Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

The Curious Tales of the Stolen PetsPES 2020 Data Pack 3.0Google StadiaGuía Pokémon Espada y EscudoLuigi's Mansion 3Super Mario Maker 2Rune 2FIFA 20
Español
Portada
análisis
Battlefield V

Análisis de Battlefield V

¿Puede Battlefield seguir dando guerra entre los gigantes de los shooter?

A estas alturas seguro que ya has oído algo de la que se lió en internet desde que se anunció el espectacular Battlefield V y los jugadores se pusieron a discutir sobre si el contenido del juego era realista o históricamente preciso. Son los dos asuntos que han concentrado (más allá de la guerra en sí) el debate que viene rodeando al juego todo el año. Battlefield V contiene mujeres, muchas mujeres, de hecho, tanto en la campaña, como en el multijugador. ¿Su impacto en la forma de jugar? Cero. ¿Participaron las mujeres en la guerra? Por supuesto. ¿Importa que estén en este juego? Para nada, al menos no a nosotros. Os dejamos esa decisión, la de otorgarle relevancia o no a estas cosas, a vosotros; este análisis es sobre Battlefield V como videojuego bélico, y no sobre género o política de inclusión, y la verdad es que es un auténtico juegazo.

Battlefield V

Battlefield V es, en muchos sentidos, la secuela directa de Battlefield 1. Quitando el hecho de la peculiar numeración, el cambio más notorio es evidentemente el salto en el tiempo, la ambientación y los acontecimientos desde la Primera Guerra Mundial de aquel 1 conmemorativo hasta la Segunda Guerra Mundial de este V (de victoria). Es una era que resulta del todo familiar a muchos usuarios de videojuegos y cine a estas alturas, y aun así el conflicto todavía da para muchas historias que contar desde distintos ángulos. La diferencia entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial comparando ambos juegos a primera vista puede no ser tan obvia, pero una vez entrados en faena, la evolución en tanques, aviones o armas generales cambia el juego claramente. Sigue siendo brutal, polvoriento, repleto de sufrimiento y muerte, solo que de otra forma.

Lo mismo pasa con las diferencias en las mecánicas de juego. Si bien es fácil reconocer Battlefield V de inmediato, en realidad esconde bastantes toques personales en su sistema de juego. De hecho, ese sistema ha sido separado y reelaborado parte a parte, lo que, a la larga, provoca que se sienta bastante diferente a los mandos. Una palabra para definir esas nuevas sensaciones podría ser 'indulgente' o 'permisivo', o quizá 'flexible', hasta cierto punto. Las armas se manejan de una forma bastante más lógica que antes: respuesta, retroceso e impacto de las balas son señales más fáciles de predecir, y ya no deja esa sensación aleatoria que solía notarse en Battlefield 1, algo que agradecemos sobremanera.

También ha aumentado la velocidad de las balas, y se puede apuntar y cambiar de arma mucho más rápido. Así, todo el juego parece más compacto y contundente, y si los puristas nos permitís la analogía, se podría decir que parece más Call of Duty que nunca. En otras palabras, es mucho más fácil coger Battlefield V y ponerse a jugar y aprender de inmediato, pero al mismo tiempo sigue dando a los mejores jugadores las herramientas para que lo dominen de nuevas maneras. Pensamos que todo esto es bueno, pero asumiendo el daño colateral inevitable: que la franja entre los jugadores más pro y los más 'paquetes' es más grande en esta ocasión. Con todo, es algo que no debería dar problema siempre que el sistema de matchmaking del juego empareje y separe a los jugadores en base a sus capacidades.

Battlefield VBattlefield V

Dos grandes novedades en Battlefield V son la nueva mecánica de Fortificación y el hecho de que siempre cuentes con recursos limitados en cuanto a munición y a una barra de vida que ya no se recarga sola, porque, ya sabéis, lo viejo es nuevo otra vez. La posibilidad de fortificar es una función ingeniosa que se emplea para reforzar puntos estratégicos y así complicar la entrada del equipo rival. Sacos de arena, alambre de púas, protección de blindaje o estaciones de suministros se pueden construir en lugares especiales designados para mejorar tus posibilidades de resistencia y victoria. Habrá que ver si esta característica se usa tanto como espera DICE cuando lleven un tiempo en marcha los servidores públicos -algo difícil de prever hoy por hoy- pero sin duda tiene mucha intención y puede funcionar muy bien en algunos modos de juego basados más en el control.

Volviendo al tema de la salud sin recarga, ya no podrás esconderte en el arbusto más cercano y esperar hasta que la barra se vuelva a llenar. En lugar de eso, al igual que ocurre en el Call of Duty de este año, vas equipado con un botiquín para curarte. Y cuando ya lo has usado, son las clases de médico las que tienen que ir lanzando constantemente los botiquines a los compañeros de equipo para que todo el mundo pueda seguir batallando. Esto se aplica exactamente igual a la munición; no empiezas a tope con miles de balas en los bolsillos, vas muy corto de munición y dependes de las distintas estaciones que hay por los mapas o de los compañeros de la clase Apoyo que, como los médicos, pueden pasarte cajas de munición. Estos límites estimulan la sensación constante de que te puedes quedar sin balas en medio de un tiroteo, y la verdad es que funciona bastante bien. Es otro factor de estrés y de profundidad estratégica que tienes que tener muy en cuenta.

Battlefield VBattlefield V

Además de los cambios en las sensaciones de las armas y en el funcionamiento de los recursos limitados, las clases de los personajes también han recibido una buena puesta a punto en su forma de funcionar e interactuar entre sí. La estructura no ha cambiado -Asalto, Médico, Apoyo y Reconocimiento- y la premisa sigue igual, pero ahora parece más importante que nunca contar con un rango bien variado de clases para poder exprimir el máximo de características como el marcado de enemigos, el derribo de tanques blindados o la ubicación de ítemes que pueden aprovechar los compañeros para volver rápidamente a una posición importante del mapa y así no perder puntos vitales. La clase Asalto es para los soldados tradicionales de correr y disparar, equipados con explosivos para dañar vehículos. El Médico, una vez más, hace de sanador para que no les falten botiquines a los compañeros. El Apoyo puede ayudar fácilmente y romper protecciones. Finalmente, el Recon es capaz de marcar y derribar enemigos a larga distancia. Finalmente, mediante unas tareas y objetivos concretos, es posible especializarse en cada clase, y en general hemos disfrutado de una buena profundidad y de una oferta apta para todos los estilos de juego.

De hecho, nunca fue tan esencial jugar en escuadrón con otros tres jugadores, algo que se ve alentado constantemente y de más formas que nunca. Por ejemplo, todos los miembros de un escuadrón pueden revivir a un soldado caído (antes solo eran capaces los de la clase médica), lo que facilita mucho la captura de puntos siempre y cuando mantengas una buena comunicación con los compañeros. Los equipos más victoriosos, sin ninguna duda, estarán formados por escuadrones que se conozcan muy bien entre sí, que se complementen en el campo de batalla con las clases y su equipamiento respectivo. Y como ya pasaba en BF1, los squads tienen la ventaja de poder aparecer junto a un camarada, un 'spawn' que resulta crucial en situaciones de apuro en los puntos de control de Conquista o de defensa en las Grandes Operaciones.

Sin embargo, los escuadrones son siempre de cuatro integrantes, y no de cinco como en Battlefield 1, lo que propicia que todos se puedan subir a distintos vehículos y mejora la cohesión general del grupo. Cada escuadrón también puede activar los refuerzos cuando han adquirido los puntos suficientes (un poco como las Killstreaks o rachas de bajas de CoD), y se pueden llamar tanques especiales, cohetes V2 o suministros, si resulta que te pilla lejos de la base o si no hay camaradas de esa clase. Esta función también aporta prorfundidad, sobre todo hacia el final de las partidas cuando un cohete en el punto idóneo puede ser el factor decisivo entre la victoria y la derrota.

Respecto a los modos de juego, ya hemos mencionado la clásica Conquista de Battlefield que vuelve con su ambición y estilo de siempre: mapas de gran escala con puntos de control que hay que capturar y mantener, y el equipo que controle más zonas durante más tiempo resulta vencedor. Lo que ha cambiado son las Operaciones, que en BFV son Grandes Operaciones, y vienen aderezadas con un toque narrativo y algunos giros en las mecánicas de juego. Un equipo ataca distintos objetivos (como por ejemplo cañones antiaéreos), mientras que el otro debe defender. Dependiendo del resultado, la partida cambia en distintos puntos y tramos, y con ella las posibilidades de cada uno, con los defensores siempre sintiendo una gran presión. Es como una mezcla entre Asalto y Conquista, y nos parece totalmente explosivo y adictivo, pero las partidas suelen hacerse un poco largas de más porque se juegan durante varios días (días del juego), y por lo tanto no se trata de un modo al que puedas "echar una partidilla rápida antes de cenar". Los otros modos son bastante estándar y lo que cabe esperar de los juegos del género, pero queremos mencionar que aquí ya no hay momentos de leviatán -al menos por ahora- lo que es un poco triste, pero DICE reconoce que podría tener planes de introducir mecánicas similares en el futuro.

Battlefield VBattlefield V

Pese a todos estos modos, Battlefield V resulta un poco escaso de contenido de lanzamiento. No hay modos como Asalto, no se sabe sobre modos colaborativos y tampoco está aún el modo battle royale Tormenta de fuego. Sin ellos, hablamos de un puñado de modos multijugador y cuatro campañas de Historias de Guerra (más una que llegará después) para jugar en solitario. Estas campañas, al igual que en Battlefield 1, van cubriendo distintas tramas con varios protagonistas y desde distintos ángulos, llevando a los jugadores a las montañas noruegas o a las dunas de los desiertos de África, pasando por la campiña francesa. Están bien como aliciente para jugar solo, pero no llenan tanto como una campaña completa hecha y derecha en el sentido tradicional de la palabra, con su narrativa completa. Aun así, estas tramas sirven de buena introducción a las mecánicas de juego y a las tácticas que puedes aprovechar luego cuando juegues online.

Battlefield V también incorpora un sistema de progresión expandido mediante el que se van desbloqueando de forma gradual todo tipo de ítemes, incluyendo armas, skins o atuendos, y que resulta bastante más elaborado que su predecesor. Hay varios tipos de ropa, por ejemplo por si quieres vestirte como un soldado nazi. En cuanto a las armas, a su vez montan distintas mirillas, objetivos, mejoras y sus propias skins, todo desbloqueable. Aunque nos hubiera gustado contar con más armas en total y más variedad entre ellas, las disponibles son divertidas de emplear y satisfactorias de dominar.

Otro motivo por el que pensamos que el contenido se queda un poco corto es porque EA y DICE se están empeñando en hacer que Battlefield V sea uno de esos "juegos en vivo", un servicio que vaya evolucionando constantemente y rellenando el juego con novedades y eventos de calendario. Esta parte se llama Vientos de Guerra, es completamente gratis y va aportando nuevo contenido en cortos intervalos de tiempo. Por supuesto, hoy por hoy es difícil calcular cuánto valor añadido aportarán estas actualizaciones al final, y por ahora solo podemos analizar lo que viene en el juego del lanzamiento y poco después de la apertura de servidores, pero es importante subrayar que todo el contenido descargable para BFV será gratuito, lo que siempre es buena noticia e implica que la base de usuarios no terminará dividida. Además, los enormes mapas que ya vienen de serie tienen un diseño estupendo, son amplísimos y variados, y por descontado todos son destructibles hasta el punto de que, lo que empieza como la torre perfecta para un francotirador al principio de una partida, puede terminar hecha escombros al final. Porque Battlefield V es tan dinámico como siempre.

Battlefield VBattlefield V

Por último, no nos sorprende el hecho -pero sí nos impresionan las imágenes, claro está- de que los gráficos de Battlefield V vuelvan a ser una auténtica pasada: preciosos y detallados. Huir atravesando una parte devastada de Róterdam mientras escuchas cómo van saltando las brillantes vigas de madera entre las chispas, o ver cómo cae el agua de la nieve en Noruega cuando una granada impacta en la zona son espectáculos audiovisuales que asombrarían a cualquiera. Detalles como la lluvia moviendo las hojas de los arbustos y luego goteando al suelo son de esos que te hacen pararte a contemplar... hasta que te matan. El equipo visual se ha vuelto a superar, y lo mismo se puede decir del departamento de audio, y en ambos casos ya era muy difícil. DICE sigue siendo un estudio puntero y de referencia en el paisaje sonoro, y en Battlefield V se escuchan los casquillos de bala chocando con el metal cuando disparas una ametralladora desde un acorazado, las bombas que caen entre la artillería en el horizonte o los gritos de los soldados heridos cuando todavía sacan fuerzas para atacar. Todo aporta a una ambientación de primera, con una música que baja un poco el tono pero que sabe subir y hacerse rimbombante en los momentos adecuados, consiguiendo que nuestros dedos y cerebro se activen y se preparen para hacerlo un poco mejor e intentar ganar la partida.

Por todo esto Battlefield V es un juego muy, muy bueno, pues todo el trabajo que han hecho en DICE para renovar las mecánicas centrales resulta en un producto que parece el mejor acabado y más contundente de la serie en años. De hecho, pensamos que esos sistemas hacen que los jugadores puedan ser aún mejores gracias a los retoques en el comportamiento de las balas. También nos ha gustado tener que trabajar mejor en equipo para contar con buena defensa, más vidas y la posibilidad de seguir disparando sin parar. Lo que echamos en falta claramente hoy por hoy es más contenido para seguir disfrutando del juego durante más horas, y también nos parece que algunas partidas se hacen un poco pesadas y terminan perdiendo atención e interés de cabo a rabo. Pero por lo demás Battlefield V parece que va a funcionar genial como un servicio de actualización constante, y como Vientos de Guerra es gratis, también parece que la serie ha tomado el camino correcto. De hecho, sin esperar más -y eso ya lo sabíais- Battlefield V ya es un indispensable para el amante del multijugador.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Dinámica de juego adictiva. Enorme escala. Preciosos gráficos. Diseño de audio soberbio. Buen sistema de progresión. Vientos de Guerra es gratis.
-
Algunas partidas terminan haciéndose pesadas. Corto de contenido.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Battlefield VScore

Battlefield V

ANÁLISIS. Autor: Kim Orremark

¿Puede Battlefield seguir dando guerra entre los gigantes de los shooter?



Cargando más contenido