Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
análisis
Bloodstained: Ritual of the Night

Análisis de Bloodstained: Ritual of the Night

La larga espera ha merecido la pena. Aquí está el nuevo Castlevania, se llame como se llame.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Keiji Inafune, Yu Suzuki, Koji Igarashi... Son varios los creadores japoneses que han encontrado en Kickstarter la confianza y el dinero que sus compañías de siempre no les han ofrecido para poder seguir haciendo lo que querían. 'Iga' tenía sus juegos estilo igavania, acción y plataformas 2D en mapas enrevesados que contaban las luchas del linaje Belmont, sus Castlevania. Como dejó Konami, ya no puede utilizar esa marca, así que está instando construir su propia franquicia a partir de lo mejor de la vieja fórmula, pero con un nuevo nombre, otra historia y todo lo que hace falta para construir un mundo entero, Bloodstained: Ritual of the Night.

Los más de seis millones de dólares que recabó es un buen punto de partida para hacer un juego, pero ¿es suficiente como para crear un título moderno con gráficos totalmente en 3D? Los altibajos durante el desarrollo, como la entrada de 505 Games como editora y el caos de trabajo en el que entró el proyecto temporalmente que acabó con Inti Creates fuera del proceso y WayForward dentro, nos han tenido en vilo muchos años. Por suerte, ya podemos decir que el juego es bueno, pero las cicatrices de esas batallas son visibles. Hay que explicarlo.

Este Bloodstained principal (ya hay una precuela 8 bits muy buena llamada Bloodstained: Cursed of the Moon) es todo un clon de lo que sería un Castlevania 2,5D creado con los medios modernos. Recupera su estilo y elementos, pero con mejores gráficos y calidad de sonido, un sistema de combate más avanzado y muchísimo más contenido y opciones. No nos podemos quejar de la ambición y de las dimensiones del proyecto. Y tampoco lo haremos de esa 'copiada' que se han marcado. Porque vale que todo se parezca a Castlevania, siempre dentro de la legalidad, pero está claro que Iga siempre ha pensado que esta idea es suya y como tal la puede emplear, y que además esto es justo por lo que pagaron esas miles de personas y tantas otras lo están haciendo.

Bloodstained: Ritual of the Night

Un castillo, vampiros y monstruos y una luchadora fuerte que va aprendiendo técnicas y habilidades en su viaje hacia la batalla final para poder acceder a zonas que, hasta ese momento, eran inaccesibles es lo que es, un juego igavania. Y un látigo, que no falte. Está ambientado en un tiempo medieval o moderno muy oscuro, en el que los demonios se han abierto paso entre la humanidad por culta de unos experimentos con la alquimia. Su trama no es potente y la narrativa recae en las charlas entre un puñado de personajes en encuentros que se procuden sin mucho lógica. Aunque el doblaje de voz no es malo, esta historia no entretiene y nunca acaba de coger ritmo. Algunas entregas de la saga de Konami lograron enganchar un poco más con lo que contaban pero la narrativa nunca ha sido un punto fuerte de este tipo de juegos y aquí desde luego que es floja. Además, las animaciones robóticas al caminar y la inexpresividad de sus caras y cuerpos hacen que parezca la producción barata y cutre que no es.

Se nota mucho que Artplay ha dedicado más tiempo y esfuerzo a diseñar los niveles, el combate y las armas. La aventura de Miryam comienza en un galeón que sirve como tutorial y demostración del género. En una zona tan pequeña como esta han metido caminos ocultos y estancias secretas, varias armas distintas, una batalla contra un mostruo enorme y el primer fragmento de cristal, donde residen los poderes. Incluso esta área permanece abierta después para que podamos volver a por un arma muy interesante y otros ítems, pero solo cuando aprenda los movimientos que hacen falta, como el doble salto. Le siguel el pueblo pegado a la costa, un microespacio casi vacío que sirve como hub en el que hay unos NPC que no dicen nada y que encargan unas misiones secuendarias malas que solo cumplirás de paso, pero nunca a propósito. Pero hay que volver aquí de vez en cuando a comprar, vender, cocinar, fabricar, desmantelar o mejorar lo que toque. Y después viene el castillo.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

El escenario principal es enrome, probablemente el doble de grande de lo que acostumbran los otros juegos de Igarashi. Está repleto de habitaciones pequeñas o medianas divididas en zonas temática como la biblioteca, la sala mecánica, las torres, el gran salón o las cuevas. No solo se diferencian por su contenido, también por sutiles cambios de estructura que nos obligan a adaptar nuestra forma de jugar en su interior, con áreas más de plataformas, otras de puzle, otras laberíticas y hasta de nadar, toda una novedad. Aunque la estructura en su conjunto tiene cierto toque a laberinto, nunca nos hemos sentido perdidos porque siempre hay un punto al que toca ir después que se intuye bien y eso habla muy bien de este trabajo. Quizá su mayor problema está en ese tamaño, y no porque sea aburrido viajar por tantos sitios sino porque ha matado parte de esa sensación de conexión entre áreas y al final acaba forzando al uso continuo del teletransporte.

Nunca te aburres cuando estás recorriendo este mundo gracias a ese sistema de combate que no para de crecer y a las numerosísimas opciones de configuración. Hay decenas de armas esperando ser descubiertas que van subiendo de nivel y hasta algunos ataques especiales que se ejecutan con una combinación de botones a lo juego de lucha. Las dagas y las espadas son rápidas, los látigos tienen más alcance y hasta hay unas pistolas para un nuevo modo de combate a distancia pero requieren fabricar munición. Tienes que buscar el estilo que mejor vaya contigo y también con el momento o el jefe, y después ver cuál encaja también mejor con los anillos y las habilidades de fragmento. Los viejos ataques mágicos ahora se ganan en forma de esquirlas de cristales que suelan aleatoriamente los enemigos. Hasta los más pequeños y simples se guardan algún truquito para ti. Hay varias muy útiles y poderosas y algunas que no aportan demasiado, así que basta con venderlas. El esfuerzo por crear este sistema es encomiable y supera ampliamente a lo ofrecido por cualquier Castlevania.

Bloodstained: Ritual of the Night

Decíamos que los personajes se mueven raro. Es un gesto planto y seco que afea, pero que funciona en combate. Puede que sea lo más feo de un aparatado visual que en general es muy complaciente. Iga sabe cómo crear una ambientación oscura y gótica y esta vez lo ha clavado con los escenario. Hay salones grandiosos repletos de elementos de orfebrería y roca tallada, grandes lámparas y muebles de gusto clásico. La parte frontal y la primera capa del plano están muy vivas, aunque no las más profundas, menos trabajadas que otros juegos que han buscado el 2,5D enriquecido. Toda esta atomósfera gana aún más gracias a una banda sonora que rompe con la introducción y tiene un par de piezas muy buenas, aunque en este caso tampoco ha alcanzado el nivel de los mejores de Konami.

Pero el gran problema de Bloodstained: Ritual of the Night está en el rendimiento de esta primera versión. Hemos jugado en PS4 y no está tan mal como se ha dicho en foros y redes sociales por parte de algunas personas, pero sí es cierto que falla. Rasca bastante en algunas zonas del escenario, especialmente en las torres del dragón, hay varios bugs como sacos que se quedan en lugares inalcanzables y, además, en las 15 horas de juego hemos sufrido un cuelgue feo. Dicen que la versión de Switch está peor, nosotros no lo sabemos, pero también se han comprometido a arreglarlo esto y todo. Con la creatividad y el diseño de que juego que hay, esperamos que quede bien pulido pronto. Porque la mejor versión de Bloodstained está por llegar, ya que Artplay está trabajando en 13 DLC que serán de descarga gratis para todo el mundo. Y no son un par de trajes, no, son novedades grandes como multijugador online, tres personajes, cooperativo, modo versus y similares.

Tras tantos años esperando el retorno de Castlevania, Koji Igarashi ha ofrecido uno de los buenos pero con un nombre distinto. Es un juego con el que te diviertes, fácil de engancharse a él y con una curva de poder muy enriquecedora. No importa mucho lo que cuenta y le falta una buena depuración de errores, pero el gameplay manda y manda bien.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Bloodstained: Ritual of the Night
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Muchísimas armas y poderes, el diseño de los cristales, un gran mapa con zonas diferenciadas.
-
Le falta bastante trabajo de afinamiento, la trama es absurda.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países