Español
Gamereactor
análisis
Blue Fire

Blue Fire (Nintendo Switch, PC)

Siempre hay tiempo para aprender unas cuantas habilidades ninja más.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ
HQ

¿Te gustas los plataformas indie como Hollow Knight y también los clásicos como Super Mario 64? Si es así, Blue Fire va a tocar a tu puerta. Robi Studios ha producido un juego que tiene un estilo semejante a ambos, y que no renuncia a otras influencias como Metroid o The Legend of Zelda. Sin embargo, resumirlo por comparación sería bastante injusto porque es más que una colección de referencias. Aunque procede de todos ellos en mayor o menor medida, también es transformador para alejarse de los clásicos y ser novedosos.

En Blue Fire te toca explorar el mundo destruído de Penumbra para ir dominando poco a poco el arte del combate. Vas pasando por escenarios variados, aunque el rollo caverna sea la tónica habitual. Como está en PC y en Nintendo Switch, se puede jugar con ratón y teclado, pero yo lo hice con mando. No importa demiasado porque en ambos casos responde adecuadamente.

Umbra es el nombre de este pequeño ninja con gran agilidad. Solo hay que ver los saltos y barridos que hace nada más empezar la partida para imaginarse hasta dónde puede llegar. Superando templos, va a aprendiendo habilidades como el doble salto, correr por las paredes o el ataque giratorio. Las necesita porque los niveles son cada vez más complejos, y hasta piden ir de vez en cuando hacia atrás en busca de secretos porque Umbra es capaz de equiparse con espíritus que cambian cómo lucha o cómo se mueve. Además, el juego ofrece misiones secundarias
y entradas al Vacío.

Publicidad:

Esta tierra perdida es uno de mis puntos favoritos de todo el juego. Tiene un toque a los templos de Zelda: Breath of the Wild, pues se trata de pequeños retos de plataformas con dificultad del nivel uno al cinco. Los más sencillos te los puedes pasar con naturalidad pero los más complejos piden dar buen uso a las capacidades del personaje. Como hay algunos a los que puedes entrar antes de haber conseguido ese poder extra que hace falta, puede que haya que dejarlo estar temporalmente. También da un poco de rabia que al principio te animen a intentar completarlos y después te des cuenta que muchos se podían haber superado sin tanto lío con el doble salto.

Blue Fire

De hecho, una vez me pasé una hora en un nivel del Vacío, con toda la mala leche acumulada siendo sufrida por el mando... y luego me di cuenta de que me había saltado la parte del tutorial que te avisa precisamente de que al principio puede que no estés preparado para completarlos todos. Llegado este punto, quizá debía haber alguna indicación junto a la dificultad sobre si ya estás listo o no para completarlo.

El combate en Blue Fire es variado, con un montón de enemigos de colores plantando cara a Umbra por los mundos de Penumbra. El estudio ha sabido aprovechar bien sus capacidades, de modo que tanto el salto como el dash cambian de función cuando toca pelear, ya sea para esquivar o para lanzarse contra un rival. Al principio, los enemigos son bastante difíciles porque no eres tan hábil y son bastante resistentes; es normal tener que retirarse a por una cura de espíritu de fuego para después proseguir. Al equiparlos mejoran aspectos como el rango de ataque, se gana recuperación de vida tras baja, etc. Después hay objetos como el escudo que son de un uso más obvio.

Publicidad:

Ha quedado muy bien cómo van introduciendo los enemigos a un juego con tantas plataformas, pues en ocasiones son como obstáculos. Los jefes, aunque son llamativos de aspecto, son demasiado fáciles y rompen el clímax de subidón que arrastras tras completar un reto. El boss del templo del bosque es un gran ejemplo porque me lo cargué casi a la primera, en comparación con los muchos intentos que necesité para llegar hasta él. Por cierto, tiene un rasgo de corte antiguo, y es que cuanto te mata el monstruo final tienes que volver a hacer todo el templo entero y solo algunas partes se quedan ya hechas, por lo que el castigo es severo.

En cuanto a su prseentación, a Blue Fire le queda muy bien ese estilo cell-shaded brillante sobre entornos oscuros, aunque seguro que no todo el mundo disfruta de tanto deslumbre. Hay unos efectos de partículos especialmente buenos, sobre todo en combate. Han quedado bonitos esos escenarios como el citado busque, el cementario o las cuevas de lava. Y también le pega la música escogida, aunque solo alguna melodía de batalla final tiene gancho de verdad.

Si no he hablado de la trama hasta el momento es porque queda en segundo plano. Hay una historia un tanto oculta, que se va expandiendo con las entradas del diario y las conversaciones con los personajes PNJ. Pero el guión es muy simple, pues pide poco más que ir de templo en templo librándolos de la corrupción. Una idea genérica que lo acerca aún más si cabe a The Legend of Zelda.

Con todo, Blue Fire es un juego que bien se merece una probada por parte de quienes disfrutan de los plataformas de aventuras con un poco de acción. Te lo pasas bien en Penumbra y el Vacío se convierte en todo un reto.

Blue FireBlue Fire
Blue Fire
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Plataformeo del bueno con controles afinados. Dificultad muy ajustada. Visualmente bonito.
-
No te dejes frustrar en el Vacío. Se le notan mucho las influencias de los clásicos. Jefes tan fáciles que cortan el subidón del nivel.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido