Gamereactor follow Gamereactor / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands / 中國
Gamereactor Close White
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
avances
Extinction

Extinction - impresión final

Hemos echado un vistazo exhaustivo a Extinction, el título de acción que nos trae una mezcla de parkour y monstruos gigantes.

Facebook
TwitterRedditGoogle-Plus

La aniquilación es un tema candente en el entorno político actual, así como un tema de debate a nivel biológico. El mundo está lleno de teorías conspiratorias que hablan de la exterminación de la humanidad debido a la superpoblación sin control o al alzamiento de la inteligencia artificial. Hoy día, este asunto es una patata caliente y eso también se aplica al bien llamado Extinction, un plataformas de acción en 3D con elementos de rol y una base de parkour al más puro estilo Prince of Persia o Assassin's Creed. Cuando funciona, claro está.

En Extinction, te encuentras en un mundo al borde de la destrucción, debido a que los imponentes Ravenii han invadido el mundo de Dolorum y no pararán hasta la destrucción total, de todo y de todos. El jugador controla a Avil, el último de una estirpe de poderosos guerreros y el único en el mundo con poder suficiente como para hacerle frente a los gigantescos Ravenii. No se explica muy bien por qué tu eres el último centinela - incluso el propio juego deja caer la pregunta de por qué no puedes trasmitir tus habilidades a una nueva generación de soldados. La cosa es que el destino del mundo está en tus manos y en las de nadie más y de momento no sabemos mucho más.

Además de tener que eliminar a los gigantes, debes salvar a la población y matar a los demonios menores que acompañan a los Ravenii. Por mucho que Iron Galaxy y Modus Games nieguen una y otra vez que el juego esté inspirado en Attack on Titan, el parecido es evidente. Por ejemplo, para derrotar a un Ravenii, tienes que cortarle el cuello. Así mismo, en el equipo de élite del que formas parte, son necesarios años de entrenamiento para dominar tus habilidades y, además, nadie sabe de dónde salieron los gigantes que están invadiendo Dolorum. Es cierto que el mito de David contra Goliath es muy antiguo, pero la jugabilidad, el contenido y la historia apuntan directamente a la obra de Hajime Isayama, tanto que la inspiración es innegable. Al igual que Dauntnless es un intento de hacer un Monster Hunter fuera de la serie de Monster Hunter, Extinction es claramente un intento de crear un juego de Attack on Titan fuera del mundo de ese mundo y occidental, lo cual sería perfectamente válido si los creadores lo reconociesen.

Extinction

Pero volvamos al tema que nos atañe. '¿Cómo están los controles del juego actualmente?', se preguntará nuestro querido lector. El adjetivo adecuado sería flojos. El concepto es muy claro: enfrentarse contra una fuerza desconocida debe ser abrumador cuando estás solo ante el peligro y cargando el peso del mundo a las espaldas. Como con el resto del escenario, debes escalar los Ravenii como si de montañas se tratasen, y algunos tendrán una armadura que tendrás que romper para poder acabar con ellos. Además siempre habrá que mantener un ojo puesto en las monstruosas manos y pies porque intentarán aplastarte cada vez que tengan oportunidad. Sin embargo, por como está implementado, deja un sabor agridulce. Más de una vez nos hemos quedado enganchados en una axila o colgando de una armadura con la suerte echada, y todo ello sin razón aparente. Las zonas de daño dejan mucho que desear, hasta tal punto que los gigantes pueden pisar a varios metros de distancia de donde estás y aplastarte igualmente.

Extinction hace un uso muy variado del tiempo-bala (tal y como lo conocemos en Matrix) cuando toca cortar miembros demoníacos, lo que estaría genial si hubiera manera alguna de saber lo cerca que tienes que estar para que tu ataque sea efectivo. Se hace muy fácil cuando estás lo suficientemente cerca, pero calcular las distancias es muy difícil porque parece cambiar de Ravenii a Ravenii. La cámara no es capaz de seguir a Avil debido a lo rápido que se mueve y se convierte en un auténtico reto el hecho de centrarte en un objetivo para atacarlo, teniendo en cuenta que el ángulo va medio segundo por detrás de tu movimiento. Vendría genial un sistema para fijar objetivos como el de Dark Souls. Por lo menos ayudaría a la hora de enfrentarse contra monstruos pequeños.

Extinction
ExtinctionExtinction

Cuando empiezas a combatir contra los gigantes las mecánicas son impresionantes, pero se hacen aburridas muy rápido, ya que las peleas acaban consistiendo en apretar uno de los dos botones que se utilizan. Para los monstruos pequeños, aprietas la X hasta cansarte o hasta matarlos, lo que pase primero, y contra los colosos, apuntas apretando el gatillo derecho y atacas soltándolo. Una y otra vez hasta acabar con él. Lo que si es cierto es cada vez hay retos diferentes. Por ejemplo, puedes conseguir puntos extra que podrás utilizar para mejorar tu habilidad saltando si completas niveles en menos de cuatro minutos, si matas a 12 enemigos menores o si derrotas a un Ravenii sin cortar ninguno de sus miembros. Además, cada nivel tiene un tiempo límite y fracasarás la misión si la ciudad entera es destruida por la horda invasora. Esto le da una tensión extra a cada misión y hace que el jugador deba tomar decisiones difíciles cada vez que visites el teatro de la guerra, del que no todos pueden salir con vida. De ahí el nombre del juego.

Esta es probablemente la faceta más interesante de la historia de Extinction, que por lo demás es bastante vaga. Tiene sentido que el enemigo sea extraño y desconocido, pero todo lo demás lo es, lo que hace que la inmersión sea más difícil. Avil es el último de su grupo porque sí, y su fiel compañero puede crear portales a partir de cristales gigantes porque... ¿y por qué no?, puede que exista la magia o puede que no, y la lista continua. Parece que los desarrolladores se centraron en conseguir un experiencia frenética donde la adrenalina lo sea todo, pero como ya hemos comentado anteriormente, le faltan cosas para poder conseguirlo. Una pequeña digresión: todos los personajes que conoces a lo largo del juego, desde el rey de Dolorum hasta el campesino más pobre, todos te hablarán durante las misiones como si te conocieran de todo la vida, soltándote algún chascarrillo por cualquier cosa que hagas. Llega a ser molesto aguantar todos esos "jeje, ¿lo pillas?" Cada vez que derrotamos a un Ravenii o que acabamos con un enemigo menor.

Extinction

Como habéis podido apreciar, hemos usado la palabra misión en varias ocasiones y es que es una sorpresa agradable saber que Extinction no es un juego de mundo abierto. Nos parece una decisión acertada, si tenemos en cuenta el estilo del juego. Como hemos señalado, en primer lugar deber mover los portales-cristales para poner a salvo a la mayor gente posible, al mismo tiempo que proteges la ciudad para que no sea totalmente asolada. La historia no dura más de 10 o 12 horas, pero es rejugable hasta decir basta, ya que puedes intentar mejorar tu puntuación en los distintos niveles. Por otra parte, los escenarios se generan aleatoriamente y hay distintos modos de juego para aquellos que prefieren algo un poco más orientado al competitivo.

Extinction es un juego con muchas buenas ideas, pero pocas están bien implementadas. El producto final no llegará a las tiendas hasta abril de este año, por lo que aún hay tiempo para arreglar algunos fallos. Somos muy fans de Attack On Titan y nos encantaría un buen videojuego con el concepto que busca Extinction, a pesar de sus defectos.

ExtinctionExtinction