Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo

La demo de Puyo Puyo Tetris es demasiado buena y el juego demasiado caro

Qué contradicción más curiosa. Seguro que la mayoría de los que tenéis una Nintendo Switch y estáis leyendo estas líneas ya habéis probado la demo del juego de puzles Puyo Puyo Tetris, que se pone a la venta hoy mismo. Vaya vicio, ¿eh? Qué buena es la demo. Da tanto juego que bien podrían haber cobrado 5 euros por ella, y no exagero dada la cantidad de partidas que le he echado solo y a dobles. Viene con tutoriales, con varios modos de juego, multijugador, personajes... Es ideal para empezar a jugar y soltarse con las dos disciplinas de estos dos reyes del género.

Ayer me decía una periodista inglesa: "¿para qué quiero el juego completo? Creo que puedo seguir jugando la demo muchas horas más". Ese es el primer problema; si imaginas el típico lanzamiento digital, puedes pensar que con esto tienes de sobra y no interesarte por el juego completo. Pero es que el juego completo es mucho, muchísimo más, como analiza el compi Jonas. Multitud de desafíos, modo online, contenido a rebosar... y el modo principal Fusión, que es el verdadero quid de la cuestión combinando tetriminos y puyos en la misma pantalla (sí, sí, como lo oyes: nada de alternar, todo junto).

Pero aquí entra el segundo problema: el juego completo en Switch cuesta 40 eurazos, 10 euros más que en PS4. Visto en relación precio/horas de juego no pasa nada, os lo garantizo, pero el agravio llega cuando hay una versión idéntica con el precio rebajado un 25%. Para más inri, en PS4 solo se vende en físico (NO hay versión para descarga), mientras que en Switch cuesta 40 boniatos tanto en caja como en la eShop. De nuevo, no es que no lo valga, pero teniendo delante el precio más justo es imposible dejar de verlo como un dolor.

Entonces me pregunto, ¿cuántos harán como esta chica y se conformarán con la demo en Switch? ¿Cuántos se perderán tooodo lo que da de sí el juego completo con todo su contenido y profundidad? ¿Y por qué Sega ha tenido esta torpeza doble tan contrastada? Si la demo es tan genial, lo tenían a huevo para hacer un súper-combo en Switch, pero me da que al final será una oportunidad perdida.

Los Sims 4: Urbanitas, el kiwano y la chirimoya

Aunque lo llevemos haciendo muchos años, siempre abrimos con curiosidad los kit de prensa que envían las compañías con sus lanzamientos más importantes. Las sorpresas llegan sólo de vez en cuando y las vacas no volverán a estar tan gordas como antaño, pero los equipos de comunicación y marketing han tenido que reinventarse sí o sí, pasando de la mítica camiseta negra con el logo del juego a propuestas que llamen la atención, se hagan un hueco simpático en las redacciones... y no terminen más como una molestia.

Todavía me pongo de vez en cuando mi brazo aumentado de Deus Ex, estoy pensando en usar el pack de afeitado de época de Wargaming para acicalarme mi bigote Movember y por supuesto tenemos una bonita colección de tazas tematizadas en la oficina. Incluso algunas compañías como EA (Titanfall 2) o Warner (Batman) envían ahora una pasada de folletos o cajitas que, cuando las abres, reproducen un tráiler con sorprendente calidad. Y algunos kits de prensa están tan elaborados y recargados... ¡que hasta se olvidan de meter el juego!

El caso es que ayer nos llegó el código para jugar a Los Sims 4: Urbanitas, y del equipo de Los Sims en España siempre esperamos cosas muy chulas. En el hall tenemos un paraguas gigante de Los Sims 3, en una estantería una figurita de un sim y en casa un ataúd-cofre para guardar cosas. Lo que no esperábamos es una cesta de fruta tropical.

Tampoco es la primera cesta de fruta que recibimos (la propia Wargaming ya envió alguna, y en cuestiones alimenticias también tuvimos una genial tarta del jefe maestro, galletas de las bolas de dragón o las cápsulas de café de PlayStation), pero la verdad es que no entendemos qué relación pueden tener las frutas tropicales y raras con el estilo citizen de la nueva expansión. No es una zona en una isla paradisíaca, ni tiene que ver con Pokémon Sol y Luna, pero el caso es que venía con una piña, un aguacate, uvas e incluso algunas frutas raras de las que no conocíamos ni el nombre, como esa con pinchos que según leemos la llaman melón con cuernos, pepino de África o fruta exótica de kiwano. Mira, al menos nos ha servido para aprender algo nuevo, y me lo pienso comer en el descanso del café, como hice ayer sobre la marcha con la chirimoya.

¿A lo mejor es una forma sutil de invitarte a desconectar del estresante ambiente urbano, imaginando relajantes entornos tropicales y manjares repletos de vitaminas naturales? ¿Quizá estas frutas exóticas aparecen realmente en Urbanitas? Para eso, y para ofreceros un veredicto de esta expansión, ya hemos puesto a trabajar al compi Sergio Tur con el nuevo contenido.

Anoche nos llamaron de una mensajera diciéndonos que a lo mejor se habían confundido mezclando las cestas que tenían que llegar a cada revista, y por tanto alguno tendrá la nuestra mientras que nosotros recibimos la de otro. Como ya sabemos que estas cosas se ponen malas, sólo le pude responder a la interlocutora que mejor lo dejamos como esté, a no ser que quieran recoger una cesta a la que le falta una chirimoya, un par de uvas, un kiwano y quizá media piña.

Fotos: ¡Las primeras atracciones de Mario y Nintendo!

Vale, están lejos de ser oficiales. Muy lejos. De hecho, son piratas. Muy piratas. Pero son un curioso indicador...

Las ferias locales veraniegas en ciudades y pueblos de España no sólo son un emocionante (¿agobiante?) conglomerado de gente, puestos de berenjenas, gofres, patatas, helados y churros, niños perdidos, chiringuitos de botellines, pollos asados y pinchos de morcilla, coches de choque, casetas de escopetillas, bingo y otros timos, barras de resacoso vino dulce, bolas de algodón aún más dulce, mercadillo artesanal subsahariano y atracciones de todo tipo montadas en tiempo récord y con algún tornillo a medio apretar.

Contempladas desde una perspectiva comercial -e invito a los comerciales a hacer este ejercicio para adelantar mucho trabajo para la campaña navideña-, estas ferias son uno de los pocos medidores precisos e inmediatos sobre las franquicias de fantasía que son tendencia entre chicos, chicas y sobre todo los consumidores en masa: niños y niñas.

Y si Disney y Pixar reinaban con sus personajes hace una década, en los últimos lustros los globos, los premios e incluso las atracciones de estas ferias se han visto protagonizados por personajes de toda índole procedentes de otros sellos... e incluso medios. Así, Bob Esponja, los Minions, Pocoyó o Pepa Pig se han hecho un hueco importante entre tanta princesa de Frozen y tanto coche de Cars.

Un caso especialmente curioso es el de Nintendo y los personajes del universo Mario. Su popularidad entre los chavales (y a estas alturas entre muchos que ya no lo somos) ha sido siempre muy alta, quizá sin alcanzar las cotas de cuando superó a Mickey Mouse, pero sí muy constante durante nada menos que 30 años. Y en estas ferias, aunque siempre se ha visto una seta de una vida 1-up por aquí, un goomba por allá, un cabezón de Mario por acullá, lo que me sorprende es el gran boom de los últimos dos-tres veranos.

Las fotos que acompañan a estas líneas las tomé hace unos días, en la feria local de mi ciudad. De los globos y muñecajos hemos pasado a castillos hinchables tematizados e incluso completos niveles-casas de Mario, con recorrido de pruebas, habitaciones secretas, plataformas para saltar y diversas pruebas. Vale,
no son nuestras atracciones soñadas (esa pedazo de boca de Mario en el hinchable da más miedo que la morena de Mario 64), pero el caso es que estos montajes no se veían en pleno climax del fenómeno Mariano, ya fuera hace veinte años o hace menos de diez. Y a los niños ya les encantaba saltar por entonces.

La fiebre provocada por el relanzamiento de los juegos de plataformas laterales con la subserie New Super Mario Bros. tiempo ha que se calmó (no hay nuevas entregas desde 2011 y la próxima en esta línea, Super Mario Maker, aún no ha salido; sin contar con que Wii U no llega a la suela del fenómeno que fue Wii), y aunque los Mario 3D y Mario Kart arrasan y son de gran calidad, no son esos títulos que activan el contagio social. Entonces, ¿qué pasa aquí? ¿Sabían secretamente los feriantes del acuerdo entre Nintendo y Universal para hacer parques de atracciones? ¿Han comprado estos feriantes acciones y licencias de explotación? ¿Han sido capaces los muñecos Amiibo ellos solitos de multiplicar la popularidad de Mario, Luigi y demás entre los críos? ¿De verdad son capaces los feriantes de adelantarse al éxito que tendrá el merchandise nintendero cuando se estrene la película de Super Mario? ¿Habrán consultado a la pitonisa-bruja-vidente de la caseta del ocultismo? ¿Habrán engañado a alguien con una escopetilla de feria Zapper-Nintendo Scope?

Recuerda: el feriante siempre gana. En fin, si han apostado tan fuerte en las ferias por Mario cuando no hay un activador evidente entre el público de masas, algo gordo se cuece. Y no creo que Nintendo y Universal vayan a perseguir estos montajes locales furtivos mientras los chavales sigan encandilados con el Reino Champiñón otros 30 años más.

La carta de Moisés a los creadores de Pokémon

Moisés tiene 9 ó 10 años. Es todo un Pokéfan confeso. El otro día se enteró que yo trabajaba en el sector de los videojuegos gracias al soplo de un intermediario. Cuando supo que no hacíamos juegos, sino que nos dedicamos a hablar sobre ellos, informar a los lectores y preguntar a los desarrolladores, ni corto ni perezoso se presentó al día siguiente ante nuestro intermediario con una carta para Gamereactor, manuscrita y rápidamente improvisada en un ticket.

A Moisés le preocupa que su querida serie deje de innovar y renovarse, y tiene unas cuantas sugerencias que pueden representar el deseo de muchos otros fans. En mi opinión, es una pasada que un jugador de su edad tenga tal conciencia del 'milking' u ordeño que sufren algunas franquicias en los últimos lustros, si bien es cierto que se muestra bastante a gusto con la idea de los 'remakes' para revivir joyas del pasado.

Dicho esto, no puedo hacer otra cosa que publicar a continuación la encantadora carta de Moisés tal cual, de su puño y letra de niño. ¡A ver si conseguimos que los responsables de Pokémon te oigan!

"Esto que te boy a decir es de parte de todos los Pokéfans de todos los países que no queremos que Pokémon sea un videojuego explotado como Call of Duti o Asesin Cred eso lo primero. Lo segundo hablo por todos los Pokefans del mundo que nos gustaría un rimeik de Pokémon Platino con los gráficos de Pokémon RΩZα que se encontraran más Shinys. Lo de los shinys es cosa mía y que se pudiera capturar todos los pokemon legendarios inclullendo a: Keldeo, Victini, Meloetta etc y un Pikachu mega estaría muy bien.

Muchas gracias,

El Pokéfan: Moisés".

¡Medalla de oro en Corneria!

¿Alguno más está picadísimo con las medallas de Star Fox 64 3D? Increíble, parece que vuelve a ser hace 14 años. Recuerdo que me pasé mil veces el juego, como si fuera una recreativa a la que iba a jugar a diario, para hacer medalla en todos los planetas y sacar el modo experto. Me costó sudor y lágrimas conseguirlo, pero ¡vaya satisfacción!

Con el de Nintendo 3DS puedes hacerlo igual: intentar alcanzar las bajas suficientes en cada nivel, sin perder a ningún compañero, para que te galardonen con la medalla de turno. Pero el nuevo modo desafío... ¡eso está hecho para nosotros, para los que lo jugamos entonces!

Si te fijas en las cifras para conseguir oro, la cosa se pone seria. Tradicionalmente, la medalla de Corneria se otorgaba al que hiciera 150 bajas, pero ahora, el oro... ¡son 190! Si echas un par de partidas y no eres un experto, parecerá casi imposible: de repente, el primer nivel se convierte en uno de los más complicados e interesantes. Ten en cuenta que los combos suman una baja más por cada nave derribada con el mismo golpe (sinceramente, no sé si sabía esto cuando era pequeño).

Hoy, después de días de entrenamiento e investigación del nivel, he conseguido mi medalla. Pasé de 165 a 170, luego encontré unas mariposas escondidas, frené, fijé objetivo donde debía, solté bombas... y voilá, aquí está la prueba:

[Corneria Gold Medal - Star Fox 64 3D]

Actualizado: ¡212 hits! Vaya juegazo, ¡pues no me quedan horas por delante... 14 años después!