Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
artículos
Battlefield V

Battlefield V: Firestorm - Análisis del modo battle royale

El último triple-A en meterse en el terreno de los battle royale y con retraso, ¿llegará a tiempo?

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Si te has convertido en uno de esos jugadores que no deja pasar un día sin echar una partida a algún juego battle royale, debes estar en la gloria porque la oferta se ha multiplicado en los últimos años. Hay propuestas de altísima calidad, variadas y que además no cuestan un céntimo, porque muchos siguen el modelo free-to-play. Sin embargo, no todos son así, porque recientemente han entrado en escenas los modos BR de juegos triple-A, como Blackout de Call of Duty: Black Ops 4 y este Firestorm de Battlefield V, que han creado conjuntamente DICE y Criterion.

El nombre es mucho más adecuado de lo que parece, porque hay un aro de fuego rodeando el mapa al principio de cada partida. Es un fuego temible, que se cierra sobre los jugadores a una velocidad elevadísima en comparación con sus pares. Cuando se te echa encima y te pones a correr por este enorme mapa te sientes como en el fin de los días. Más allá de esta representación del círculo, las normas y el diseño son bastante típicas, especialmente de los de tipo más realista.

El mapa no esconde demasiadas sorpresas como tal. Halvoy es el mayor terreno que hemos pisado en la historia de Battlefield y esa dimensión ha permitido a sus creadores dotarlo de multitud de entornos distintos. Hay varias zonas con agua y también montañas con sus colinas nevadas, con transiciones de prados y edificios. Hay otros espacios en los que la densidad de estructuras es mayor, núcleos urbanos en cierto modo. Y para moverse de un sitio a otro, hay vehículos disponibles por todas partes. Lo que no os vais a encontrar paseando por este escenario son zombis ni tampoco soldados con habilidades especiales. Dice ha optado por una competición en la que prime la calidad del jugador a los mandos, sin clases ni ventajas. Todo lo que puedas equipar por adelantado es visual, no afecta al gameplay.

Battlefield V

Esto sigue siendo Battlefield V, así que hay muchísimos edificios y objetos que volar por los aires si eres capaz de encontrar los explosivos. En nuestras partidas no hemos visto demasiados lanzacohetes, y la razón es que lo han dosificado por el gran impacto que tienen estas armas ultradestructivas. Han preferido no fomentar el uso, pero están, y con el equipamiento adecuado es posible destrozar a un enemigo escondido en un edificio de un modo único.

El gunplay al que nos hemos acostumbrado estos meses pega bien, tanto en las partidas en solitario como en el modo por equipos. Las mecánicas de tiro están bien afinadas y testeadas, como también lo están los movimientos y estrategias. Cuando vas por libre, es ese todos contra todos en el que hace falta mucha puntería y algo de suerte para ganar, así como un buen conocimiento del terreno y saber colocarse. Pero cuando te juntas con otros tres soldados, se vuelve más táctico por el simple hecho de permitir marcar posiciones y trabajar con ellas. Dicho esto, hay margen de mejora en las comunicaciones con desconocidos.

Las partidas a Battlefield V - Firestorm también empiezan por los aires. 64 personas se lanzan con su paracaídas en un gesto que tiene un poco más sentido contextual que en el resto de juegos, pues aquí lo primero es buscar un lugar seguro en el que aterrizar dentro de una zona de peligro, en medio de una gran guerra. El siguiente paso, también habitual, es rebuscar para conseguir el equipamiento necesario. Recoger armas y munición no va tan rápido y fino como nos gustaría. Pero hay un poco de todo, y las piezas más cotizadas están en los sitios más arriesgados para tentar a quienes se atrevan.

Battlefield V

Si te haces con una pistola en esta búsqueda inicial y caes en una batalla por equipos, hay un periodo limitado de tiempo en el que todavía te pueden revivir los compañeros antes de fallecer definitivamente. Hay dos espacios para armas principales, y si vives lo suficiente tendrás que decidir con qué te quedas. Una escopeta o una ametralladora para enfrentamientos cercanos o un rifle para atacar a distancia es lo habitual. En cuanto a los vehículos, no nos ha parecido que las unidades ligeras y bien protegidas encajen bien en este battle royale. Si viajas en moto o algo parecido eres carne de cañón.

Si renuncian parcialmente a los escenarios destructibles de Battlefield V, ¿qué te queda? Un shooter muy fino y equilibrado, al que cuesta encontrarle pegas técnicamente, pero que tampoco consigue emocionar ni enganchar. Hay veces que te encuentras con objetivos por los que competir para sacar un buen botín, y cuando se trata de un tanque aporta un caos que hasta que se agradece por variar un poco. Pero no es algo que hayamos visto demasiado en estas partidas. Como un extra para quienes ya tiene esta quinta entrega es un añadido divertido, y mentiríamos si dijéramos que no nos lo hemos pasado bien al jugarlo para el análisis, pero Firestorm no tiene ese algo que lo haga especial.

No es un desastre, está claro, y nos gustaría que Dice y Criterion le dedicaran más tiempo a investigar cómo integrar las virtudes históricas de Battlefield en esta forma de enfrentamiento. Ya sea para que impacten con más naturalidad en Halvoy o para un mapa nuevo, que en el futuro vendrá bien. También nos vamos con la sensación de que no nos gusta la ambientación de la Segunda Guerra Mundial para este tipo de partidas. Firestorm no nos ha convencido tanto como para pensar que puede funcionar por sí solo, pues se nota demasiado que es una apuesta segura a partir de un juego ya hecho como Battlefield V. No arriesga y por eso no destaca, aunque al menos puede servir como punto de partida para algo más, algo que sí plante cara a los líderes del momento.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Battlefield V

Contenido relacionado

Battlefield VScore

Battlefield V

ANÁLISIS. Autor: Kim Orremark

¿Puede Battlefield seguir dando guerra entre los gigantes de los shooter?



Cargando más contenido