Español
Gamereactor
análisis de series
Avatar: La leyenda de Aang

Avatar: The Last Airbender (Netflix)

Netflix se marca la que podría ser su mejor adaptación con actores reales hasta la fecha, y aun así no le llega a la suela del zapato al original.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Avatar: The Last Airbender de Netflix es una serie bastante confusa sobre el papel. Como fan de la original, que sigue más que vigente, uno se pregunta por qué era necesario hacer esta serie de acción real. ¿Podría mejorar la obra original? No, la verdad es que no, y aunque han pasado casi 20 años desde que Avatar: The Last Airbender apareciera por primera vez en nuestras pantallas, hay muy pocas cosas en esa serie que griten "anticuada". En lugar de eso, nos quedamos con la explicación obvia: Netflix quería audiencia y dinero, así que decidió aprovecharse una vez más de una IP popular para conseguir ambas cosas.

Es una visión bastante cínica, pero es la opción más probable. Para algunos fans acérrimos, esto significa que esta adaptación no debería existir. Lamento decirlo, pero es una lástima. La serie ya está aquí, y es bastante buena.

Avatar: La leyenda de Aang

Voy a quitarme de encima las partes malas porque, sorprendentemente, Netflix ha conseguido hacer un trabajo bastante decente con Avatar: The Last Airbender. Pero hay más de un tropiezo. En primer lugar, una vez más tengo que decir que Netflix sigue haciendo contenidos que en gran medida tienen el mismo aspecto que sus otras series de gran presupuesto. La iluminación es un gran problema, y siempre da la sensación de que los personajes están siendo bombardeados por rayos de luz cuando están fuera durante el día, y esto sólo sirve para hacer que algunos de los fondos parezcan falsos, lo cual es una pena cuando muchos de los otros efectos, vestuario y escenografía denotan esfuerzo. Es un problema personal que tengo con muchas de las últimas novedades de Netflix, pero a menudo puede hacer que una serie parezca carecer de personalidad.

Publicidad:

Hablando de falta de personalidad, Avatar: The Last Airbender acusa esto mismo. En general, la serie es mucho menos tontorrona y desenfadada que la original, lo que significa que personajes como Iroh y Aang pierden gran parte de su encanto. Tampoco ayuda el hecho de que los episodios intenten representar la naturaleza caricaturesca original de sus personajes, ya que acaba resultando contradictorio con lo que han mostrado hasta ahora. Por ejemplo, en el episodio 4, Aang se encuentra con un viejo amigo, Bumi, que le reta a una serie de juegos. Aang comienza el episodio diciendo que no puede permitirse jugar cuando el mundo más le necesita, pero a mitad del mismo episodio, de repente, Bumi decide que ya no va a jugar más, mientras que Aang quiere recuperar a su amigo al que le encantaba jugar.

Hay muchos momentos así en los diálogos, en los que parece que los personajes dicen demasiado mientras que la serie nos muestra demasiado poco. Nunca hay un momento para dejar que algo perdure, o simplemente permitir que una escena se represente visualmente. Cuando ocurre algo importante, cinco segundos después un personaje secundario da una explicación de lo que está pasando exactamente, lo que da la sensación de que se está arruinando cualquier tipo de misterio en aras de tratar a tu audiencia supuestamente más madura como bebés creciditos que la serie original para niños. La mayor parte del tiempo el contenido se desarrolla delante de ti, sin espacio para complejidades, introspección o matices. A esto no ayuda el hecho de que el ritmo pueda estar fuera de lugar, sobre todo al principio, pero incluso más tarde parece que te dan muy poco tiempo para ver al Team Avatar como amigos. En lugar de estrechar lazos con los personajes, muchas de las líneas se dedican a explicar elementos relacionados con la trama, lo que da a los personajes excusas para estar donde tienen que estar. Me pareció extraño, sobre todo cuando apenas nos centramos en el entrenamiento de Aang para el control. Ya sabes, lo que necesita para convertirse en el Avatar. Al final del primer libro de la serie original, no es un maestro, pero ha aprendido bastante sobre control del agua e incluso algo de control del fuego.

HQ

Bueno, basta de negatividad. Como ya he dicho, he disfrutado con Avatar: The Last Airbender de Netflix. En comparación con adaptaciones como The Witcher e incluso One Piece, diría que es lo mejor que ha hecho Netflix en mucho tiempo. Gran parte de ello se debe a la comprensión que los responsables de la serie tienen del material original. Como ya se ha dicho, no lo hacen todo bien, pero visualmente es exactamente como uno habría imaginado que sería Avatar: The Last Airbender. La mayoría de los efectos son bastante buenos, y hay tantos que uno se olvida de los que no resultan tan asombrosos. Además de los efectos especiales, la coreografía de la acción también es muy sólida, como suele ocurrir con las películas de gran presupuesto de Netflix. Especialmente en los efectos visuales, pero también en general en la serie, da la sensación de que los creadores no están haciendo cambios sólo para encandilar a la audiencia original. Parece que todo se ha hecho para racionalizar ciertos aspectos y arrojar luz sobre personajes menos utilizados.

Publicidad:

Azula, por ejemplo, no estaba presente en la primera temporada y, sin embargo, tiene un papel más importante aquí, preparándola para la villana en la que se convertirá. Ozai también tiene mucho más tiempo en pantalla, lo que nos permite ver quién es nuestro gran villano en lugar de mantenerlo en la sombra. Algunas de las escenas adicionales no ayudan, y sin embargo muchas de ellas ofrecen interesantes desviaciones del material original sin ser subversiones frustrantes del mismo. Sólo tenemos más historias de fondo sobre nuestro reparto, y aunque eso puede servir de nuevo para estropear parte del misterio, también ofrece tanto al público antiguo como al nuevo algo que no han visto antes.

Los episodios también están estructurados de forma diferente a la original. Tenemos menos episodios y más largos, pero aunque al final tienen más duración que la primera temporada de la serie de animación, sería raro que pasáramos por tres arcos argumentales completos diferentes en una hora, así que en su lugar se condensan varios episodios de la historia en una o dos localizaciones. Es bastante ingenioso mantener tantos momentos favoritos de los fans como sea posible, y aunque la mayoría de los episodios intermedios son bastante olvidables, al final conduce a dos episodios finales muy fuertes en los que se vuelve a centrar la atención.

HQ

Por las imágenes del reparto que probablemente se hayan visto en Internet, se puede decir que el aspecto físico de muchos de estos personajes es lo más parecido a la perfección que se puede conseguir. La interpretación, en cambio, es buena en su mayor parte, pero hay algunas excepciones. Por suerte, Gordon Cormier lo da todo y es un Aang realmente impresionante, pero Katara e Iroh no parecen haber llevado a sus personajes a nuevas cotas o incluso al lugar que les corresponde. A veces, cuando se les deja solos demasiado tiempo, parece una puesta en escena de instituto, pero todos los demás hacen un trabajo entre bueno y estupendo. Me gustaría destacar especialmente a todos los miembros de la Nación del Fuego (salvo Iroh, por desgracia). Desde Zuko hasta Zhao, cada uno da su propio giro a sus personajes sin alejarse de los originales.

Esta serie dista mucho de ser perfecta, y el secreto de su éxito radica en gran medida en que cuenta con un material original tan sólido en el que basarse. Todo lo que tiene que hacer es no hacer lo que hizo M. Night Shyamalan. Sin embargo, también podría haber sido muy mala. Habrá fans de la serie original a los que les encantaría que fracasara para que su serie perfecta quedara protegida para siempre, y habrá fans de la serie de acción real que piensen que es una de las mejores series que existen, pero en realidad ninguno de los dos grupos va a tener razón. Avatar: The Last Airbender es una buena serie. A veces es muy buena, pero nunca alcanza la grandeza. Me costó mucho pensar en ella porque da lo mejor de sí cuando sigue más de cerca el material original, por lo que alabarla por ello es como celebrar una copia exitosa de los deberes de otra persona.

Aun así, seguiré siendo optimista con esta serie, ya que, aunque no pueda superar la brillantez de su predecesora, conviene recordar que la primera temporada de la serie de animación también tuvo sus problemas iniciales (¿hace falta que os recuerde lo de la Gran División?). Aunque al fin y al cabo no sea más que un intento de hacer caja y sumar espectadores suscriptores, es bastante buena y, si odias la animación por cualquier motivo, supongo que puedes verla en lugar de la original.

07 Gamereactor España
7 / 10
+
Acción contundente, algunos giros interesantes respecto al original, efectos visuales convincentes en líneas generales.
-
Algunos problemas de ritmo, explican demasiado, diálogos flojetes, algunas actuaciones pobres.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

0
Avatar: The Last Airbender (Netflix)

Avatar: The Last Airbender (Netflix)

RESEÑA DE SERIES. Autor: Alex Hopley

Netflix se marca la que podría ser su mejor adaptación con actores reales hasta la fecha, y aun así no le llega a la suela del zapato al original.



Cargando más contenido