Español
Gamereactor
análisis
Atelier Ayesha: The Alchemist of Dusk

Análisis de Atelier Ayesha: The Alchemist of Dusk

Una raíz por aquí, otra flor por allá y... ¡voilá! Ya tenemos hecha nuestra poción. Pero, ¿consigue hechizarnos?

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

La saga Atelier, una de las clásicas dentro del género del J-RPG, suma ya unos cuantos años. Mucho ha llovido ya desde que su primer título, Atelier Marie: The Alchemist of Salburg, aterrizara en PSX en 1997. Desde entonces han ido llegando nuevas entregas a todas las PlayStation de sobremesa existentes hasta el día de hoy, además de unas cuantas entregas paralelas en otras plataformas como Dreamcast, GameBoy Advance o Nintendo DS que, pese a no formar una saga de por sí, ampliaron la experiencia Atelier.

En occidente hemos tenido la suerte de poder recibir las tres entregas lanzadas en PS3, pertenecientes a la saga Arland: Atelier Rorona, Atelier Totori y Atelier Meruru. En esta ocasión nos encontramos en nuestras manos con el inicio de una nueva saga, Dusk, gracias a Atelier Ayesha. ¿Qué novedades nos depara esta entrega?

HQ
Atelier Ayesha: The Alchemist of DuskAtelier Ayesha: The Alchemist of Dusk
Publicidad:

Hechicera... ¿o alquimista?

La protagonista a la que acompañaremos en esta aventura es Ayesha, una joven que practica la alquimia como forma de ganarse la vida. Lo curioso del caso es que no tiene ni idea de que precisamente es alquimia lo que hace. Sin embargo esto no debe extrañaros, ya que Dusk nos mete de lleno en un mundo totalmente diferente de los anteriores.

Para empezar, descubriremos que hace mucho tiempo la alquimia ha sido olvidada como profesión por los habitantes de la zona, que ya lo ven casi como un mito. Y es que, si has jugado anteriormente a Atelier, las diferencias se van notando poco a poco. Empezamos con un personaje que no es una alquimista experta, sino que irá aprendiendo mientras avanza la aventura sobre este antiguo arte y sobre sí misma, al mismo tiempo que nosotros haremos lo propio al otro lado de la pantalla.

Estilo nipón por doquier

Publicidad:

Lo primero que llama la atención en cualquier Atelier es, sin duda, su estética puramente anime. No es sino un signo más de lo que nos espera dentro: un J-RPG puro y duro en el que los detalles y gustos nipones predominan frente a cualquier atisbo de intentar agradar al jugador occidental. Normal, por otro lado, si su público objetivo es definitivamente japonés o seguidor de su cultura.

Así las cosas, nos encontramos frente a un juego que valora más su argumento y, especialmente, su aspecto manga frente a un gran apartado gráfico o acción frenética. Sí, tal como te hueles, este Atelier es un juego dirigido directamente a fans de la saga o a cualquier amante de los J-RPG más clásicos y de combate por turnos. Porque aquí nos encontramos ante un juego que sigue punto por punto las normas de todo buen J-RPG.

El argumento, esa excusa para meternos de lleno en la historia, está sin embargo un poco cargado de clichés. Nuestra hermana, Nio, desapareció sin dejar rastro cuando la enviamos a recoger ingredientes para elaborar una de las pociones que nos sirven para ganarnos la vida. Años después, un misterioso hombre nos revela que Nio no ha fallecido ni desaparecido, sino que simplemente está atrapada y que descubriremos cómo rescatarla averiguando qué secreto esconden unas misteriosas flores. Simple, pero suficiente para seguir de cerca la historia de Ayesha.

Atelier Ayesha: The Alchemist of Dusk

Mezcla que te mezcla

Y sí, eso de tener un argumento está bien, pero la auténtica esencia de la saga Atelier es la propia alquimia. Y es que el 'crafting', esa moda de reunir ítemes variados y mezclarlos para ver qué es lo que sale del invento, tiene su origen en juegos como Atelier pese a haberse puesto de moda gracias a todo un hit como Minecraft.

Una de nuestras principales preocupaciones como buenos alquimistas es reunir todo tipo de ingredientes, así que nos tocará rebuscar bien en cada escenario para acumular lo máximo posible. Una vez nos hayamos cargado de ítemes, llegará el momento de poner a prueba nuestra habilidad en el complejo sistema de alquimia de Atelier, que vuelve en Ayesha con mucha fuerza.

El límite de tiempo presente en anteriores entregas también sigue presente en ésta. Tenemos un límite temporal para rescatar a nuestra hermana Nio antes de perderla para siempre. ¿A que suena agobiante? Por suerte, en la práctica, este sistema no es tan intrusivo ni apremiante como parece a primera vista. Si bien agacharnos a buscar objetos, crear pociones y viajar entre mazmorras o ciudades sí hace que los días pasen a un ritmo alarmante, las acciones más cotidianas como explorar las ciudades o mazmorras, hablar con personajes o revisar nuestro diario no suponen ninguna penalización a nivel de tiempo.

Fallos perdonables... y otros no tanto

Y, aunque todo parezca muy bonito, los puntos negros pesan un poco en este Atelier. Para empezar, su argumento deja algo que desear. No es necesario buscar algo complejo, la alquimia de por sí ya se encarga de mantenernos lo suficientemente entretenidos, pero la historia y los diálogos echan en falta un poco más de profundidad y mimo por parte de sus guionistas. Un algo que diga al jugador que la historia no está por estar, sino que nos esperan giros argumentales inesperados, sorpresas y no una sucesión de cliché tras cliché.

Hablando de cosas inesperadas, otra sorpresa negativa es la ausencia del doblaje japonés en la versión occidental de Atelier Ayesha, dejando como única opción a la hora de jugar las voces en inglés. El público menos habituado a los J-RPG pensará que es lo lógico (¿para qué quiero voces en japonés si no me voy a enterar ni de la mitad?), pero para los aficionados al género estamos frente a un nuevo punto negativo. Al fin y al cabo, ¿cómo crees que los aficionados a un juego típicamente japonés prefieren jugarlo? Efectivamente, con su doblaje original.

Los gráficos también hay que cogerlos con pinzas. Si bien los personajes cumplen y están en su mayoría bien modelados, los escenarios pecan de excesivamente simples y, en muchas ocasiones, faltos de detalle. En un juego en que la ambientación es clave, en ciertos momentos nos encontramos dentro de un escenario que no ayuda demasiado a meternos dentro de la historia.

Atelier Ayesha: The Alchemist of DuskAtelier Ayesha: The Alchemist of Dusk

Un buen J-RPG, aunque con peros

Atelier Ayesha: The Alchemist of Dusk es una propuesta más que decente para los aficionados al género... pero por desgracia no llega a más, ya que su público objetivo será el único capaz de perdonar los defectillos que pueblan el juego. El magnífico sistema de alquimia contrasta, en cambio, con un argumento que podría haber ido a más, unos gráficos que necesitan vuelta y media en algunos puntos y la ausencia del doblaje original.

Pese a todo, y aunque no nos encontremos frente a un título que vaya a marcar un antes y un después en el género, sí es más que recomendable para los seguidores de Atelier y los J-RPG en general, que a buen seguro son más que capaces de perdonar esos defectos que ya hemos comentado. Si lo que buscas es iniciarte en el género, tu juego de referencia debería ser Ni no Kuni: la Ira de la Bruja Blanca, cuyo análisis puedes encontrar aquí.

Atelier Ayesha: The Alchemist of Dusk
Atelier Ayesha: The Alchemist of Dusk
Atelier Ayesha: The Alchemist of Dusk
Atelier Ayesha: The Alchemist of Dusk
06 Gamereactor España
6 / 10
+
Un completísimo sistema de alquimia, que nos retará a buscar ingredientes y probar mezclas y mezclas. El sistema de juego nos invita a explorar, pero con moderación, para no exceder un límite de tiempo.
-
El apartado gráfico no está todo lo depurado que debería. Falta algo tan básico como el doblaje original. El argumento necesita algo más sorprendente para atraer a más público.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido