Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor España
análisis
Bow to Blood: Last Captain Standing

Análisis de Bow to Blood: Last Captain Standing

¿Qué tienen en común los realities, las naves espaciales y los drones robot? Pues parece que este juego.

  • Texto: Ben Lyons
Bow to Blood: Last Captain Standing

No teníamos ni idea de lo mucho que necesitábamos un reality show que enfrentase a piratas de ciencia ficción entre ellos, dentro de un campo lleno de drones peligrosos y entornos poco habituales. Al menos no teníamos ni idea hasta que nos topamos con Bow to Blood: Last Captain Standing. Este juego para un jugador en primera persona, desarrollado por Tribetoy, incluye galeones flotantes como vehículos de combate en un torneo donde solo puede haber un ganador. Durante la partida, el éxito es relativo a cómo enfocas cada pelea. Las agresiones tienen recompensas a corto plazo, sin embargo, ser estratégico y elegir bien tus peleas puede asegurarte el título de ganador. Eso sí, ten cuidado con tener demasiados enemigos.

Encarnamos al Freelancer, un personaje cuya identidad está oculta tras una máscara y un nombre genérico con el que solo se puede especular. Lo primero que vemos nada más empezar es la corta escena de introducción donde conocemos a la tripulación: dos personas que operarán la gran nave. Ambos tripulantes son carismáticos y cuentan con unos diseños futuristas peculiares, pero ya da la impresión que solo están ahí para mirar, casi como un sidekick no jugable en un juego de plataformas. Una vez hayamos terminado con la introducción, entramos en un tutorial para aprender lo básico: cómo conducir la nave, cómo subir y bajar, cómo parar, etc. Es un poco lío manejar todo esto a la vez, por lo que un menú o un poco de personalización habrían arreglado este problema y mejorado los controles.

Al pasar nuestra nave pirata de un estrecho abismo a un área abierta enorme con unos monitores flotantes en el centro, nos damos cuenta de que estamos entrando en un programa. En ese momento, aparece un carismático presentador de pelo rubio, muy al estilo de Ron Burgundy, que nos sacó los colores con sus poses y su mirada penetrante dirigida hacia nosotros. Todo muy intenso. No obstante, una vez terminada esta película de terror, tocaba empezar el torneo de verdad.

Bow to Blood: Last Captain Standing

Cabe mencionar que, por culpa del escaso tutorial, las cosas no están muy claras desde un principio. Hay dos fases en las que ganas puntos que te posicionan en un marcador general, y al final, tú y los demás capitanes controlados por la máquina, tendréis que votar a los que tengan peor clasificación, pues el que reciba menos votos se va. Estas dos fases se parecen a un combate y cada torneo está dividido en varias rondas, todas diferentes entre ellas.

Asimismo, que te lancen a combate cuando piensas que tienes las habilidades necesarias para enfrentarte a todo lo que se venga normalmente termina en un daño irreparable y, en algunos casos, el fracaso. Comprender el estado en el que acabará tu nave después de todas las fases/rondas no es algo para lo que te preparen; además, el hecho de que no te den demasiada información sobre el funcionamiento del combate o el torneo es un poco ridículo. Aun así, después de unas rondas bastante malas, todo empieza a encajar y se le coge el tranquillo.

No obstante, los aspectos más avanzados del juego son otra cosa: tienes que dirigir a tu tripulación constantemente a través de un menú radial, lo cual puede resultar frustrante y estresante. Por si fuera poco, también tienes que reconfigurar la energía de tu nave para que algunas partes funcionen de forma más efectiva a través de otro menú radial. Por ejemplo, durante los combates, puede ser buena idea redirigir la energía del impulso hacia el armamento avanzado o el refuerzo. Parece fácil, pero cuando tienes a un montón de drones destrozándote la nave mientras tú intentas entender el menú, no es todo tan sencillo. Igualmente, como capitán, estás a cargo de disparar a todos los drones que se acerquen a tu nave, por lo que, además de lidiar con todos estos problemas, deberás sacar la pistola y volar los drones que se te crucen. Muchas veces, durante los combates, los drones se pueden colar en el fondo sin que te des cuenta, algo que puede acabar muy mal para tu nave.

Bow to Blood: Last Captain StandingBow to Blood: Last Captain Standing

El estilo artístico del juego es bastante impresionante. Con un estilo cel-shading parecido a los de Borderlands, todo parece sacado de un cómic. Bow to Blood nos ha impresionado en este aspecto y este estilo mejora aun más la experiencia, pues las explosiones y los disparos crean un combate alocado. Una de nuestras partes favoritas era cuando los ojos robot gigantes nos disparaban con mega rayos láser, muy molón.

Otro aspecto peculiar es el sistema de votación. En cada ronda del torneo, los capitanes con las puntuaciones más bajas se someten a una votación donde se elimina a uno del torneo. Todo esto lleva a unas interacciones muy extrañas, ya que puedes entablar amistad con otros jugadores para asegurarte de que voten por ti, o quizá lo contrario, así que ten cuidado. Aunque esto sea un buen aporte a la experiencia de juego, a veces hay trampas en las que un capitán tiene la mitad de puntos que el siguiente peor calificado y aun así sobrevive durante varias rondas, lo cual puede ser frustrante si te echan antes que a ellos. Asimismo, este sistema de causa y efecto también limita la agresividad de los jugadores: por ejemplo, si destruyes la nave de otro capitán en una pelea, probablemente te odien y sus aliados también, así que si sales en las siguientes votaciones, quizá sea tu última ronda. Si te echan, puedes empezar una temporada nueva con diferentes capitanes y campos, ya que el sistema de torneo es diferente cada vez, gracias a los encuentros aleatorios y al elenco rotatorio de personajes del juego.

Es cierto que Bow to Blood: Last Captain Standing es un juego único. Sus mecánicas y eso de representar a un pirata de ciencia ficción pegan, además de estar bien presentado. Pese a que algunos elementos pueden resultar frustrantes, la mayor parte de esta experiencia es divertida, genial si tenemos en cuenta todo lo rejugable que se han molestado en hacerlo.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
07 Gamereactor España
7 / 10
+
Un concepto único y muy divertido que permite muchas repeticiones.
-
Los controles y la mecánica del juego pueden ser un poco abrumadores y estresantes a veces, el sistema de votaciones no da el resultado esperado.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países