Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

The Curious Tales of the Stolen PetsPES 2020 Data Pack 3.0Google StadiaGuía Pokémon Espada y EscudoLuigi's Mansion 3Super Mario Maker 2Rune 2FIFA 20
Español
Portada
análisis
Call of Cthulhu

Análisis de Call of Cthulhu

Un terror que te atrapa como tentáculos.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Han sido demasiados años sin tener buenos referentes en el mundo de los videojuegos con inspiración de Lovecraft, pero parece que se está acabando con ejemplos como el FMV (juego con actuaciones reales) The Infectious Madness of Dr. Dekker o el de turnos Achtung Cthulhu. Y también con este Call of Cthulhu que recupera la herencia de un juego de rol de libro de principios de los 80.

Aquí toca seguir los infortunios de Edward Pierce, un veterano de la Primera Guerra Mundial reconvertido en detective privado al que le cuesta sacar adelante su trabajo y su vida acosado por los recuerdos de la trinchera. Se ha dado al alcohol y a las pastillas para dormir, y así es bastante difícil resolver ningún caso. Con la presión de hacer algo bien, ha aceptado investigar las muertes de la familia Hawkins en una isla llamada Darkwater no muy alejada de la costa de Boston.

Sarah Hawkins fue una famosa de buena familia, y su millonario padre quiere saber qué ocurrió realmente allí. El informe policial cuenta que murió junto a su marido Charles y su hijo en un incendio accidental, pero el texto es sospechoso y además cita la salud mental de la mujer, algo que hace sospechar de que hubo algo más. Pero no hay mucho por lo que empezar, tan solo un cuadro misterioso y una etiqueta que envío que apunta a un almacén de aquella isla.

Call of Cthulhu

Darkwater Island es un lugar tan deprimente como te puedes imaginar. Un pueblucho construido en torno a la caza de ballenas que ha caído en la decadencia desde que los cetáceos se mudaron a otra parte. Parece que no hay nada que hacer allí excepto beber, o al menos a primera vista. El comienzo es muy directo, pero pronto empieza una espiral descendente a lo oculto en la que poco a poco deja de estar claro qué es real y qué no, quién es amigo y quién es enemigo o incluso si las decisiones que tomas son realmente las que quieres o las que pretenden que quieras.

Esta misma evolución también está presente en el gameplay. Comienza siendo una aventura narrativa en la que toca resolver puzles y conversar por árboles de diálogo en busca de las respuestas correctas. Después entran en juego secuencias de infiltración y al final hasta se suceden escenas de acción, mientras que las decisiones tomadas empiezan a pasar factura. No falta la parte detectivesca, con escenas de investigación y examen de pistas y pruebas. Call of Cthulhu comparte editor pero no estudio con The Council, pero ambos tienen un ligero toque RPG semejante: hay que ganar puntos que se utilizan para conseguir habilidades, y en función de las que hayas escogido podrás pasar algunas pruebas u otras. En este caso es un sistema de corto recorrido y varios caminos que no tiene tanta influencia en el desenlace.

Call of CthulhuCall of Cthulhu
Call of CthulhuCall of Cthulhu

Cyanide Studio ha intentado integrar muchas cosas y al final no ha logrado conseguir que su juego sea excelente en ninguna de ellas, aunque es justo decir que al menos ha logrado que las partes están bien integradas y funcionen bien y en armonía. Se avanza casi siempre de forma lineal a través de pequeños escenarios, aunque también hay espacios más abiertos en los que se permite un poco de libertad. Sin embargo, abusa demasiado de la resolución de situaciones por ensayo y error, a veces por proponer objetivos poco claros que pueden llegar a ser más pesados que ingeniosos. Está bien que no sea siempre todo fácil ni te lo den mascadito, pero aquí nos hemos visto en el punto contrario, en la necesidad de fracasar una o varias veces para poder avanzar.

Todo esto se hace más llevadero gracias a su ambientación, porque este viaje hasta la locura consigue arrastrarte como jugador junto a tu personaje. De hecho, brilla también el reparto dibujado por los guionistas y la forma de relacionarse con ellos, en ocasiones bastante cruda. Hay personajes tan buenos que incluso nos hemos quedado con nuestros favoritos, como el enfermizo Doctor Fuller o el policía, Bradley. Quizá el propio Pierce no sea tan cautivador al principio, pero a medida que se va soltando va haciendo migas con quien controla su voluntad.

La otra parte es el terror, que aquí es casi siempre psicológico. Los ataques de pánico se simulan reduciendo la visión en pantalla y distorsionando lo mostrado. Hay imágenes perturbadoras y algunos sonidos que dan algo de escalofríos. Cyanide también ha utilizado algunos trucos tan simples y viejos como efectistas, como sustituir algunos píxeles por imágenes raras que brotan de repente. Y sí, también hay sustos de pegar un bote colocados en su justa medida y cantidad, para tu disfrute y no para provocar una pantalla de game over que te corte todo el rollo. Al final hemos encontrado momentos en los que nos ha recordado a lo mejor de Silent Hill y P.T.

Call of CthulhuCall of CthulhuCall of Cthulhu

No hay ningún intento de innovar en la elección de localizaciones, más bien al contrario, porque están todos los tópicos del suspense como la mansión abandonada, las cuevas oscuras, una comisaría o un hospital hecho pedazos. Hay un buen trabajo de recreación, sobre todo porque hay muchos detalles pequeños para hacer que sean creíbles y vistosos.

Es la forma de compensar el hecho de que técnicamente no está a un nivel extraordinario, tan solo cumple. Los modelados y animaciones de personajes son correctos, pero no pueden competir con los de las grandes producciones de hoy en día. Gracias a su estéticas y a los filtros, maquilla sus carencias para no interrumpir en ningún momento la partida. Además, excepto un par de fallos de sonido, está bien acabado.

Consigue Call of Cthulhu ser lo que ha pretendido todo este tiempo, transmitir al jugador la sensación de que no es más que un peón en el plan de El Gran Soñador y que su locura es real. La salud mental acaba por ser un propio elemento del juego para que cada decisión tenga su coste y sus consecuencias y la incomodidad sea persistente. Esperan cuatro finales, cada uno con su camino y con su destino. En unas doce horas completas la primera vuelta, pero las otras serán más rápidas, y con la cantidad de tesoros escondidos que hay, al menos la segunda se hará amena.

A pesar de que tiene ramalazos un tanto anticuados en mecánicas y un diseño un que a veces parece aleatorio, gracias al planteamiento, a los personajes y a su capacidad para evolucionar como juego al ritmo de la partida, Call of Cthulhu es una aventura correcta con la que pasar un buen rato de miedo lovecraftiano.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Call of CthulhuCall of CthulhuCall of CthulhuCall of Cthulhu
Call of CthulhuCall of Cthulhu
Call of CthulhuCall of CthulhuCall of CthulhuCall of Cthulhu
07 Gamereactor España
7 / 10
+
Gran ambientación y uso de la licencia Call of Cthulhu. Historia y personajes que enganchan. Buenas secuencias de terror. Muchos secretos en rincones oscuros.
-
Fases de acción e infiltración muy simples. Pide un poco más de variedad en el sistema de elecciones. Mucho ensayo y error.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido