Gamereactor follow Gamereactor / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands / 中國
Gamereactor Close White
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
avances
Fallout 4

Fallout 4 - impresiones QuakeCon

Todd Howard nos enseña en Dallas un gameplay exclusivo que nos ha puesto los dientes aún más largos.


Facebook
TwitterRedditGoogle-Plus

Si eres de los que no tuvieron suficiente con la extensa presentación de Fallout 4 en el pasado E3, de más de media hora, deberías seguir leyendo. Principalmente porque el 20 aniversario de la QuakeCon en Dallas ha sido el lugar en el que Todd Howard, el principal responsable de Fallout 4, ha ofrecido una muestra del juego totalmente exclusiva para los asistentes. Allí nos hemos plantado tras probar Doom, y lo visto da para mucha chicha.

Los primeros compases de la presentación los ha protagonizado el humor que tan bien le sienta a la franquicia Fallout, con todos los asistentes con una máscara de 'Vault Boy' contemplando un falso, pero muy gracioso, anuncio promocional del Pip-Boy. Pero luego Howard se ha puesto serio y ha empezado a entrar en materia, comenzando por el remodelado menú de desarrollo del personaje.

En esta cuarta entrega nos encontramos con una interfaz de desarrollo mucho más vistosa, con un menú que recuerda un poco a la apariencia de Fallout Shelter en el que cada habilidad ocupa una estancia. Parecerá algo meramente estético, pero que cada mejora cuente con una animación -en ocasiones bastante explícita- muestra que Bethesda ha puesto todo su cariño en Fallout 4.

Tras una breve pausa en la que Howard ha vuelto a intervenir, finalmente se ha dado paso al plato estrella: 20 minutos de pura exploración y combate. Lo primero que aparece en pantalla es el yermo, situándonos justo en la entrada de Diamond City. Llaman especialmente la atención la distancia de dibujo y el detalle de los edificios, consiguiendo desvanecer todas las dudas acerca de la calidad visual que tendrá el juego. Fallout se va a ver genial.

Aunque tampoco vayamos a tirar cohetes. Durante toda la presentación se ha mantenido la vista en primera persona, algo que presumiblemente puede indicar que la alternativa externa cojee con respecto a las animaciones. Es algo que también hemos visto con los demás personajes, aliados y enemigos, con los que nos hemos encontrado. Su movimiento por el escenario es algo tosco.

Antes de entrar a liarnos a tiros, la primera parada es en Diamond City junto a Piper, uno de los doce compañeros con los que patear el yermo en el juego, incluyendo a los nuevos Albóndiga y Sr. Mañoso. Todd Howard ya ha confirmado que podremos tener romances con la mayoría de ellos, independientemente del sexo que tengan. Respecto a Diamond City, este enclave será uno de los puntos de obligada parada durante la historia.

Fallout 4Fallout 4

Más tarde, la demostración nos mete de lleno en las calles de Lexington junto a nuestro perro. Tras acercarnos a uno de los edificios, varios necrófagos saltan de una zona elevada y vienen a por nosotros. Durante su primer combate, el superviviente del refugio 111 hace gala de su arsenal con un rifle láser que acaba con la refriega en unos quince segundos. Es un combate fácil y no demasiado espectacular.

Al recibir golpes, todo se reduce a avisos visuales que te informan que te están dañando. La mira no se desequilibra y resulta un poco extraño, especialmente cuando tres necrófagos arremeten a mano limpia contra ti. No es que el combate en primera persona decepcione, pero sí queda patente que su realismo sigue siendo un aspecto pendiente en las obras de Bethesda. Lo que sí mejora es el menú desplegable al rastrear enemigos, en esta ocasión menos invasivo ocupando apenas media pantalla.

Siguiendo con la interfaz de esta cuarta entrega, la barra de vida muestra la cantidad de RADS (la radiación en nuestro organismo) con un indicador rojo que va limitando la vida total que podríamos llegar a tener estando sanos. Otro dato curioso es el menú desplegable de armas; se abandonan las ranuras diagonales, causantes más de un problema, por un sistema en cruz en el que cada dirección cuenta con más de un espacio. Como en The Last of Us.

Dejamos los exteriores de Lexington para entrar en uno de sus supermercados abandonados. Tanto en esta ocasión como en el resto del vídeo se omite parte del tránsito entre exteriores e interiores. ¿Intentarán ocultar tiempos de carga largos? ¿Estarán todavía trabajando en ello y querrán quitarlos? En lo que no hay sitio para la duda es en el aspecto visual de los interiores, donde la oclusión ambiental y los efectos de luz dan lugar a escenarios realmente bellos.

Tras un breve tiempo de sigilo en el que queda claro que el hackeo de terminales va a ser prácticamente idéntico a Fallout 3 y New Vegas, empieza la traca. Gracias a un centinela que andaba por el escenario conseguimos deshacernos del licántropo que aparece al entrar en una sala, seguimos andando y los primeros negreros saltan a nuestro paso. Es entonces cuando el rifle láser deja paso al lanzagranadas.

Siguiendo en la línea de las anteriores entregas, el armamento pesado es especialmente útil en el modo VATS, aquél en el que se ralentiza el tiempo y escoges las partes del cuerpo del enemigo que tienes más probabilidades de acertar. Así queda patente en los compases finales de la presentación, donde se demuestra que la minibomba nuclear funciona sin problemas a más de cincuenta metros.

Un punto curioso es que, durante el combate, una nave perteneciente a la Hermandad del Acero desciende para ofrecernos apoyo en tierra. En caso de que se puedan forzar alianzas de este tipo, es algo que podría darle un toque de realismo muy interesante a Fallout 4, y que también serviría para abandonar esa sensación de soledad que puede llegar a tener el juego.

En líneas generales esto es todo lo que ha dado de sí el exclusivo vídeo al que Gamereactor, junto a otra reducida selección de medios internacionales, ha tenido acceso durante el panel dedicado a los asistentes a la QuakeCon 2015. Fallout 4 va a ser grande y bonito; ahora solo queda echarle el guante definitivamente para ver si también se deja jugar tan bien. Si quieres saber más sobre el juego, no te pierdas la entrevista que publicaremos en breve con Pete Hines, el vicepresidente de Bethesda.

Fallout 4Fallout 4