Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
avance

Birthdays the Beginning - impresiones

Vamos a tratar de construir una simulación de la evolución en la Tierra desde cero sin cargarnos las especies antes de tiempo.

Birthdays: The Beginning
Publicidad:

A Yasuhiro Wada le gusta que la gente cree vida. Suya fue la idea original de los simuladores sociales Harvest Moon que, dos décadas más tarde, siguen funcionando y se han replicado por todas las plataformas. Ahora, como creador independiente en el estudio Toybox y con la colaboración de Arc System Works (y la distribución de Bandai Namco en Europa) propone un juego de crianza que es a la vez más amplio y más acotado, más largo y más corto, más simple y más sofisticado. Birthdays the Beginning es de todo menos normal.

Es, literalmente, un videojuego de evolución, en el que arrancas con un trozo de tierra yerma que representa a pequeña escala la totalidad del planeta Tierra, y acabas, si eres capaz, con el ser humano. O al menos eso es lo que hemos intuido al ver el tráiler, porque en nuestra prueba de más de media hora no nos dio tiempo ni a cambiar de era. Fue una toma de contacto con una versión que aparentaba ser casi final, en la que incluso todo está traducido ya al castellano (no hay voces en ningún momento, solo texto). Suficiente para entender la mecánica, parte de los efectos de nuestras acciones y el sistema de control y de interfaz.

Imaginad un cubo de tamaño mediano que podemos recorrer por sus cuatro caras laterales con nuestra cámara. Dentro, a una altura más o menos baja, una superficie plana de tierra formada por bloques cuadriculados a lo Minecraft que representa el nivel del mar. Si escarbas encuentras agua o magma, si acumulas creas montañas. Pues esa es realmente tu única herramienta real, la capacidad de hacer que cada punto del mapa esté en una posición más elevada o más baja. Ya sea punto por punto o en superficies homogéneas más grandes, porque tienes cinco tamaños de puntero a tu disposición.

¿Y cómo puedes crear vida desde la nada subiendo y bajado tierra? Gracias a la temperatura ambiental y la disponibilidad de agua, condiciones indispensables para que haya vida. La idea es muy sencilla: a medida que más elevación media tiene el terreno, más baja la temperatura media de este pequeño planeta con forma de cubo, y viceversa. Por tanto, tu tarea principal es conseguir no solo un diseño atractivo del terreno, sino también uno que cumple las condiciones para que las especies vayan apareciendo, reproduciéndose y evolucionando.

Birthdays: The BeginningBirthdays: The BeginningBirthdays: The Beginning
Birthdays: The Beginning

Nuestra partida no empezó desde cero porque el arranque es más lento, sino desde el periodo transicional entre el fin de los dinosaurios y el establecimiento de los grandes mamíferos. No, no parece que vaya a ser totalmente fiel a la historia del planeta, pero sí un tanto aproximado. Nos dejaron un paraje muy bonito, con un gran mar a un lado, una isla bastante alta y nevada en una esquina, un poco de plataforma continental en medio y continente al otro. Desde un par de lagos de la zona más elevaba brotaban cascadas que pronto se convertían en ríos tras cruzar una pequeñísima cordillera. Abajo esperan el agua bosques de un par de tipos de árboles, arbustos bajos y animales como mamuts. A 18 grados de media y un clima soleado la naturaleza se abre paso a ritmo tranquilo. ¿Y qué pasa si tratamos de meter un poquito más de calor a este mundo?

Con nuestro particular puntero, del que os hablaremos en unos momentos, empezamos a hundir montañas con más o menos acierto estético y en cuestión de minutos habíamos llegado ya a 20 grados. Los cambios no se producen en días, llegan en años, por eso Toybox ha creado dos líneas temporales complementarias: el mundo avanza a ritmo normal mientras te mueves por él, pero en cualquier momento puedes salir hacia fuera, a una vista espacial, y contemplar cómo ocurren sucesos (vidas, muertes, apariciones, evoluciones) a velocidad rápida. Un registro en escalera te va informando de cada hecho a tiempo real con muy buen criterio, porque además marca con iconos los más destacados como un descubrimiento.

Visto así parece un juego "de hacer poco y mirar mucho", y en cierto modo lo es. No vas a estar todo el tiempo cambiando todo el mapeado, más bien lo vas retocando para comprobar qué puede pasar o para sacarle un poquito más de jugo. Por ejemplo, para favorecer la vida marina en lugar de la terrestre. Pero no invita a destruirlo todo sobre la marcha, porque para hacer este tipo de comprobaciones ya tendrás otra partida más tarde. Además, no hay una función deshacer para arrepentidos. No sabemos cuántas especies hay, pero lo que sí parece claro es que es casi imposible conseguir dos partidas iguales a Birthdays the Beginning.

Birthdays: The BeginningBirthdays: The BeginningBirthdays: The Beginning
Birthdays: The Beginning

Pero no todo es tan sencillo gracias a los poderes de tu puntero, que es algo más que eso. En lugar de una flechita han colocado a una especie de duende muy simpático que va volando sobre el terreno para indicarte qué tienes debajo. Con él se recolecta información sobre las criaturas y da sentido al uso de ítems previamente recogidos por el mapa. Tienes posibilidad de crear nubes o sol en puntos concretos, de lanzar piedras de calor y de frío de varios niveles sobre una casilla, de colocar un arcoiris protector, de guardar el ADN de una criatura en un tarro, de lanzar agua de vida o agua de extinción en una zona, de provocar un calentamiento global o incluso de ordenar el nacimiento de una cordillera, montaña o río en una zona.

Esos ítems, que son los que hemos visto, invitan a experimentar más con mirada de científico que con la de un dios. Con estos y los que no habremos conocido esperamos poder investigar más y más qué ocurre cuando colocas, por ejemplo, una piedra incandescente en el lecho de un río, aunque hay bastantes limitaciones al uso de determinados objetos. También pudimos ver que el personaje sube de nivel y tiene una barra de vida, pero nunca pudimos aclarar en qué afectan estos dos elementos y cómo se gestionan, más allá de que unas hojas reparadoras te rellenan la salud.

Wada presentó este nuevo proyecto el pasado TGS 2016, es decir, en septiembre, y ya lo tiene listo para el lanzamiento. Técnicamente, es un juego muy sencillo en el que ni hay una superficie muy amplia ni hay tampoco una variedad de elementos grande, a lo que hay que sumar el diseño simple de todo. Al menos huye del estilo píxel y ha encontrado un estilo gracioso para los animales, como de libro para niños pequeños. El control con el mando DualShock también nos dio algún quebradero de cabeza a la hora de movernos bloque a bloque en líneas rectas.

Curioso es el calificativo que ponemos a este juego tras una primera toma de contacto. Al terminar de jugar no tienes sensación de impresión, pero sí de apetito. ¿Qué podría llegar a hacer yo con este mundo en mis manos? Despierta las ganas por descubrir, por investigar y por experimentar. Queremos saber hasta dónde llega la variedad de Birthdays the Beginning y si tiene tantas diferencias de partida a partida, porque en ese caso podría ser un robatiempo sensacional. Pero eso os lo contaremos a partir del 9 de mayo que sale a la venta, en nuestro análisis.

Birthdays: The BeginningBirthdays: The Beginning
Publicidad: