Español
Gamereactor
avances
Bravely Default II

Bravely Default II - impresiones Capítulos 1 y 2

Bravely Default cambia de manos en su salto a Switch. ¿Es la entrega que esperábamos?

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Bravely Default II

Cómo echábamos de menos encontrarnos con un JRPG de corte clásico firmado por Square Enix y cómo nos sorprendió el lanzamiento de Bravely Default. Silicon Studio se envalentonó, apartándose del confort del desarrollo de middleware para crear algo propio. Así dio luz a una IP que trajo dos entregas a Nintendo 3DS y que ahora tiene a los fans implorando por un Bravely Default II que está a la vuelta de la esquina.

Antes de que acabe el mes, vamos a tener con nosotros esta aventura de corte clásico y combates por turnos. Una historia de cuatro héroes y cuatro cristales. Un legado que iniciaron Agnes, Tiz y compañía; que después siguió con un Bravely Second que dejó fríos a muchos, y que ahora tiene en Nintendo Switch la ocasión de volver a brillar.

Bravely Default II

¿Y lo hace? Es pronto para poder daros un veredicto, pero ya hemos podido meternos de lleno en este juego y llegar hasta bien entrado el Capítulo 2. Podéis ir tomando nota los que adoráis aventuras largas y recordáis con amor las más de 100 horas de Persona 5. Para llegar a donde hemos llegado, hemos invertido unas 30 horas. Casi nada.

Mucha cantidad, desde luego, pero hay quien dice que tener más no implica tener algo mejor. Aquí no es así. Al menos no por ahora. BD2 nos está dando justo lo que esperábamos. Es más, cuando pensábamos que se iba a acomodar en las convenciones de los argumentos más que masticados del rol clásico, nos ha dado un par de sacudidas para recordarnos que la franquicia sigue sabiendo sorprender.

No vamos a entrar en detalle con ellas, pero desde luego algo que nos ha sorprendido en lo que llevamos de viaje es su dificultad. Cuidado los que pensáis que vencer a jefes es tan fácil como pasar horas "grindeando" niveles para acabar con ellos machacando un botón. Aquí te lo van a poner difícil. Aquí vas a tener que vigilarlo absolutamente todo en combate. Aquí vas a sufrir.

Bravely Default II

Nosotros lo hemos hecho, en algunos casos hasta llegar a la desesperación. En otros, gritando de alegría tras lograr lanzar ese golpe mortal con el que llevarnos la victoria. Nos tenéis que disculpar, llevábamos tiempo sin toparnos con un RPG que nos pusiera contra las cuerdas, y Bravely Default II, con esa apariencia tan simpática y sencilla, nos ha ofrecido ya algunos de los combates más exigentes y duros que recordamos.

Aunque quizá hayamos empezado por el final. Porque es posible que muchos desconozcan la saga y cómo se juega, y para explicarlo tenemos que ceñirnos a su nombre. En este juego de rol, como en cualquiera nipón de corte tradicional, los combates transcurren por turnos, y la clave de las batallas radica en la mecánica de "Brave" y "Default" (sí, como el nombre del juego).

"Default" es un comando que consume el turno, pero a la vez permite acumular un turno extra para otra ocasión, cosa que se hace después a través del comando "Brave". Combinando esto adecuadamente, es posible que un personaje ejecute hasta cuatro acciones por turno, siempre y cuando antes haya acumulado los puntos correspondientes. Haciéndolo mal se podría pasar hasta cuatro turnos sin actuar.

Es un concepto curioso y muy fresco, que ya llegó en el primer juego de esta franquicia y que se ha mantenido tal cual estaba. De hecho, para quienes vengáis ya de los juegos de 3DS, podéis respirar tranquilos, porque Bravely Default II es muy conservador en cuanto a mecánicas.

Bravely Default II

Sus partes más características, como son ese sistema Brave/Default y el sistema de trabajos, siguen ahí prácticamente como estaban. El cambio más acusado, quizá, es que ahora los combates no se dividen en una fase para elegir los comandos de todos tus personajes y otra para que se ejecuten las acciones.

Esta entrega aboga por algo más tradicional en ese sentido, con una barra de turno que debe rellenarse para que le toque al individuo en cuestión. Sea Seth, Gloria, Elvis o Adelle, cada uno deberá esperar su momento. Antes no era así, y en cierto modo era algo que otorgaba a las batallas un toque que las hacía diferentes al resto del género.

Ciertamente, este cambio hace que pierda algo que caracterizaba al original, pero no nos ha disgustado, al menos por ahora. Te ayuda a vigilar mucho más la estrategia de combate y controlar todavía más los tiempos que antes.

De la mano de los combates va también un sistema de trabajos que se apoya en el uso de Asteriscos, unos objetos mágicos que confieren a sus poseedores habilidades únicas. Esto es lo que te permite combinar magos negros, magos blancos, guardias, domadores de animales y otras muchas más profesiones en tu party.

Bravely Default II

El giro aquí está en que cada personaje puede tener dos trabajos a la vez, como si fuera un chaval que se ha independizado. Uno sirve como principal, permitiendo usar sus habilidades y siendo el que crece y evoluciona con los combates; otro queda relegado a secundario, permitiendo usar sus habilidades también, pero sin crecer.

En Bravely Second ya teníamos 30 trabajos que facilitaban un maremágnum de combinaciones brutal. Aquí, por ahora, sumamos ya un buen número que nos está permitiendo empezar a perfilar estrategias para construir al equipo perfecto. Pero sabemos que hay más en camino, algunos muy disparatados, y estamos deseando dar con ellos para ver cómo encajan o perfilan nuestro equipo.

Porque, por ahora, nos ha quedado muy claro que combinar los trabajos adecuadamente va a ser vital para el avance. Ya decíamos antes que Bravely Default 2 no es un juego fácil, aunque tiene diferentes niveles de dificultad a seleccionar. Lo es sobre todo porque te obliga a vigilar y seleccionar bien los trabajos, al igual que a vigilar el uso de Brave y Default tanto tuyos como de los enemigos.

Ah, sí, los enemigos también pueden usar esta mecánica contra ti y, aunque puedas aprovechar sus debilidades elementales o de armas, van a hacer todo lo posible por hacerte la puñeta. Incluso los combates más normales se pueden volver en tu contra si te descuidas. Más aún cuando activas una cadena de peleas al luchar contra varios enemigos que estaban cerca en el mapa.

¿Os habíamos dicho ya que las batallas no surgen al azar en esta entrega? Pues anotadlo.

Bravely Default II

Con todo esto, quizá el que jugara a los anteriores no esté leyendo nada que signifique grandes cambios. No se equivoca. Por ahora, BD2 es muy continuista, incluso en una faceta musical que vuelve a sonar a Revo. Aunque, todo sea dicho, por ahora no está quedando a la altura en ese apartado. Echamos en falta alguna melodía que nos sorprenda como lo hizo el primer juego, si bien en aquella ocasión pareciera que fuéramos a luchar contra titanes.

¿Y visualmente? Las imágenes hablan por sí solas y nos dejan claro que hay salto más allá de la resolución o de mostrar a los enemigos fuera de los combates. Claytech ha querido seguir la línea de diseño de los anteriores, combinando algunos escenarios que parecen extraídos de un lienzo con personajes modelados al estilo chibi. La combinación luce muy bien, y más con los toques de profundidad y la alta definición de los gráficos.

Es una pena que en los entornos totalmente tridimensionales no esté dando la talla igual de bien. De hecho, en ocasiones está rindiendo peor de lo que nos gustaría y se le notan ciertas costuras. ¿Problema con el Unreal Engine 4 o falta de optimización? Sea como fuere, son pocos los momentos en los que ha fallado en esa faceta, y tampoco importa demasiado en un juego que no requiere rapidez para actuar.

Bravely Default II

De hecho, todo el conjunto da buenas sensaciones y el mundo luce mucho mejor que en el pasado. Es más, parece que va a aprovechar eso para fomentar las interacciones con el entorno. Ya hemos visto atisbos de algo y nos ha llamado mucho la atención, pero queremos ver más para comprobar hasta qué punto van a explorar esa faceta.

Al igual que pasa con las misiones secundarias, también queremos seguirlas para ver cómo evolucionan. Aunque, a diferencia de las nuevas acciones para interactuar con el mundo, estas quests opcionales por ahora no nos están dejando buen sabor de boca.

No vamos a profundizar más. En primer lugar, porque no podemos; en segundo lugar, porque tenemos que seguir con la búsqueda de los cristales. Bravely Default II nos está dando lo que le pedíamos. Es rol clásico. Está repleto de contenido y, cuando quiere, es precioso. Tiene aristas por pulir, pero queremos darle más rodaje para ver si el avance en la partida las suaviza o las acentúa. Cuidado, roleros, porque en el horizonte asoma un pozo de horas exigente.

Bravely Default II

Contenido relacionado

Bravely Default IIScore

Bravely Default II

ANÁLISIS. Por Juan A. Fonseca

Los Héroes de la Luz se embarcan en una descafeinada aventura en busca de los Cristales Elementales.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.