Gamereactor follow Gamereactor / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands / 中國
Gamereactor Close White
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
avances
Ni no Kuni II: El Renacer de un Reino

Ni no Kuni II: El Renacer de un Reino - impresión final

Ahora que el lanzamiento está tan cerca hemos podido probar más modos de juego y mecánicas de combate.

  • Texto: Sam Bishop
Facebook
TwitterRedditGoogle-Plus

Hace tanto tiempo que Ni no Kuni II: El Renacer de un Reino está en desarrollo que el anuncio de un nuevo retraso, aunque solo sea de unos días, se ha hecho bastante pesado. Por suerte, para compensar la espera, Bandai Namco nos ha ofrecido la posibilidad de jugar un poco más a este RPG tan bonito de Level-5. Nos ha abierto las puertas a la variedad, a probar elementos nuevos, ya sea por modo de juego o por estilo de combate, por lo que todo lo que os contamos aquí difiere de lo de estas otras impresiones.

El primer nivel al que tuvimos acceso, y que podéis ver en este vídeo, es Battle for the Heartlands, un enfrentamiento táctico, más complejo de lo que acostumbramos a encontrar en los juegos de esta compañía. Para rebajar la carga, hay que decir que un tutorial muy dedicado te va llevando de la mano hasta que aprendes a utilizar estos mini-ejércitos de soldados adorables, colocados en círculo alrededor de Evan. Por una parte están las fuerzas cuerpo a cuerpo y por otro los arqueros, una buena combinación para lanzarse al combate. Y lo hemos llamado miniejército porque el número es muy bajito y se controlan todos en grupo a tiempo real.

Nos sorprendió lo fácil que es guiar a esta tropa, porque más que dar órdenes de lucha hay que hacerles rotar. Cada botón implica un ataque distinto, por ejemplo uno sería atacar con todo, pero lo más importante es la posición. Con los gatillos haces que cambien de lugar según tus necesidades, que saltan rápidamente a la vista sin necesidad de tener un manual de guerra delante: los arqueros detrás y los soldados delante. Si te entran las prisas y la lías es probable que las unidades se acaben mezclando en una formación sin sentido, pero la mayor parte del tiempo cada uno estaba donde debía, en lugares opuestos, y moviéndose cuando se les indicaba.

Ni no Kuni II: El Renacer de un Reino
Ni no Kuni II: El Renacer de un ReinoNi no Kuni II: El Renacer de un Reino

Los responsables del títulos nos contaron que debajo opera un sistema de piedra-papel-tijera que determina qué unidades son efectivas unas contra otras y cuáles son vulnerables. Para hacerlo más sencillo, al menos en este nivel tutorial marca los tipos con un código de colores y añade un icono en forma de flecha azul o roja que indica quién lleva ventaja en un enfrentamiento directo en función de la clase. Por si pudiera parecer confuso, recordad que solo hay unos cuantos tipos en pantalla al mismo tiempo, así que se memoriza rápido.

También hay ataques especiales que puedes utilizar para alegrar un poco las batallas y romper la rutina. El de Chingi, por ejemplo, es un ataque aéreo, mientras que Khunbish consigue curar a todas las unidades que estén en su radio de acción. Incluso hay tácticas de shock que se ejecutan con tan solo pulsar un botón y convierten al jugador en invencible durante unos segundos al mismo tiempo que potencia su ataque.

Las unidades, los tipos de ataque y, para terminar la lectura estratégica, el terreno. Es importante saber leer el escenario para preparar emboscadas, como una lluvia de flechas sobre un pelotón embotado en un valle. No tuvimos el tiempo ni la libertad suficiente como para poner a prueba todos estos elementos, pero seguro que quienes disfrutan del subgénero van a saber sacar partido a estos ratitos. Lo que sí pudimos aprender es que hay que utilizar todos los elementos y habilidades de forma combinada, y eso que aún no hemos visto cuánto se puede complicar.

Ni no Kuni II: El Renacer de un Reino
Ni no Kuni II: El Renacer de un ReinoNi no Kuni II: El Renacer de un Reino