lugar y tiene una movilidad perfecta, y eso abre muchas posibilidades a la hora de explorar y luchar; aunque la balanza se acaba decantando hacia la acción. No hay un escudo con el que protegerte, por lo que tus careos en el uno contra uno o el uno contra diez (puede pasar, y es mejor huir) te obligan a ser mucho más ofensivo. Puedes esquivar e incluso activar una especie de tiempo bala si haces una esquiva perfecta, o también realizar contraataques con bloqueos perfectos; pero el juego defensivo ha quedado a un lado. Tus habilidades, que se asignan a botones para realizarse rápidamente, están para hacer daño, envenenar, quemar o incluso teletransportarte al enemigo. Algunas, de hecho, son excesivamente poderosas y provocan cierto desequilibrio si se abusa de ellas. Otras, son tremendamente básicas, pero más que socorridas e incluso icónicas. Esa Patada Espartana la vais a usar mucho para jugar con las alturas, creednos.

Assassin's Creed OdysseyAssassin's Creed Odyssey

A pesar de lo excesivas que resultan ciertas habilidades, son extremadamente necesarias. Ese libre albedrío que se te otorga constantemente también influye al mundo de juego, lo que provoca que en más de una y dos veces te veas peleando en mitad de una ciudad con un mercenario, tras haberse puesto precio a tu cabeza por robos o abordajes, y que vengan dos más que pasaban por ahí, acompañados de mascotas como lobos o leones. Las situaciones que parecían fáciles pueden volverse en tu contra en cuestión de segundos y obligarte a huir o a sacar a relucir tus dotes de combate. Es mejor que vayas con cabeza, que recurras al sigilo más de lo que te pide el cuerpo y que evites a los rivales con dos o tres niveles por encima (pueden destrozarte), porque los puntos de guardado son menos frecuentes que de costumbre y es muy frustrante perder un buen pellizco de tu progreso.

También hay que pulir otros aspectos del juego. Cabe decir que nuestra experiencia en Origins estuvo exenta de fallos extraños; pero en Odyssey sí nos hemos topado con algún que otro error hilarante. Glitches y bugs como hacer que Kassandra se vuelva invisible por accidente, ver algunos movimientos muy raros en PNJ o una inteligencia enemiga que brilla bastante por su ausencia son cosas que dejan ver que llegará algún que otro parche para enmendar errores. Nada grave, pero sí señalable.

Somos conscientes de que este tipo de fallos son la consecuencia de tratar con algo tan grande, y no podemos pasarlo por alto. Assassin's Creed Odyssey es enorme. La recreación de Grecia hecha por Ubisoft Montreal trae consigo un mapeado gigantesco, con un buen puñado de islas bañadas por el Mar Egeo y gran parte de Tesalónica, junto a otros territorios. Lo mejor, además, es que el equipo ha plasmado perfectamente la orografía de todo el territorio. El paisaje griego es muy escarpado, tiene montañas muy altas y grandes extensiones boscosas, como también sitio para viñedos, olivares y poblados. No podemos saber a ciencia cierta cómo era la región por aquel entonces; pero sin duda esta versión nos parece la más creíble.

Assassin's Creed Odyssey
Assassin's Creed OdysseyAssassin's Creed OdysseyAssassin's Creed Odyssey

Tan creíble, además, como abrumadora. Los primeros compases de juego pueden resultar agobiantes por la cantidad de cosas que se te presentan y que puedes hacer. En menos de 5 horas se te explica que puedes participar en batallas a gran escala, con grandes ejércitos peleando en pantalla; que puedes debilitar las facciones que desees colándote en sus bases y quemando sus arsenales; que tienes un barco, la Adrastea, al que mejorar y al que sumar tripulación para convertirte en el terror de los mares (realizando incluso abordajes y lanzando a sus tripulantes a los tiburones); que puedes ir de caza y acabar con algunas criaturas que son un auténtico peligro; que puedes aniquilar a una enorme lista de mercenarios que irán a por ti y que, para colmo de males, necesitas averiguar qué ocurre con el culto de los Ojos de Kosmos y recorrer Grecia para averiguar quiénes son y aniquilarlos, saber qué sucede con tu desaparecida familia y, además, ayudar a esta primera civilización que está naciendo.

Resulta agotador tan solo de leerlo, ¿verdad? Y cuando toda esa información te llega es algo que puede incluso superarte. Sin embargo, nada de eso es obligatorio. Está ahí para que lo disfrutes con calma y a tu ritmo; sin forzarte a hacerlo absolutamente todo, salvo la trama principal que se basa en los tres pilares del culto, de la familia y la civilización y que guarda un par de giros de guion bastante buenos, como también alguno que otro predecible.

No hay imposiciones que vayan más allá de tu nivel y el de los enemigos porque Ubisoft quiere que el jugador se sienta libre y recorra esta Grecia virtual tranquilamente, que se sumerja en un debate dialéctico con Sócrates o pase de su verborrea, que pasee por la Atenas donde nació el primer parlamento democrático o se adentre en cuevas como la de Cratos. Disfrutar con calma de esta genial recreación de la Grecia Clásica y recorrerla observando los detalles que hay palmo a palmo es una experiencia tan divertida como enriquecedora, y es algo que se fomenta con el nuevo Modo Exploración (opcional, pero recomendado), que quita los iconos indicadores para averiguar dónde ir por tu cuenta, a base de preguntar y mirar en el mapa. Es un buen añadido con una intención evidente.

Assassin's Creed Odyssey

En AC: Odyssey se vuelve a hacer gala de una espectacular labor de documentación y un notable esfuerzo por hacer al jugador formar parte de situaciones y actos que han construido nuestra propia cultura, de ahí esta nueva forma de juego. Nos deja conocer el lado cultural, el social y el político de esta civilización; incluso sumergirnos en esas corruptelas que tan bien hemos heredado en el siglo XXI. No quiere que vayamos "a tiro hecho" hacia nuestros objetivos.

Hacer de un videojuego algo que también tenga un componente didáctico es algo que esta compañía ya demostró que dominaba con Origins y Egipto. Con Odyssey y Grecia ha repetido la misma jugada eudcativa, y a un nivel que casi roza lo enfermizo. Tan solo hay que navegar un poco por el Egeo y escuchar los cánticos en griego de la tripulación para darse cuenta de que hay un inmenso trabajo detrás de todo esto, uno que consigue una inmersión totalmente necesaria para un juego de este tipo.

Es una lástima que, con el genial apartado artístico y acabado visual, el rendimiento no termine de dar la talla. Durante nuestras partidas, en una PS4 Slim, hemos tenido caídas en la tasa de fotogramas durante algunos combates (sobre todo con varios combatientes) e incluso congelaciones de la imagen que duraban uno o dos segundos en algunos fuertes enemigos. Insistimos, no nos extrañaría ver un parche en poco tiempo.

Assassin's Creed Odyssey

Todo esto nos lleva a pensar que, tal y como hizo Grecia con nuestra cultura y nuestra sociedad, Assassin's Creed Odyssey construye los cimientos necesarios para que todo Assassin's Creed evolucione. Ha roto el corsé de la linealidad con un golpe de libertad tanto en mecánicas como en argumento. Puede que no sorprenda como lo hizo Origins, pero dota a la saga de un potencial aún más grande, dándole otro añadido que necesitaba y abriendo más posibilidades que nunca. Su mapa es enorme, la lista de cosas por hacer lo es aún más y, por primera vez, deja construir tu propia aventura. Ahora que hemos saboreado esta liberación, ya no puede haber marcha atrás.

Assassin's Creed OdysseyAssassin's Creed Odyssey
08 Gamereactor España
8 / 10
+
El cambio en el combate lo hace más divertido; hay mucho, pero que mucho, por hacer; la recreación de Grecia es sensacional; las decisiones tienen consecuencias reales.
-
las opciones al hablar con personajes no son demasiado claras; necesita un parche para arreglar fallos; el guardado automático puede ser desesperante.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países