Español
Gamereactor
avances
Battleborn

Battleborn - impresiones multijugador

Viajamos hasta la última estrella del universo para disfrutar de acción shooter en primera persona de la buena.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Battleborn es muy Gearbox. De hecho, empezamos la prueba con una misión de la historia y perfectamente podríamos haber estado jugando a Borderlands 2. Hubo varios momentos que nos recordaron fuertemente a Pandora, como avanzar por el nivel con una voz electrónica metiendo cizaña o como salir de una base a un espacio donde una araña robótica gigante que bien podría llamarse Jeff nos esperaba. La firma mítica del estilo gráfico del estudio es más que evidente en el título, pero va mucho más allá, porque el tono también es muy similar.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Mientras jugábamos la misión en cuestión (Algorithm), una IA sabelotodo que suelta una sarta de disparates mientras nos cargamos a sus esbirros nos va contando la historia. Básicamente, el malo en cuestión pretende reiniciar el universo, porque cree que la realidad es una simulación que ha salido mal y empezar de nuevo es la solución. Son todo sandeces, pero para los fans de los trabajos del estudio, será algo muy reconfortante.

La historia general también es igual de absurda, así que os contaremos los puntos principales: el universo se muere, solo queda una estrella y una serie de alienígenas quiere acelerar el proceso y traer la oscuridad eterna. Las últimas especies supervivientes se han unido alrededor del último sol y se enfrentan por última vez a las implacables fuerzas del mal.

Después de describirnos el entorno durante la presentación, Gearbox nos contó que el título tenía tres elementos principales: personajes, historia y multijugador.

Battleborn tiene, en resumidas cuentas, veinticinco personajes, aunque solo pudimos acceder a un plantel de quince para el evento de prueba. Lo cierto es que la selección es muy variada y decimos esto tras haber visto solo a unos pocos. Es probable que equilibrar a los personajes de este título sea una pesadilla para el estudio, dada la cantidad de diferenciación que Gearbox ofrece. Nosotros probamos tanto a personajes con ataques a distancia como a los de corto alcance y tenemos la impresión de que habrá algo para todos los gustos.

Aunque algunos gusten más que otros. Durante la misión de la historia, que era PvE y que se parecía a una mezcla entre un Borderlands 2 cooperativo con elementos de los Asaltos de Destiny, la elección del personaje no era tan difícil y nos lo pasamos pipa experimentando con los luchadores a corta distancia más de lo que nos divertimos en el PvP. El único gancho de Battleborn es su diseño de MOBA, en el que los usuarios tendrán que subir de nivel en cada partida o misión. Si pulsas hacia arriba en la cruceta, podrás acceder al "helix" y, cada vez que subas de nivel (hasta el nivel diez), podrás escoger qué habilidad mejorar (también hay un sistema de mutaciones que no nos enseñaron y que supondrá una tercera opción a la hora de subir de nivel). Cuando cada jugador llega a nivel cinco, se desbloquea una habilidad que le da a cada héroe tres ataques con tiempos de enfriamiento, además de su ataque por definición.

Battleborn
BattlebornBattlebornBattleborn

Según Gearbox, subir de nivel a tu personaje no es solo una forma de progresar estadísticamente, sino que, al parecer, habrá diferentes resultados según tus elecciones. Nosotros solo probamos a un puñado de personajes y, por lo tanto, es difícil decir cuántas habilidades añaden elementos nuevos que te harán cambiar de táctica y cuántas de ellas son únicamente mejoras para otras habilidades. Lo que sí podemos decir con seguridad es que durante cada partida, todos los jugadores tendrán que tomar una serie de decisiones que pueden afectar al resultado final.

De todas maneras, la importancia de subir de nivel no es tanta en el PvE, mientras que en el PvP es algo que marca la diferencia y un equipo a nivel máximo será mucho más poderoso que otro que no tenga sus habilidades a tope. Por eso, nos preocupa saber qué ocurrirá cuando los jugadores se caigan de las partidas. Al respecto, parece que Gearbox quiere ser generoso y permitir que los jugadores que se hayan caído de la partida puedan volver a ella, pero eso no explica qué van hacer cuando alguien se salga de la partida a propósito y todo se reduzca a un cuatro contra cinco (nosotros sugerimos que los equipos con más jugadores suban de nivel más lentamente). Sin embargo, fue en el PvP donde mejor nos lo pasamos (aunque quizás eso sea por preferencial personal y no porque una parte del título sea mejor que la otra) y pudimos probar dos de los tres modos de juegos que ha creado Gearbox.

Capture muestra exactamente lo que su nombre implica. Hay tres puntos de captura por los que ambos equipos tendrán que competir y puntos extra que podréis ganar si enviáis a vuestros enemigos a la pantalla de reaparición. El sistema de niveles de Battleborn subyace a la acción y es justamente eso y la variedad de héroes lo diferencia al modo de lo que ofrecen los otros shooters. Dicho esto, nos pareció un modo muy bien diseñado para jugar con un estilo ofensivo y tuvimos mucho más éxito jugando contra el otro equipo e intentando defender que moviéndonos por todas partes.

Meltdown es otro tema completamente diferente y va mucho más en línea con el diseño MOBA del resto de la experiencia. El mapa es amplio y hay lo que se podrían considerar líneas. En este modo, los usuarios tienen que escoltar a sus esbirros hasta las puertas, defendiéndolos y cargándose a los del equipo contrario. Cada equipo tiene dos puertas, una más cerca de casa y otra paralela a la primera del oponente, en el medio del mapa. También hay torretas que podréis colocar en las líneas y mejorar para que se carguen a los esbirros que pasen por ahí. Ah y al igual que en Capture también hay fragmentos por todo el mapa.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

¿Que no os hemos hablado de los fragmentos todavía? Pues los fragmentos son muy interesantes. Los jugadores tendrán que recolectarlos y cuando tengan suficientes podrán utilizarlos para desbloquear objetos y llevárselos a la batalla. También podrán ganar ciertos paquetes que contienen objetos con diferentes mejoras y bonificaciones. Incluso podrás crear selecciones de objetos para los diferentes tipos de encuentros, en función de lo defensivo u ofensivo que quieras ir. Así, se pueden desbloquear los diferentes objetos de vuestra selección con un cierto número de fragmentos, de forma que cuando tengas suficientes podrás colocar un escudo particularmente poderoso o una mejora para las armas, por ejemplo, e incluso podrás optar por tres ventajas menos potentes, pero activarlas a la vez al principio de la partida.

En el tercer modo, Incursion, los equipos tendrán que destruir sus propias torretas, pero no pudimos jugarlo porque no estaba en el menú de prueba. Hablando de menús, tras la pausa de la comida no hubo más PvP (nuestros rivales no querían que les diésemos más palizas) y nos metimos de nuevo en la misión de la historia. Tras jugarla ese par de veces, lo cierto es que sí notamos esa sensación similar a la de los Asaltos de Destiny y los fans del PvE seguramente se verán encantados con este planteamiento. También se pueden realizar otras comparaciones con el shooter de Bungie: ambos títulos han cogido los dos géneros más populares de PC (MOBA y MMO), los han adaptado a una experiencia de consola y le han añadido unos elementos clave con sus respectivos estilos. En resumen, Halo + World of Warcraft = Destiny yBorderlands + Dota = Battleborn.

La única pregunta que nos surge es si Battleborn conseguirá tener éxito en el espacio de los shooter de la misma manera que lo tuvo Borderlands. El entorno está ahí, tiene un montón de personalidad y hay una selección bastante decente de personajes con los que jugar. Además, el simple hecho de que no vaya a haber microtransacciones es algo alentador y creemos que tiene posibilidades de alcanzar a Borderlands. No obstante, el éxito dependerá de dos aspectos clave: la personalidad de los personajes y la profundidad de cada uno y el acto básico de apretar el gatillo, es decir, la satisfacción del combate. Puesto que se trata de un título que se centra en el apartado online, es difícil predecir si la comunidad abandonará pronto esta experiencia multijugador o si conseguirá crear un grupo de fans dedicado que lo mantenga vivo en el futuro.

En resumidas cuentas, lo que hemos visto hasta ahora nos ha gustado, pero todavía quedan muchos modos y personajes por descubrir y creemos que será muy interesante ver cómo se equilibran los personajes en el PvP y si habrá suficiente chicha en las misiones de la historia para satisfacer a los usuarios que prefieran el cooperativo. Si Gearbox consigue equilibrarlo bien, creemos que Battleborn puede tener un futuro muy brillante, si no es así, el último sol se apagará rápidamente en el universo de este híbrido de shooter y MOBA.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
BattlebornBattleborn
BattlebornBattlebornBattlebornBattleborn

Contenido relacionado

BattlebornScore

Battleborn

ANÁLISIS. Autor: Jonas Mäki

Gearbox ha mezclado las mecánicas de un shooter en primera persona con el estilo MOBA y el resultado viene aderezado con el alocado toque de humor característico del estudio.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.