Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Gamereactor
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
avances
Pokémon Sol/Luna

Pokémon Sol y Luna Demo - impresiones

Hemos vuelto a la región de Alola, y ya no queremos irnos de aquí.

  • Texto: Juan A. Fonseca

Para un avance diferente con otros detalles, no dejes de leer Pokémon Sol y Luna - impresiones dos primeras horas.

¡Alola! Nos hemos ido de viaje exprés a la región de los nuevos Pokémon Sol y Pokémon Luna con la demo que está a punto de llegar a la eShop y nos ha enamorado por completo. Puede que la saga de los monstruos de bolsillo tenga ya 20 años a sus espaldas, pero sus nuevos videojuegos le han pegado una patada al timón y han dado un fuerte viraje para reinventarse tocando unas hasta ahora inquebrantables bases. Se avecina algo totalmente nuevo y muy prometedor.

Mucho brillo y colorido, ideal para un enclave paradisíaco como es la región de Alola, desbordaban todas y cada una de las vistas durante nuestra breve estancia. Nuestros primeros pasos por estas islas nos han llevado a la pequeña ciudad de Hauoli. Allí, tras terminar la mudanza, y aprovechando que nuestra madre tenía que preparar unos papeles para empadronarnos en nuestra nueva destinación, conocimos a algunos de los personajes que seguro nos acompañarán durante la inmensa odisea que nos espera con el juego completo.

Pokémon Sol/Luna

Tilo, un nuevo amigo, familiar del Kahuna de la isla, y el profesor Kukui, alguien que estudia los movimientos de los Pokémon a base de hacer de saco para ellos, nos llevaron de la mano para enseñarnos un poco de la parte comercial de esta localidad. Una pequeña visita al Centro Pokémon demostró que no hace falta que las tiendas y estos "hospitales" para nuestras criaturas vayan separados, de hecho hasta cuentan con un rinconcito para tomar algún tentempié. Es una lástima que tanto la tienda como la cafetería estuvieran cerradas. La primera, casualmente, carecía de existencias; y la segunda tenía como tendera a una becaria que no hacía más que decirnos que su jefe se había ido de viaje gastronómico para descubrir nuevos ingredientes y sabores. Volverá dentro de un mes, o eso nos dijo, ¿será porque hay algún lanzamiento importante dentro de 30 días?

Ciertamente, nos moríamos de ganas por reencontrarnos con Rowlet, Litten y Poplio, y nos dejó un amargo sabor de boca el saber que no íbamos a poder toparnos con ellos en esta demo. En su lugar, un Pokémon de la región de Kalos nos acompañó durante esta visita a la región. Se trataba de un Greninja con la habilidad Fuerte Afecto, capaz de volverse mucho más fuerte al convertirse en el Greninja Ash tan visto en la última temporada del anime. Este monstruito, al que podremos llevarnos cuando volvamos a Alola con la versión final de Pokémon Sol/Luna, se ha convertido en nuestro mejor compañero durante este pequeño viaje. Aunque por un momento nos acompañó el Pokémon por antonomasia, Pikachu, como préstamo del profesor para cumplir cierta tarea.

Porque ya lo mencionábamos tras nuestro primer viaje a esta región y lo volvemos a hacer tras visitarla de nuevo. Se han acabado los Gimnasios, nuestra carrera ya no es la de recopilar medallas y optar a ser el Campeón de la Liga Pokémon; ahora vamos a descubrir Alola y a superar el Recorrido Insular, y para ello hay que afrontar pruebas de todo tipo. En este caso, el de la demo, nos hemos tenido que meter en una cueva a fotografiar a varios Jangmo-o y a su evolución, Hakamo-o, con un Pokévisor que no iba tan fluido como nos gustaría. Este modo foto recuerda mucho a lo que ofrecía Pokémon Snap en Nintendo 64, aunque limitado unas zonas muy concretas y evitando la posibilidad de explorar el mundo cámara en mano. Una buena forma de sumergirnos en un mundo plagado de seres que están más vivos que nunca, con el genial detalle de poder usar el giroscopio de 3DS para simular una cámara real, pero que nos hubiera gustado conocer más a fondo en otro tipo de situaciones.

En todo juego de Pokémon y en toda región hay unos malos malísimos con un plan que derrumbar. Kanto y Johto tenían al Team Rocket, Hoenn tenía al Team Magma y al Team Aqua y Alola tiene al Team Skull, una especie de raperos venidos a menos cuyo estilismo es, por decirlo de algún modo, bastante peculiar. La verdad, no sabemos cuáles son sus planes, pero lo que sí sabemos es que han dejado atrás ese tono amenazador que podíamos habernos encontrado en villanos de anteriores generaciones. Quieren ser malos, pero acaban volviéndose unos personajillos entrañables que hablan a base de rimas malas acompañadas de gesticulaciones exageradas; aunque su comandante, Francine, sí que tiene una personalidad más acorde con la de un villano, o villana en este caso. Habrá que ver si logra ponernos las cosas difíciles cuando volvamos para quedarnos y hasta qué punto está conectada con todos los misterios que hay alrededor de estas nuevas entregas.

Estos villanos sobreactuados hacen las veces de sparring a la hora de realizar el primer combate en la demo de Pokémon Sol y Luna. Sirven para hacer una adecuada introducción a los que nunca han peleado en un juego principal de la saga, pero suponen un simple paseo que sólo sirve para enseñar cambios gráficos y de interfaz para aquellos que llevan ya tiempo atrapando monstruos de bolsillo. Las peleas, como comentábamos en nuestras primeras impresiones, guardan la esencia de las batallas Pokémon: combates por turnos, uno contra uno en diagonal y movimientos regidos por tipos. Pero ofrecen elementos que las hacen más accesibles, presentando toda la información de la forma más rápida y visual posible y con una interfaz acorde al dinamismo que embriaga a todo.

Y con respecto a esto hay algo que nos ha llamado poderosamente la atención. Los grandes juegos de Pokémon siempre han sido muy conservadores, han tenido un esquema inamovible para sus guiones, salvo casos extremadamente excepcionales como Blanco y Negro, y han sido parcos en cuanto a su puesta en escena, gobernados por cierto estatismo ligado a las limitaciones del hardware que los movía. Ahora que hemos vuelto a Alola, hemos reforzado la sensación de que esto ha cambiado. Desde el aspecto de los personajes hasta los entornos muestran una mayor viveza, se asemejan más a lo que se podría esperar de un RPG y chocan con todo lo que se vincula a un título de Pokémon. Nada más hay que ver que se han abandonado los gimnasios en pos de unas pruebas que, en nuestro caso, nos han puesto a fotografiar criaturas y a pelear con una especie de boss. Y todo ello erradicando un componente fundamental para cualquier juego de esta serie: capturar.

Pokémon Sol/LunaPokémon Sol/LunaPokémon Sol/Luna
Pokémon Sol/LunaPokémon Sol/LunaPokémon Sol/Luna

No hemos podido capturar a ninguna criatura, más bien, no nos han dejado hacerlo; pero nos ha dado igual. Sol y Luna vienen con muchas novedades y cambios que entran directamente por los ojos, y que los acercan al lado anime de la franquicia, hasta el punto de no preocuparte el no tener Pokéballs para capturar a todo lo que se mueva entre la hierba alta (¿quizá por si la gente se harta con Pokémon Go?). Al revés, disfrutas viendo la de sorpresa de los entrenadores vencidos, contemplando la variedad de planos en las escenas y hasta observando cómo la pantalla se oscurece avisándote de que hay alguien con ganas de pelea cerca.

Conocemos esta franquicia desde hace 20 años, llevamos jugando a sus juegos desde antes de que Rojo subiera a la cima del Mt. Plateado, desde antes de que Pikachu adelgazara, y podemos decir que este pequeño viaje a Alola nos ha devuelto esa sensación que sentimos al ver por primera vez la pelea entre Nidorino y Gengar en Pokémon Rojo. La esencia se conserva, y las llamadas a la nostalgia están en los pequeños detalles (como la eterna melodía de los Centros Pokémon); pero las cosas están cambiando. Esta longeva saga está logrando hacer algo en lo que otras muchas cayeron, reinventarse de forma acertada para mantener y potenciar su atractivo.

Y ahora, si nos lo permitís, nos volvemos a Alola. Tenemos el presentimiento de que esta Demo de Pokémon Sol y Luna va a obligarnos a viajar de nuevo a estas islas en más de una ocasión. ¡Contadnos qué os parece a vosotros en la sección comentarios en cuanto la tengáis en vuestra 3DS!

Pokémon Sol/LunaPokémon Sol/LunaPokémon Sol/LunaPokémon Sol/Luna