LIVE

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Live broadcast
Publicidad
logo hd live | Risk of Rain 2
Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
análisis
Battlestar Galactica Deadlock

Análisis de Battlestar Galactica Deadlock

Batallas de naves con nombre propia en combates por turnos. ¿Funcionará?

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Resulta innegable la influencia de Battlestar Galactica (2004) en las producciones televisivas modernas. Su estilo y su forma de construir narrativa han servido de inspiración a la siguiente generación de series que hoy en día disfrutamos en plataformas como Netflix o HBO. Por mi parte, como aficionado a la ciencia-ficción y como apasionado de la ciencia real, siempre aprecié especialmente el diseño de sus naves espaciales. Battlestar Galactica es uno de los pocos shows que se preocupa de que sus vehículos cumplan las leyes de la física, al menos en apariencia. Sus escuadrones maniobran en el vacío del espacio mediante chorros de aire comprimido y sus disparos consisten en balas y misiles, en lugar de inmateriales disparos láser. Huelga decir que las escenas de batalla contra los persistentes ataques Cylon están entre mis partes preferidas de toda la serie.

Desgraciadamente cuesta encontrar videojuegos que nos pongan a los mandos de un caza Viper o en el rol de un comandante de estrella de combate. Más allá de algunos títulos para móviles o de aquella adaptación de la serie para PlayStation 2 y Xbox, hasta hace bien poco la única alternativa oficial pasaba por el MMO espacial Battlestar Galactica Online ejecutable en navegadores web. Dentro de este escueto catálogo destacaba la ausencia de un auténtico juego de estrategia, un simulador de combates al estilo de los grandes del género como Homeworld o FreeSpace. Ese hueco lo ocupaban mods de dichos juegos desarrollados por sus propias comunidades, como el resultón Battlestar Galactica: Fleet Commander ó Beyond the Red Line. Sin embargo, Galactica se merecía más, pedía a gritos su propio juego de estrategia en sobremesa.

Battlestar Galactica Deadlock

Cuando ya parecía que nos íbamos a quedar con las ganas de dar órdenes a una flota colonial, aparece Battlestar Galactica: Deadlock para ordenadores Windows, el primer juego de escritorio basado en la guerra Cylon. Este título nos invita a comandar toda la flota de las 12 Colonias en su intento de repeler las incursiones de las máquinas. Para ello nos propone dos mecánicas bien diferenciadas, la gestión de la flota y sus recursos sobre un mapa de guerra, y los duelos espaciales contra los Cylon. Muy en la línea de lo visto en la saga Total War, salvando las distancias en cuanto a temática y complejidad. Y es que Deadlock no puede competir con el sinfín de mecánicas que hereda la mítica saga de Creative Assembly.

El sistema de gestión nos da libertad para construir nuevas naves, unirlas cohesionando nuevas flotas y desplazarlas entre los distintos mundos mediante costosos saltos FTL. De forma aleatoria y cada pocos turnos aparecerá una nueva flota Cylon asediando alguno de los planetas, lo que nos forzará a cubrir estos frentes de cara a mantener el control sobre ellos y sus valiosísimos recursos. La mayoría de estos duelos aleatorios resultan repetitivos y están carentes de sorpresa, aunque por fortuna podremos dejar al juego autorresolverlos por nosotros, basándose siempre en las estadísticas de ambas fuerzas. Mucho más interés tienen las misiones de la historia principal, las cuales consisten en batallas diseñadas a mano, con imaginativas condiciones de victoria y diálogos que conducen el argumento. Este guión se centra en la primera guerra Cylon que precede a la serie de 2004, y en él encontramos referencias puntuales a los elementos del show.

Battlestar Galactica Deadlock

El sistema de juego es inmisericorde. Antes de entrar en cada combate los detalles sobre el mismo brillan por su ausencia. No sabremos a cuántas unidades nos enfrentaremos, ni por dónde vendrán ni de qué tipo serán. La confusa interfaz de usuario tampoco ayuda, pues oculta debajo de una pestaña el nivel de fuerza de los enemigos en lugar de mostrarlo directamente sobre ellos. Una decisión de diseño incómoda y que no aporta absolutamente nada. Por si fuera poco, en caso de no ganar la batalla habremos perdido todas las naves de esa flota. Ante la posibilidad de llegar a un punto demasiado crítico como para poder continuar, conviene gestionar con cuidado los ficheros de guardado, por lo que este juego no es adecuado para aquellos que prefieran jugar de forma despreocupada.

A diferencia de otras propuestas de combates espaciales como la estrategia en tiempo real de Homeworld o el control directo de Elite Dangerous, Deadlock ofrece un sistema de turnos simultáneos. En cada turno podremos elegir las acciones y la posición que queremos que tome cada una de nuestras naves durante los próximos segundos. Después, el turno se resuelve simultáneamente para ambos bandos, mostrando las consecuencias inmediatas de las decisiones tomadas, sin que podamos hacer nada por cambiarlas.

Battlestar Galactica Deadlock

Es aquí donde Deadlock muestra todo su potencial. Al adoptar un sistema por turnos nos da aire para considerar al detalle cada variable del combate, y nos permite contemplar un buen número de ellas. Por ejemplo, cada lateral de las naves tiene su propia barra de blindaje: superior, inferior, proa, popa, estribor y babor. Tan sólo podremos hacer daño real si golpeamos a través de un blindaje ya consumido, por lo que el ángulo de aproximación a los objetivos es crucial para derribarlos eficazmente. Igual sucede con la defensa, si uno de los laterales de nuestra valiosa fragata está destrozado, conviene girarla rápidamente para ofrecer el flanco opuesto al enemigo.

Visto lo visto, gestionar los combates en Deadlock puede parecerse mucho a dirigir batallas navales, y así es. Nos veremos dirigiendo nuestras corbetas directamente a por los objetivos más sensibles, mientras que los flanquearemos con nuestras fragatas y estrellas de combate, exponiendo sus imponentes baterías en dirección al grueso de la flota enemiga. Sin embargo, el espacio tiene sus propias particularidades. Controlar la altura de las naves resulta fundamental, de cara no sólo a atacar por el flanco adecuado, sino también para esquivar posibles impactos (potencialmente fatales) contra otras naves. Teniendo en cuenta estas diferencias de altura podremos evitar una colisión desplazando las unidades unas por encima de otras.

Las flotas están limitadas a siete naves cada una, una decisión de diseño que restringe la duración de los turnos pero que por contra nos impide disfrutar de grandes batallas espaciales. Nunca veremos más de catorce buques en pantalla. Por su parte, las unidades enemigas exhiben una variedad limitada de comportamientos y la IA cumple sin más, apoyándose en su superioridad numérica para ponernos las cosas difíciles. Todo sea dicho, cada una se adapta a su rol. Nos encontramos con naves de asalto Cylon que hackean a distancia los sistemas de nuestras naves para inhabilitarlos, y grandes cruceros que permanecen atrás, asediando nuestras filas con numerosas salvas de misiles.

Battlestar Galactica Deadlock
Battlestar Galactica DeadlockBattlestar Galactica DeadlockBattlestar Galactica Deadlock

El juego no es tan vistoso como pueda serlo la última entrega de Homeworld, pero sí que capta la atmósfera apagada y sombría de la serie de televisión. De cara a disfrutar al máximo de sus vistas es recomendable ajustar la calidad gráfica en Ultra, un nivel no demasiado exigente con nuestros equipos pero que exprime la calidad de las texturas y los efectos visuales al máximo. Su detalle gráfico resulta especialmente disfrutable durante las repeticiones que se reproducen al final de cada duelo, las cuales repasan en tiempo real todas las acciones realizadas durante la partida mediante espectaculares ángulos cinematográficos.

Battlestar Galactica: Deadlock sirve para llenar un hueco importante dentro de la biblioteca de juegos del buen aficionado a este apasionante universo. Su respeto y buen uso del canon de Galactica merece consideración, y si bien no llega a alcanzar los altos estándares de calidad y cantidad de contenidos de los grandes referentes de este género en PC, sí que al menos dejará con buen sabor de boca a los que gusten de ponerse en la piel de un almirante en su lucha contra las tostadoras.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Battlestar Galactica Deadlock
07 Gamereactor España
7 / 10
+
La estrategia por turnos le otorga al jugador un gran nivel de control sobre su escuadrón. Hace buen uso de la licencia Battlestar Galactica, representa fielmente sus naves y su universo.
-
Algunas decisiones de diseño frustran la toma de decisiones del jugador en la pantalla de gestión de flotas. Combates aleatorios repetitivos.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido