Gamereactor Close White
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
avances
Insurgency: Sandstorm

Insurgency: Sandstorm - impresiones

New World Interactive vuelve con otra simulación de un campo de batalla con tanto realismo que mata.

  • Texto: Garry LePrince
Facebook
TwitterReddit

New World Interactive tiene una idea muy clara: el objetivo clave de Insurgency: Sandstorm es la inmersión total del jugador. Y no se trata se otro juego de una guerra inventada en Oriente Medio, sino que también es una simulación. Os trajimos una primera impresión del título publicado por Focus Home Interactive en el evento "What's Next Focus" de febrero, y hace poco tuvimos la oportunidad de volver a la carga en París antes de su lanzamiento con la versión beta.

Aunque no hay demasiados mapas PvP (seis en total), son bastante grandes, más incluso que cualquiera de los típicos shooters en primera persona, y esto tiene un porqué: están diseñados para que pueda haber 32 jugadores a la vez. Sin embargo, lo decepcionante es que todos son muy parecidos. Es muy fácil perderse entre los edificios, porque a veces son como laberintos y da la sensación de que en estos sitios tan estrechos nos espera una emboscada. Aunque también hay otros lugares más abiertos en los que podemos encontrar posiciones perfectas para los francotiradores. En resumen, el jugador siempre está bajo presión, porque el riesgo de que le dé una bala siempre está ahí.

Exacto. Cada momento del juego se ha diseñado para ser letal. No hay una barra de salud o armadura, sino que un solo disparo puede quitaros de en medio. La intención de los desarrolladores es recrear el dinamismo de Battlefield y combinarlo con el realismo de Arma III. Por desgracia, tiene una pega, y es que a veces nos daba la sensación de estar jugando a una simulación demasiado explosiva, o a un título con mucha acción, pero ralentizado por las mecánicas. New World Interactive está al tanto de ello, pero quiere profundizar y perfeccionarlo para dar a Insurgency una identidad propia.

Insurgency: Sandstorm

Empezamos a jugar Insurgency Sandstorm como cooperativo con otros siete jugadores. Tuvimos que avanzar en un mapa enorme y tomar los puntos estratégicos uno por uno, mientras que la IA de Insurgent tenía que defender el territorio y parar nuestro ataque. Al principio moríamos cada pocos minutos, porque aún nos teníamos que acostumbrar a los controles y a la dificultad añadida de la mecánica de reinicio, ya que, para reaparecer, tienes que esperar a que uno de tus compañeros capture el objetivo.

Como ayuda para nuestra misión, teníamos a nuestra disposición un arsenal muy variado con docenas de rifles de asalto y de francotirador, diferentes tipos de granadas, lanzamisiles, etc. Por desgracia, aunque hay una gama muy amplia de armas, todas nos daban la misma sensación, sin importar la que usáramos. Una de las cosas que hay que tener en cuenta es la munición que, como cada una de las balas es capaz de matar a un adversario, son muy valiosas y muy limitadas. Si recargáis antes de que se acaben las balas, perderéis las que os quedaban, por ejemplo, lo que significa que, si no vais con cuidado, seguramente acabaréis sin nada.

También tendéis la oportunidad de llevar a vuestra facción al campo de batalla. No es como un despligue de tropas en batalla, sino más bien algo tipo "la muerte viene desde el cielo", con un bombardeo masivo a las posiciones de los oponentes. Ambas habilidades resultan de dos clases específicas de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos: el comandante y el observador; el primero elige el objetivo y el otro da la orden de lanzar el ataque. También hay otras clases, pero ya volveremos a eso.

Insurgency: SandstormInsurgency: Sandstorm

La cooperación es, sin duda, uno de los aspectos clave de Insurgency: Sandstorm, ya que la comunicación con nuestros compañeros y el trabajo en equipo son requisitos para sobrevivir. Sin embargo, hay que saber limitar el volumen de la comunicación por radio, porque cuando nosotros empezamos a jugar, el sonido de los cascos estaba bastante bajo, pero una vez que lo subimos, nos metimos totalmente en la acción. Esto sirve como prueba de que el diseño de sonido ha salido bien pero a veces es exagerado, y con las explosiones parecía que nos quedábamos sordos. Dicho esto, seguíamos inmersos en el juego y, en realidad, estábamos en medio de una guerra.

A esto se le suman una buena estética y un buen HUD, porque la pantalla no muestra casi nada, aparte de la munición que nos queda cuando vamos a recargar. Esto significa que no hay mapa y tampoco un indicador que nos deje ver el alcance de las granadas. Los gráficos, por otra parte, son... normales. Aunque puede que si subimos la calidad, sea comparable a CS:GO, por ejemplo. Al mirar por la mira del rifle se ve una especie de mancha borrosa constantemente y, por desgracia, es un problema de Unreal Engine 4 (con el que se ha desarrollado) que hemos estado viendo durante años.

Después pasamos a su multijugador PvP con ocho jugadores en cada lado, que era exactamente el mismo modo de juego que ya habíamos probado: un equipo tenía que defender su posición y el otro tenía que capturarlo. La diferencia aquí es que reapareceréis por oleadas. Es difícil volver al juego si hay una diferencia importante entre los equipos, ya que cada uno tiene un número limitado de reapariciones, doce para ser exactos, y la única forma de conseguir más es hacerse con un objetivo o llevarse uno que habíais perdido antes.

Una vez más queremos señalar las diferentes formas de luchar. Insurgency: Sandstorm ofrece un rico contenido en cuando a armas y equipo, pero va más allá del número de armas disponibles, porque también hay muchísimos accesorios, ya sean miras o mangos. También tendréis que tener en cuenta el peso, porque estaréis limitados por él. Es decir, si lleváis demasiadas cosas, llevaréis mucho peso y, por lo tanto, iréis más despacio. Para desbloquear contenido tendréis que ganar experiencia y mejorar y, así, podréis ganar créditos con los que comprar cosas. El estudio desarrollador también ha confesado que quizás tenga en cuenta las microtransacciones en el futuro para que estos créditos sean más fáciles de conseguir.

En cuanto a los controles, no hay nada especial, salvo que tienes que mirar a los lados para apuntar, para así recaudar información mientras estás a cubierto. A veces también hay cosillas que nos molestan de la configuración de las armas. Por ejemplo, no podíamos apuntar mientras estábamos pegados a una pared, porque nuestro personaje no era capaz. A veces era un poco frustrante, pero no afecta a ese realismo que intenta transmitir. En general, no hemos visto bugs, aunque sí hay uno que nos permitía atravesar las puertas. Pero bueno, todavía queda tiempo hasta que se lance el título completo, así que, de momento, todo parece ir sobre ruedas.

Y ahora, volvemos a las clases, que, básicamente, corresponden a las armas que utilicéis. Para que no os llevéis una sorpresa con las clases, los demoledores pueden utilizar lanzamisiles, pero con las pistolas serán un poco pobres. Los demás, usan, sobre todo, rifles de asalto, y solo los francotiradores podrán coger rifles de su clase.

Insurgency: Sandstorm

Terminamos con un último modo de juego, que seguramente sea el que sirva como base para las competiciones y los eSports. Una vez más, lo importante es el principio de capturar el punto estratégico (de hecho, no habrá modo deathmatch). Hay tres puntos, A, B y C, y cada equipo está limitado a cinco jugadores que, simultáneamente, tienen que competir por ellos. Gana el que consiga capturar todos los puntos o haga que el otro equipo se quede sin reapariciones.

New World Interactive nos ha dicho que quieren "cuidar" de su último título durante mucho tiempo, lo que significa organizar y desarrollar la competición y que florezca una comunidad. También quieren añadir nuevo contenido gratuito de forma regular: vestuario y voces para personalizar a los personajes, nuevas armas... Pero ahora mismo, todo está enfocado al lanzamiento.

Y todavía les queda mucho por hacer en Insurgency: Sandstorm. Este título llega como un diamante en bruto al que le falta pulirlo. Tienen que buscar ese equilibrio entre la acción explosiva y los aspectos de simulación y, además, hay un poco de retraso en las reapariciones que suele afectar al ritmo y la inmersión. Pero bueno, a nosotros este título consiguió absorbernos y, en gran parte, fue por el audio. Insurgency: Sandstorm está ahora en fase beta para aquellos que lo compraron en la preventa, y el 30 de agosto llegará una segunda beta con los últimos parches antes de su lanzamiento final para PC en septiembre. El año que viene llegará también a PlayStation 4 y Xbox One, así que tendremos la vista clavada en él.

Insurgency: SandstormInsurgency: Sandstorm